Connect with us

Culto Católico

«Sueñen con la fraternidad»

Published

on

El Papa Francisco se reunió con jóvenes griegos en la escuela San Dionisio de las Hermanas Ursulinas de Marusi de Atenas, en su último acto antes de despedirse de Grecia y finalizar su viaje por ese país y Chipre, incluyendo la isla de Lesbos.
Tras un momento de oración, que prepararon los jóvenes de la pastoral juvenil junto a estudiantes del centro educativo, y algunos testimonios, el pontífice les agradeció su presencia, teniendo en cuenta que muchos de ellos procedían de lugares lejanos. Por ésto razón les dijo: «¡Gracias! Estoy contento de encontrarme con ustedes finalizando mi visita a Grecia, y aprovecho la ocasión para renovar mi gratitud por la acogida y por todo el trabajo que llevaron adelante para organizarla».
El Papa manifestó que le «impresionaron sus hermosos testimonios», y se refirió al de Katerina, quien habló de sus dudas de fe. «Quisiera decirte a ti y a todos ustedes, no tengan miedo de las dudas, porque no son faltas de fe. Al contrario, las dudas son ‘vitaminas de la fe’, ayudan a robustecerla, a hacerla más fuerte, es decir, más consciente, más libre y más madura. La hacen más disponible a ponerse en camino, a seguir adelante cada día con humildad. Y la fe es precisamente ésto, un camino cotidiano con Jesús que nos lleva de la mano, nos acompaña, nos alienta y, cuando caemos, vuelve a levantarnos».
El Papa comparó las dudas «como una historia de amor, donde siempre se sigue adelante juntos, día tras día». «Es como en una historia de amor, llegan momentos en los que es necesario interrogarse, hacerse preguntas», dijo, «y hace bien, hace crecer el nivel de la relación». Algo que el Santo Padre consideró como «muy importante» para los jóvenes, «porque no pueden ir por el camino de la fe ciegos».
Además, Francisco destacó otro punto importante en la experiencia de Katerina, al considerar que a veces, frente a las incomprensiones o a las dificultades de la vida, en los momentos de soledad o de desilusión, esta duda puede llamar a la puerta de nuestro corazón: «Quizá soy yo que no voy bien, tal vez estoy equivocado, estoy equivocada». «Amigos -les dijo el Papa- es una tentación que hay que rechazar. El diablo nos mete esta duda en el corazón para arrojarnos en la tristeza. ¿Qué hay que hacer cuando una duda de este tipo se vuelve sofocante y no nos deja en paz, cuando se pierde la confianza y no se sabe por dónde comenzar?».
«Es necesario volver a encontrar el punto de partida. ¿Cuál es? Para comprenderlo, pongámonos a la escucha de su cultura clásica. ¿Saben cuál fue el punto de partida de la filosofía, pero también del arte, de la cultura y de la ciencia? Todo comenzó por una chispa, por un descubrimiento que se expresa con una palabra magnífica: thaumàzein. Es el maravillarse, el asombro»
El asombro como inicio de nuestra fe
«Así comenzó la filosofía, de maravillarse frente a lo que es, frente a nuestra existencia, a la armonía de la creación y al misterio de la vida», añadió el Papa, al destacar que «el asombro no es sólo el comienzo de la filosofía, sino también el inicio de nuestra fe». En efecto el Santo Padre les explicó que «el corazón de la fe no es una idea o una moral, sino una realidad, una realidad bellísima que no depende de nosotros y que nos deja con la boca abierta: ¡somos hijos amados de Dios! Hijos amados, tenemos un Padre que vela por nosotros y que nunca deja de amarnos».
«Reflexionemos: cualquier cosa que tú pienses o hagas, aunque sea lo peor, Dios sigue amándote, Quisiera que esto lo entiendan bien, Dios no se cansa de amar. Dios ama siempre, no puede dejar de amar».
Les recomendó, además, no centrarse en lo que no gusta al verse al espejo, sino en ponerse «ante Dios», algo que hace que cambie la perspectiva: «No podemos más que asombrarnos de que somos para Él, a pesar de todas nuestras debilidades y nuestros pecados, hijos amados desde siempre y para siempre». De ahí su consejo paternal: «Más que comenzar la jornada frente al espejo, ¿por qué no abres la ventana de tu habitación y te detienes en todo lo hermoso que ves?»
