Connect with us

Cultura

Un recorrido por la historia del Malba

Published

on

El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires cumple dos décadas. Un repaso por sus hitos y cómo se convirtió en un referente internacional.

En julio de 2019 un cartel sobre la fachada del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba) captó la atención de los medios nacionales y, vale decirlo, de los distraídos. El letrero con el VENDE, donde se promocionaban también más de 600 obras de arte, fue el ápice de lo que luego sería Liminal, la muestra de Leandro Erlichque se convertiría en la más visitada de la joven historia del espacio, con más de 420 mil seguidores, con un promedio de 2.500 visitantes por día.
El Malba lo había hecho de nuevo. Con un golpe certero, un poco de ingenio y también bastante de humor, la intervención en el espacio privado, con comunicación directa al público, ponía el foco de atención en el museo que luego se vio sustentada en la respuesta masiva de los visitantes.
Y decimos historia joven porque el Malba cumple mañana dos décadas desde que abrió sus puertas, poco si se tiene en cuenta a otros espacios culturales del país como el Nacional de Bellas Artes, que este año sopla 125 velitas, aunque contradiciendo al tango en eso de que ’20 años no es nada’, mucho ha sucedido en el espacio cultural porteño desde entonces.
Solo con recordar lo acontecido en su explanada, el VENDE es solo parte de una extensa tradición en eso de lanzar mensajes desde el exterior para invitar a conocer el interior. El propio Erlich quizá posee el récord incuantificable de la pieza más vista, cuando en 2015 con La democracia del símbolo hizo desaparecer la punta del Obelisco, que se exhibió a su vez frente al museo, por donde también pasaron la Ballerina de Jeff Koons, como también sitios específicos de León Ferrari, Jesús Soto, Alicia Penalba, David Lamelas o Marta Minujín, entre muchos más, que incluso llegó a festejar en el Malba su boda con el arte en 2013.
Con un promedio anual de 500 mil visitantes al año (pre pandemia) y siendo el 35% turistas extranjeros, no existe guía turística internacional que recorra Buenos Aires que no incluya al Malba como un punto ineludible. Incluso, hace unos años, el New York Times lo consideró uno de los mejores espacios del continente.
El Malba cumple 20 años, pero en sus salas resguarda más de un siglo de historia regional, y también una vibrante propuesta de exhibiciones temporales con grandes hitos y un conjunto de actividades que van más allá de lo pictórico: con encuentros literarios, propuestas educativas y cinéfilas que escapa a las convenciones y tiene un público cautivo.
El embrión del museo comenzó a forjarse en los ’70, cuando Eduardo F. Costantini, su fundador, inició su propia colección de arte que para los ’90 era ya una de las más reconocidas de la región, a tal punto que tuvo exhibiciones propias en los museos nacionales de Bellas Artes de Buenos Aires y de Artes Visuales de Montevideo y muchas de sus piezas visitaron el Museu de Arte Moderna de São Paulo, el Museu de Arte Moderna de Río de Janeiro y la Fundación «La Caixa» en Madrid.

