Connect with us

Deportes

Los números rojos que dejará a la industria del fútbol argentino

Publicado el

- 03:01 am

Última actualización: 08 de Abril de 2020 - 10:04 pm

Los estadios seguirán vacíos por bastante tiempo.

Con la pelota detenida, se estima una pérdida de $ 10 mil millones sólo en la Primera División.

La posible flexibilización de la cuarentena ilusionó a los dirigentes. Las palabras de Alberto Fernández, en cambio, los devolvió a la realidad. El Presidente advirtió que los campeonatos no iban a volver a jugarse hasta después de mayo y los números rojos empiezan a agobiar. La industria de la pelota es una de las más afectadas en la Argentina. Y aunque el fútbol siempre fue una pasión de multitudes, no es considerado «esencial» durante la pandemia, al igual que aquellos comercios que no pueden levantar sus persianas. Para las tesorerías, sin embargo, resulta fundamental. Con el balón detenido, se estima una pérdida de 10 mil millones de pesos sólo en la Primera División.

Hay un informe elaborado por un grupo de especialistas que ya está en poder de Claudio Tapia y Marcelo Tinelli, hombres que están a cargo de la AFA y de la Superliga, que a partir de la próxima temporada será rebautizada como Liga Profesional. Según los cálculos que se hicieron en base a los ingresos de los 24 clubes de la máxima categoría, el fútbol produce $ 30 mil millones anuales. A la hora de los balances, los contadores computan los siguientes ítems en la columna de activos: transferencias de jugadores, cuotas sociales, derechos de televisión, publicidad, abonos y venta de entradas y otros recursos, que pueden estar vinculados al merchandising, acciones de marketing o premios por la participación en las copas internacionales.

En cada club impactan de manera diferente, claro. Con el dinero de las transmisiones de los partidos, Defensa y Justicia cubre el 75% de su presupuesto y Boca, apenas el 4%. Con la plata que ingresa por el ticketing, Argentinos genera el 10% de sus ingresos; Independiente, el 85%. Mientras River recauda 1.548 millones de pesos por sus patrocinadores, Central Córdoba apenas obtiene 7 millones y gracias a la ayuda provincial. Estos ejemplos bastan para dejar en claro que, sean grandes o chicos, todos están en la misma. Por supuesto que a mayor presupuesto, más importante es el problema. Un futbolista cotizado de Racing puede ganar entre sueldo y prima unos $ 2 millones mensuales, mientras que el contrato top de Patronato oscila en 650 mil netos.

Así y todo, los dirigentes de cada institución, sin importar la dimensión, son conscientes de que vendrán tiempos bravos. Sobre todo de cara al mercado de pases. Argentina es un país exportador de jugadores y los clubes esperan dólares contantes y sonantes por las transferencias. ¿Qué equipo europeo se reforzará en junio si en las grandes ligas todavía no definieron cómo será el final de sus campeonatos? Por más que la ventana se mantenga abierta hasta octubre, habrá mucha oferta, pero poca demanda. La frase de Karl-Heinz Rummenigge, presidente de la junta directiva del Bayern Munich?, es un indicio de la mirada que hay del otro lado del Atlántico con respecto a los futuros fichajes. «Los valores de los pases y los sueldos de los futbolistas evolucionan a un ritmo poco saludable para la economía de los clubes. Esta pandemia afectará el mercado», sostuvo el ex delantero. Difícil aspirar en el corto plazo a cifras millonarias.

Los clubes, además, padecen el alejamiento de socios y la caída en aranceles por actividades deportivas, estacionamiento, entradas, alquileres de estadios o polideportivos para eventos y publicidad estática. ¿Qué pasará con las cuotas de las instituciones donde funcionan colegios y universidades?

Bajo esta coyuntura, los tesoreros afinan el lápiz. Racing fue el primer club en acordar con sus jugadores una reducción del 30% de sus salarios. Y el domingo lanzó la campaña «El Socio Siempre está» a través las redes sociales, para evitar el éxodo que, por ejemplo, se está dando en San Lorenzo. Muchos de sus afiliados hicieron un stop debit. Para colmo, los cobradores no pudieron pasar por los domicilios de aquellos cuervos que pagan en efectivo. Hasta ahora, Tinelli sólo recibió un guiño de los hermanos Romero, quienes se ofrecieron a bajar sus sueldos mientras dure el aislamiento y cobrar el saldo pendiente cuando la maquinaria empiece a trabajar.

Talleres imitó a la Academia. Hace tres días, el club cordobés acordó pagarle el salario a aquellos empleados que cobren hasta $ 150 mil y el resto, jugadores incluidos, cobrará la mitad de su sueldo durante la pandemia. Boca, en tanto, quiere priorizar a aquellos abonados que ya pagaron sus plateas. Y habrá una refinanciación de los pagos, sobre todo, para los sueldos más altos del plantel. Las declaraciones de Carlos Tevez le dieron impulso. El mismo camino seguiría Independiente, tal cual anunció el vicepresidente Pablo Moyano. River aceptó el anticipo de la Conmebol (hasta un 60%) que comunicó Alejandro Domínguez: 1.200.000 de los 1.800.000 dólares que percibirá por su participación en la Libertadores.

Aunque parezca mentira, a los clubes con mayores ingresos les cuesta más cumplir con los contratos. Defensa y Justicia, en cambio, resolvió no cobrar la cuota de este mes. Una medida socialista en un club manejado por un empresario, Christian Bragarnik. Como para exponer algunos polémicos discursos en estos duros días de Coronavirus. (Fuente: Clarín)

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net