Con lo cual el pontífice animó a estos jóvenes a que piensen que, «si a nuestros ojos la creación es hermosa, a los ojos de Dios cada uno de ustedes es infinitamente hermoso». Asimismo, les pidió que se dejen «amar por quien siempre cree» en ellos, por quien los «ama más» de cuanto ellos mismo puedan llegar a amarse.
«Cuando estén decepcionados por algo que han hecho, hay otro asombro que no tienen que dejar escapar: el asombro del perdón».
El Papa repitió algo que dijo en diversas ocasiones a lo largo de su pontificado: «Dios perdona siempre, somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón». Agregó que en el perdón se encuentra el rostro del Padre». De ahí su exhortación a no permitir «que la pereza, el miedo o la vergüenza» les «roben el tesoro del perdón».
«¡Dejemos que el amor de Dios nos asombre! Nos redescubriremos a nosotros mismos; no lo que dicen de nosotros o lo que las pulsiones del momento suscitan en nosotros, no lo que los eslóganes publicitarios nos echan encima, sino nuestra verdad más profunda, la que ve Dios, aquella en la que Él cree: la belleza irrepetible que somos».
Después de recordar la famosa inscripción en la entrada del templo de Delfos, «conócete a ti mismo», Francisco les dijo: «Hoy corremos el riesgo de olvidarnos de lo que somos, obsesionados por miles de apariencias, por mensajes machacones que hacen depender la vida de la ropa que usamos, del automóvil que conducimos, del modo en que nos miran los demás. Esa antigua invitación, conócete a ti mismo, vale todavía hoy. Reconoce que vales por lo que eres, no por lo que tienes».
«No vales por la marca de la ropa o por el calzado que llevas, sino porque eres único, eres única. Pienso en otra imagen antigua, la de las sirenas. Como Ulises en su itinerario de regreso a casa, también ustedes en la vida, que es un viaje audaz hacia la Casa del Padre, encontrarán, como él, sirenas»
Fuegos artificiales que hipnotizan
Refiriéndose al mito de las sirenas que atraían a los navegantes con su canto para hacerlos estrellar contra los arrecifes, el Papa les dijo que «en la realidad, las sirenas de hoy quieren hipnotizar con mensajes seductores e insistentes, que apuntan a beneficios fáciles, a las falsas necesidades del consumismo, al culto del bienestar físico, a la diversión a toda costa». Y no dudó en afirmar: «Son muchos fuegos artificiales, que brillan por un instante, pero sólo dejan humo en el aire. Yo los entiendo, no es fácil resistir».
También destacó otro personaje mitológico, Orfeo, que «nos enseña un camino mejor», puesto que «entonó una melodía más hermosa que la de las sirenas y así las hizo callar. ¡Por eso es importante alimentar el asombro, alimentar la belleza de la fe! No somos cristianos porque debemos, sino porque es hermoso. Y precisamente porque queremos proteger esta belleza decimos no a lo que quiere ensombrecerla».
«La alegría del Evangelio, el asombro que provoca Jesús hace que las renuncias y las fatigas pasen a un segundo plano. Entonces, ¿estamos de acuerdo? Recuerden bien ésto, ser cristianos es, fundamentalmente ‘no hacer cosas’, ‘no es ésto’. Es dejar que ‘Dios te ame’».
El Santo Padre manifestó que le gustó lo que dijo Ioanna, quien para hablar de su vida, habló «de los demás», sobre todo de su mamá y abuela, que le «han enseñado a rezar, a agradecer cada día a Dios». ¡Qué contento está Dios, dijo el Papa, «cuando nos abrimos a Él! Así se conoce a Dios. Porque para conocerlo no basta tener ideas claras sobre Él: se necesita ir hacia Él con la vida. Tal vez este sea el motivo por el que tantos lo ignoran, porque sólo sienten predicaciones y discursos».
«Jesús se transmite a través de rostros y de personas concretas. Hagan la prueba de releer los Hechos de los Apóstoles y verán cuántas personas, rostros y encuentros; así conocieron a Jesús nuestros padres en la fe. Dios no nos da un catecismo en la mano, sino que se hace presente por medio de las historias de las personas. Pasa a través de nosotros»