A mediados de esa década, se crearon la Fundación Costantini -con el objetivo de realizar obras de carácter cultural, educativo y formativo- y el premio que se presentó entre 1997 y 2000 en el Bellas Artes. En 1996, se anunció la compra de un terreno en Figueroa Alcorta y San Martín de Tours, por un costo de USD 3 millones. El sueño comenzaba a tomar forma.
«Lo que me invitó a mí a decidirme a hacer un museo es la aparición de un terreno, porque ya existía la colección permanente. La fortaleza del Malba se centra en cinco puntos: la localización; el proyecto arquitectónico, con la definición del uso de los espacios dentro de la caja y de su diseño, y la colección permanente, que en ese momento ya era una colección considerada y respetada a nivel internacional, con piezas sobre todo del periodo moderno», explicó Eduardo Costantini a Infobae Cultura.
Y agregó: «También fue fundamental haber tenido, durante todo estos años, un equipo profesional y por último, una financiación constante independientemente de los avatares económicos de nuestro país».
En ese sentido, la donación de la colección original, integrada por 223 obras, dio el corpus a la construcción del edificio. Fueron 430 propuestas de 45 países diferentes las que se presentaron tras la convocatoria realizada por la Unión Internacional de Arquitectos dentro de la Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires. Los ganadores fueron tres jóvenes arquitectos argentinos: Gastón Atelman, Martín Fourcade y Alfredo Tapia con su proyecto de estilo deconstructivista, en el que figuras poliédricas revestidas exteriormente con piedra caliza combinada con cristal se yuxtaponían.
La edificación no estuvo exenta de polémicas, cuando en 1999 se pidió a la Legislatura porteña sumarle una terraza techada que aumentaba la superficie. Entonces, un grupo de vecinos se opuso a la construcción del edificio porque no cumplía con la altura y superficie máximas admisibles, entre otras quejas como que afectaría el tránsito. Con el apoyo de la entonces Secretaría de Cultura y Comunicación de la Nación y el aval de la Legislatura, que aprobó dos excepciones al Código de Planeamiento Urbano, se pudieron finalizar las obras.
Así, el 21 de septiembre de 2001, 10 días después del 11-S y en medio de una de las peores crisis sociales, políticas y económicas del país, se inauguraba la organización sin fines de lucro, con el objetivo de preservar y difundir el patrimonio artístico de la región y fomentar el conocimiento y el pensamiento crítico de sus visitantes, donde además de convivir la colección permanente con muestras temporales también se articulan programas públicos de cine, literatura, educación, extensión cultural y publicaciones
La historiadora del arte e investigadora Andrea Giunta, miembro del Comité Científico Artístico, explica sobre la importancia del Malba en la escena global: «El lugar de Malba en el concierto internacional de museos es singular. Por un lado, porque aunque su colección no tiene la dimensión ni la antigüedad de colecciones de otros museos se destaca entre las más importantes del mundo. La excelencia de las obras y su pertenencia a distintos países latinoamericanos marca su excepcionalidad. Si nos centramos en una visión del arte latinoamericano desde la modernidad, la lista sería MoMA, MFAH (Museo de Bellas Artes de Houston), MALBA. Otros museos tienen obra latinoamericana (Pompidou), pero no de tal excelencia en términos de piezas de arte moderno. TATE y Reina Sofía coleccionan principalmente arte latinoamericano contemporáneo», dijo.
En 2002, se fundó la Asociación Amigos de Malba; en 2004, el Programa de Adquisiciones, que cuatro años después ya había sumado más de 100 obras al acervo y lo que generó un cambio significativo, el paso de Colección a Fundación Costantini. En 2012, año en que el Museum of Fine Arts, de EE.UU., recibe muchas de sus obras esenciales para una muestra, surgió el Comité de Adquisiciones y un año después, en el camino de la despersonalización pensada por Costantini, se cambió la identidad visual del museo y se diseñó una nueva marca: Malba.
En 2015, se fundó el Comité Artístico y dos después se conformó el Consejo Asesor y se cambió el nombre de la Fundación Eduardo F. Costantini a Fundación Malba. El año pasado se produjo el último cambio significativo en el proceso de abrir el espacio, con la reforma del Estatuto y nuevo Consejo de Administración, con la creación de la figura del Presidente Honorario para el fundador del museo y el nombramiento de un Consejo de Administración en el que también participan miembros no familiares, presidido por Teresa Bulgheroni.
«Hubo muchas donaciones que fueron aceptadas por el Comité, como una donación de arte de Haití, muy bella, obra de José Antonio da Silva, de Noemí Gerstein, y aunque fue anterior, quiero destacar la donación de la obra extraordinaria de Ricardo Garabito. Es para destacar muy especialmente que, en los últimos años, se incorporó por acción del Comité Artístico, la obra de tres artistas afrobrasileñas: Rosana Paulino, Sonia Gomes y Aline Motta, y también la obra del artista yanomani Sheroanawe Hakihïwe, una forma de poner en evidencia que América Latina no es blanca, y que si más del 50 % de su población desciende de África y de los pueblos originarios de América, hay mucho para conocer y apreciar en ese campo».
Los festejos del 20 aniversario se inauguran con la muestra Rafael Barradas. Hombre Flecha, que reúne más de 130 obras -provenientes de la Colección del Museo Nacional de Artes Visuales (MNAV), cuyo director, Enrique Aguerre es curador, junto a préstamos de colecciones privadas y públicas de Montevideo y de Buenos Aires- y que abarca uno de los períodos más fructíferos en la producción del artista, de 1913 a 1923, durante su estadía en Barcelona y Madrid.
«Es una muestra que hace énfasis en el recorte vanguardista de Barradas, desde que deja Montevideo y hace viajes por Milán y París para después, cuando inicia la Primera Guerra, que se queda en el circuito español hasta más o menos el año 23. Uno de los puntos importantes de su obra es que entre el ’17 y ’18 desarrolla este ismo propio, que es el vibracionismo, una fase histórica de las vanguardias, aunque él busca conceptualizarlo como una abordaje propio», explica María Amalia García, curadora en jefe desde pasado junio, y hoy la máxima referente en cuanto a lo artístico tras la renuncia de Gabriela Rangel en abril como directora artística, que aún no fue reemplazada.
La muestra de Barradas se suma a la lista de temporarias, no siempre latinoamericanas, no siempre modernas, que se organizaron. Si Erlich tuvo la exhibición más visitada de la historia, el segundo lugar lo ocupa la japonesa Yayoi Kusama con su Obsesión infinita (216.000) en 2013 y en tercer lugar, el estadounidense Andy Warhol con Mr América (196.022) en 2009/10. Le siguen el argentino Antonio Berni con Juanito y Ramona (148.000) en 2014/15; el venezolano Carlos Cruz-Diez con El color en el espacio y en el tiempo (140.234) para los festejos de los 15 años, y el peruano Mario Testino con In your face (119.500) en 2014.
«Una cosa sumamente emocionante es como el público se ha apropiado del Malba, como nos incorporamos inmediatamente, nos aceptaron. Te emociona cuando se da una muestra que llega a la gente y que permea en otros círculos; o sea, es como una gota, una piedra arrojada al agua que se va expandiendo en círculos concéntricos, más allá del blockbuster que sale en los diarios, en las noticias, que moviliza a la gente», dijo Costantini.