Culto Católico

La primera capilla en honor a Brochero cumplió cinco años

Published

on

Monseñor Olivera se mostró agradecido y emocionado por la historia de la capilla y el Parque temático Brochero Santo: «Siempre recordar es volver al corazón», manifestó.

La primera capilla en honor al santo Cura Brochero cumple cinco años desde su consagración, el sábado 21 de enero de 2017, en el predio La Providencia, en la localidad cordobesa de Villa Cura Brochero, Valle de Traslasierra.
«Siempre recordar es volver al corazón», expresó monseñor Santiago Olivera, obispo castrense de Argentina.
En octubre de 2010, monseñor Olivera bendijo solemnemente e impuso el nombre La Providencia al predio por el que tanto luchó por conseguirlo el presbítero Ricardo Ricotti, fallecido en 2004.
Luego, al predio se le sumó la construcción e inauguración de la Casa del Peregrino, y en él, la capilla y campanario. Además, tras la propuesta del gobierno provincial, se aprobó el diseño y la construcción del Parque temático Brochero Santo, inaugurado el 6 de enero de 2021.
En la misa de consagración, el 21 de enero de 2017, monseñor Olivera expresaba que «el Cura Brochero está aquí presidiendo el altar; pero también la Virgen Santísima, la Purísima, pero ésta no es la Purísima a quien rezaba Brochero, nosotros la llamamos la ‘Purísima de Brochero’ porque le hemos agregado el poncho, signo de ese acoger, de ese abrigar, de esa gauchada, de ese acompañar, de ese recordar la historia y las raíces de nuestro pueblo, y lleva además el rosario que el Cura Brochero desgranaba por el bien de su pueblo».
Hoy, en el quinto aniversario, reiteró: «Recordar es volver al corazón, como digo, para dar gracias por estos cinco años de consagración del templo. Y también, además de agradecer a Dios: pasan por mi corazón y por mi memoria tantos hombres y mujeres que colaboraron, que se pusieron este trabajo al hombro desde el arquitecto, los albañiles, la gente de la Curia, la gente de allí de Villa Cura Brochero, y tantos que colaboraron para que esto sea realidad».
Por último, agradeció por el campanario, regalo del papa Francisco y expresó: «Para mí fue un gozo muy grande poder consagrar esa Iglesia y saber que allí se sigue custodiando, conservando y profundizando esta vida tan ejemplar».

Continue Reading

Culto Católico

El Vaticano se refiere al informe de la Iglesia alemana

Published

on

Vocero vaticano expresó «vergüenza y remordimiento» por casos denunciados y cercanía con las víctimas. Mons. Georg Gänswein anticipó que Benedicto XVI «examinará el texto con la atención necesaria».

Al menos 497 personas han sufrido abusos en la arquidiócesis de Múnich-Freising, en un periodo de casi 74 años (desde 1945 hasta 2019). La mayoría de las víctimas varones son 247, mientras las mujeres son 182, el 60% de los cuales tenían una edad comprendida entre 8 y 14 años. Son 235 los autores de los abusos, entre ellos 173 sacerdotes, nueve diáconos, cinco agentes de pastoral y 48 personas del ámbito escolar. Son estas las cifras del informe sobre los abusos del clero en la Iglesia de Múnich, elaborado por el bufete de abogados Westpfahl Spilker Wastl por encargo de la archidiócesis en febrero de 2020.
El informe fue presentado esta mañana en una conferencia de prensa de dos horas en la «Haus der Deutschen Wirtschaft», a la que asistieron representantes de la diócesis, pero no el cardenal Reinhard Marx. También estuvieron presentes miembros del consejo de víctimas de abusos de la archidiócesis. Durante la reunión, el abogado Martin Pusch, director del bufete de abogados encargado, y la abogada Marion Westphal leyeron extractos de las más de mil páginas.
En más de un año de trabajo, el informe se centró en el tratamiento de los casos de abusos del pasado mediante entrevistas con las víctimas y los responsables. De las 71 personas entrevistadas, 56 respondieron a la solicitud. Las declaraciones se compararon a finales de agosto de 2021. Según los expertos, el número de delitos no denunciados sería «considerablemente mayor».

La gestión de los arzobispos

En particular, el informe repasa la gestión de los sucesivos arzobispos de Múnich: Michael von Faulhaber, Joseph Wendel, Julius Doepfner, Joseph Ratzinger, Friedrich Wetter y Reinhard Marx. El papa emérito Benedicto XVI, que fue arzobispo de Múnich de 1977 a 1982, también fue examinado en sus años como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.
La comisión independiente habría identificado cuatro casos ocurridos durante el ministerio del entonces cardenal Ratzinger, y los responsables de los abusos siguen en sus cargos. Los redactores del informe creen que hubo alguna responsabilidad, mientras que el Papa emérito -según ellos- respondió a las preguntas y dijo que no tenía conocimiento de la situación. El caso más llamativo, el de un sacerdote de la diócesis de Essen que luego fue trasladado a Múnich, ya se conocía desde 2010.

La Iglesia de Múnich decidirá el 27 de enero

El cardenal Marx, dijo Pusch en la conferencia, debería ser culpado por los «errores» en su conducta en relación con dos casos de abuso en 2008. Ha habido un aumento significativo en el número de quejas desde 2015. El contenido del informe no fue conocido por los dirigentes de la archidiócesis de Múnich hasta su publicación, con la excepción de algunas informaciones en la prensa alemana. La Iglesia de Múnich comentará el contenido del informe «tras un primer examen» el jueves 27 de enero.

Declaración de Matteo Bruni

El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, dijo a los periodistas: «La Santa Sede cree que debe prestar la debida atención al documento, cuyo contenido se desconoce actualmente. En los próximos días, tras su publicación, examinará adecuadamente sus detalles». «Al reiterar su sentimiento de vergüenza y remordimiento por los abusos de menores cometidos por clérigos», dice la nota del Vaticano, «la Santa Sede asegura la cercanía a todas las víctimas y confirma el camino emprendido para proteger a los más jóvenes garantizándoles ambientes seguros».

Declaración de Gänswein

Mons. Georg Gänswein, secretario particular del Papa emérito, dijo a los periodistas: «Benedicto XVI no ha conocido el informe del bufete Westpfahl-Spilker-Wastl, que tiene más de mil páginas, hasta esta tarde. En los próximos días examinará el texto con la atención necesaria. El Papa emérito, como ya ha repetido varias veces durante los años de su pontificado, manifiesta su conmoción y vergüenza por los abusos a menores cometidos por clérigos, y expresa su cercanía personal y su oración por todas las víctimas, algunas de las cuales ha conocido con ocasión de sus viajes apostólicos».

Continue Reading

Culto Católico

«Hay una gran ternura en la experiencia del amor de Dios»

Published

on

«La ternura es algo más grande que la lógica del mundo. Es una forma inesperada de hacer justicia», afirmó durante la catequesis de la audiencia general dedicada a San José como padre en la ternura.