Cultura

El estreno de la serie de Maradona se podrá ver por TV abierta

Published

on

La serie Maradona: Sueño bendito, producida por Amazon Prime Video, tiene previsto su estreno para el 29 de octubre. De todos modos, aquellos que no tengan acceso a la plataforma digital, podrán ver el primer capítulo en la TV abierta.
El Nueve emitirá el episodio inicial a las 22:00, en simultáneo. Luego, desde el día siguiente, la producción quedará disponible en la plataforma de video on demand.
La biopic de Maradona está dividida en dos temporadas, con 10 capítulos de una hora de duración en cada temporada.
A lo largo de las entregas semanales, la producción audiovisual relatará los hechos centrales de la vida del fallecido astro del fútbol desde sus inicios en un potrero de Villa Fiorito.
Nazareno Casero, Juan Palomino y Nicolás Goldschmidt son los actores que le dan vida al 10 en la serie. Cada uno representa una etapa distinta en la carrera de Maradona. Julieta Cardinali, Laura Esquivel, Peter Lanzani, Mercedes Morán y Pepe Monje también forman parte del elenco.
Durante la jornada del pasado domingo, en las redes sociales de Maradona: Sueño bendito se estrenó el tráiler oficial de la serie. «En este 10/10 maradoniano, sale el tráiler oficial a la cancha», celebraron desde la cuenta oficial, que en su biografía de Twitter invita a conocer al hombre «detrás de la leyenda».
La producción, que contó con la autorización del exfutbolista para la reproducción de las escenas más sensibles de su vida, estará disponible en más de 240 países.
El 29 de octubre será la fecha elegida, un día antes del cumpleaños del Diez, en la que estarán disponibles los capítulos 1,2, 3, 4 y 5. El 8 y el 7, en tanto, se podrán ver recién el 5 de noviembre. El 12 de ese mes se presentará el 8, el 19 el 9 y el 26 el 10, con el que terminará esta primera temporada.