En su catequesis sobre «San José como padre en la ternura», el papa Francisco –en el ámbito de su audiencia general del tercer miércoles de enero– recordó que los evangelios no dan detalles del modo en que ejerció su paternidad.
Sin embargo, podemos «intuir –dijo– que el hecho de haber sido un hombre justo influyó en la educación que le dio a Jesús, al que vio crecer en sabiduría, en estatura y en gracia».
También destacó que el Señor usaba con frecuencia la palabra «padre» para hablar de Dios y de la ternura con que nos ama. De ahí que haya manifestado: «Es hermoso pensar que el primero en transmitir a Jesús esta realidad haya sido José, que lo amó con corazón de padre».
Además, Francisco recordó que, en la parábola del Padre misericordioso, Jesús hace referencia a la paternidad de Dios que, «sin detenerse en los errores de su hijo, lo acoge con ternura y alegría, con una actitud desbordante y gratuita de amor y de perdón que supera toda lógica humana».
«Podemos preguntarnos si dejamos a Dios que nos ame con esa misma ternura para que, llenos de su amor, seamos capaces de amar así a los demás», agregó.
Por otra parte, el Santo Padre aludió a su carta apostólica Patris corde en la que reflexiona, precisamente, sobre este aspecto de la personalidad de San José: «Como hizo el Señor con Israel, así él le enseñó a caminar, y lo tomaba en sus brazos: era para él como el padre que alza a un niño hasta sus mejillas, y se inclina hacia él para darle de comer».
Mientras al afirmar que muchas parábolas tienen como protagonista la figura de un padre, el pontífice dijo que de entre las más famosas está la del «Padre misericordioso», que relata el evangelista Lucas. Parábola en la que se subraya, además de la experiencia del pecado y del perdón, la forma en la que el perdón alcanza a la persona que se equivocó.
«La ternura es algo más grande que la lógica del mundo. Es una forma inesperada de hacer justicia. Por eso no debemos olvidar nunca que Dios no se asusta de nuestros pecados, de nuestros errores, de nuestras caídas, sino que se asusta por el cierre de nuestro corazón, de nuestra falta de fe en su amor»
Por esta razón el obispo de Roma dijo a los fieles y peregrinos que se dieron cita en el Aula Pablo VI de la Ciudad del Vaticano, que «hay una gran ternura en la experiencia del amor de Dios». Y añadió lo bonito que es «pensar que el primero que transmite a Jesús esta realidad haya sido precisamente José»: «De hecho, las cosas de Dios nos alcanzan siempre a través de la mediación de experiencias humanas».
Entonces –prosiguió el Papa– podemos preguntarnos si nosotros mismos experimentamos esta ternura, y si a su vez nos convertimos en testigos de ella. Y tras afirmar que «la ternura no es en primer lugar una cuestión emotiva o sentimental», sino «la experiencia de sentirse amados y acogidos en nuestra pobreza y miseria» y, por lo tanto, «transformados por el amor de Dios».
«Dios no confía sólo en nuestros talentos, sino también en nuestra debilidad redimida».
Por último, el Santo Padre afirmó que hace bien «mirarnos en la paternidad de José y preguntarnos si permitimos al Señor que nos ame con su ternura, transformando a cada uno de nosotros en hombres y mujeres capaces de amar así»; puesto que, «sin esta revolución de la ternura, corremos el riesgo de permanecer presos en una justicia que no permite levantarnos fácilmente y que confunde la redención con el castigo».
«Por esto, hoy quiero recordar de forma particular a nuestros hermanos y a nuestras hermanas que están en la cárcel. Es justo que quien se equivocó pague por su error, pero es igualmente justo que quien se equivocó pueda redimirse del propio error».
Y concluyó con una sentida oración al custodio del Redentor: Oración a San José.

Continue Reading

Las más leídas

Diario Castellanos

Diario Castellanos de Rafaela, Santa Fe, Argentina.

Teléfonos: 578222 / 578221 / 506598
Dirección: Mitre 366
Correo: redaccion@diariocastellanos.net


Fundado el 7 de septiembre de 1938.

Diario Castellanos

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net