Continue Reading

Cultura

El Cónsul General de España visitó Rafaela

Published

on

Con motivo de la muestra epistolar «Un Océano de Cartas», presentada en el Museo Histórico Municipal, el pasado viernes 17 de septiembre, la Sociedad Española de Socorros Mutuos y Centro Cultural y Deportivo, recibió la visita de Don Jaime González Castaño, Cónsul General de España; y de Don Juan Luis Martínez Gavalda, presidente de la Junta Ejecutiva de la Federación de Asociaciones Españolas de la provincia Santa Fe.
Fueron recibidos por el presidente de la Comisión Directiva Luis Herminio Negreira y vicepresidente Alfredo Enrique Monteverde, junto con autoridades locales como la secretaria de Educación Mariana Andereggen y el concejal Jorge Muriel.
En esta ocasión tuvieron la oportunidad de visitar el histórico edificio y demás instalaciones de la Sociedad Española y la muestra «Un Océano de Cartas», la cual tuvo muchísima concurrencia del público en general, docentes y alumnos de nuestro medio, resultando ser un verdadero éxito.
El Cónsul manifestó su satisfacción al comprobar en persona el trabajo que realiza la Sociedad Española y espera que la situación sanitaria le permita reunirse pronto con toda la colectividad española de esta ciudad.
Asimismo, se logró estrechar lazos con la Federación de Asociaciones Españolas a través de su flamante presidente Don Juan Luis Martínez Gavalda, ya que ofreció el cargo de primer vocal titular de la Junta Ejecutiva al presidente de la Comisión Directiva de la Sociedad Española Don Luis Herminio Negreira. Cabe destacar que dicha Federación junto con el Centro Cultural Parque España, es donde llegan las becas, intercambios, muestras, etc.
Esta muestra también le permitió a la Sociedad Española de Rafaela estrechar lazos con La Sociedad Española de Esperanza, quien nos complació con su presencia y con la Sociedad Española de Las Rosas, quienes fueron los siguientes en presentar la muestra. Fue muy grato intercambiar datos y experiencias.
La Sociedad Española agradece a todos los que aportaron su presencia, ayuda o acción; la afectuosa y perfecta disposición de Julia Gramajo, coordinadora del Museo Histórico Rafaela; Jorge Muriel que consiguió que por unanimidad se declarara de interés municipal la muestra.

Continue Reading

Cultura

Basílica de San Gaudencio, en Novara

Published

on

En los años siguientes, la iglesia comenzó a mostrar signos de fallos estructurales, ya evidentes durante las primeras etapas de la construcción. A partir de 1881, Antonelli se dedicó a la consolidación de las cuatro pilonas de la basílica que sostienen la cúpula y a los cimientos. Estos trabajos aseguraron la estabilidad de la base de la torre. La obra llegó a su fin a principios de 1887, justo en ocasión de la festividad del santo patrón (22 de enero).
El riesgo de colapso de la cúpula es un temor constante en Novara y con los años hubo muchos momentos de falsas alarmas. Como menciona una placa en el interior de la basílica, el edificio permaneció cerrado durante casi 10 años, entre 1937 y 1947, precisamente a causa de esas preocupaciones. En este período se llevaron a cabo obras de consolidación con hormigón armado. Sólo recientemente se comprendió que, de hecho, tales intervenciones no eran necesarias.
El arquitecto demostró su valía y su obra, después de más de 130 años, la cúpula sigue estando firme en su lugar. Porque la genialidad de Alessandro Antonelli fue haber diseñado la cúpula descomponiéndola en una serie de círculos concéntricos que se elevan hacia el cielo, cada vez más pequeños, descargando así el peso en la estructura portante. En caso de un fallo estructural, la cúpula colapsará sobre sí misma y no caerá sobre los edificios circundantes.
En los últimos años se instalaron en el interior del edificio una serie de sofisticados sistemas de alarma para monitorear eventuales peligros de cedimientos, grietas u oscilaciones.
Aunque es menos conocida y celebrada que la Mole Antonelliana, la cúpula de San Gaudencio es un ejemplo de arquitectura particularmente audaz, construida enteramente de ladrillo portante y cal, sin uso de hierro y magistralmente insertada sobre un edificio ya existente. Es uno de los edificios de mampostería más altos del mundo.
No es acertado considerarla una copia más pequeña del monumento turinés.
Aunque el trabajo duró casi 50 años, la obra nunca se completó. La primera bóveda de la cúpula está decorada internamente con un motivo floral en relieve, mientras que la segunda sección superior aparece blanca. La intención del arquitecto era que debería haber sido decorada con una serie de frescos visibles desde la parte baja de la iglesia, pero el proyecto nunca se realizó. Del mismo modo, las columnatas externas también debían enriquecerse con una serie de estatuas.

Sala del Compás

Subiendo a través de la torre, utilizando las antiguas escaleras o el ascensor situado en el campanario, se puede acceder a la sugerente «Sala del Compás», situada en el bajo techo del ábside, a más de 24 metros de altura, que conserva el antiguo compás, de 11 metros de largo, utilizado por Antonelli para dibujar a escala 1:1 las curvas de los anillos que soportan la cúpula.
La sala fue restaurada y abrió por primera vez al público el 26 de enero de 2013. Representa la primera pieza de un recorrido museístico de la basílica que finalizará con el ascenso a la cúpula.

La Cúpula de San Gaudencio y el Museo Viva la Cúpula

El museo interactivo «Viva la cúpula» hace aún más interesante la visita a la obra diseñada por Alessandro Antonelli, gracias a la instalación de grandes monitores equipados con pantalla digital, en los que es posible consultar breves vídeos explicativos creados ad hoc para hacer que la historia dentro del edificio sea inmediata e interesante.
El uso de un entorno de alta tecnología se extiende a la presencia de campanas sonoras que contienen el audio de la explicación en un área limitada, sin molestar a otros visitantes.
En la Sala del Compás, gracias a un juego de luces y estampas, es posible comprender mejor el uso del compás utilizado durante la obra para diseñar cada parte de la cúpula. El visitante entra en el haz de luz y modifica la proyección con su presencia, dando vida a la cúpula.
La verdadera sorpresa del itinerario está en los cubos de cristal del transepto, que se convierten en parte fundamental de la visita. En el primero será posible sobrevolar la cúpula gracias a los visores con los que realizar un recorrido virtual que hace que el visitante fluctúe desde el centro de la cúpula hacia su exterior, deslizándose sobre los tejados de Novara, experimentando una perspectiva completamente nueva sobre el edificio y la ciudad.
El segundo cubo está dedicado a la visión del documental titulado «Antonelli y su cúpula», en el que, gracias a los proyectos originales y las imágenes de archivo, combinado con la explicación de los administradores y la ficción sobre Antonelli rodada para la ciudad de Novara, es posible tener una visión moderna, dinámica y exhaustiva de la historia de la cúpula. Una historia en imágenes de la magia que envuelve al símbolo de Novara, llena de curiosidades y tomas impresionantes.

Continue Reading

Las más leídas

Diario Castellanos

Diario Castellanos de Rafaela, Santa Fe, Argentina.

Teléfonos: 578222 / 578221 / 506598
Dirección: Mitre 366
Correo: redaccion@diariocastellanos.net


Fundado el 7 de septiembre de 1938.

Diario Castellanos

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net