Connect with us

Especiales

La historia de la otra flecha de plata que se perdió en la guerra

Published

on

Auto Unión nació para ganarle a las pistas a Mercedes en 1930. Ambos representaban a Alemania, pero en la Segunda Guerra Mundial quedó del otro lado de la cortina de hierro y eso selló su destino.

DKW podría significar varias cosas como Dampf Kraft Wagen (Vehículos a Vapor), Das Kleine Wunder (La Pequeña Maravilla), o Des Knaben Wunsch (Deseo de Niño. Y hay quienes sostienen esos significados para la sigla, pero el más conocido, y aparentemente el más cercano a la realidad es Deutsche Kraftfahrzeug Werke (Empresa Alemana de Automóviles).
Hace 115 años empezó la historia de DKW en Zschopau, en el sudeste alemán, y eso quizás marcó su destino. Y lo hizo como fábrica de maquinarias, después como fábrica de motores de vapor, y finalmente, siempre en los años de la Primera Guerra Mundial, como fábrica de pequeños motores para autos de juguete para los niños. Por eso va aquello de las múltiples interpretaciones de la sigla.
Para 1921, hace exactamente 100 años, fue cuando DKW creo el primer vehículo para trasladarse urbanamente. Era una bicicleta a motor, un pequeño motor hay que decir, porque tenía apenas 2,25 CV y su éxito los llevo a fabricar la primera motocicleta.
La moto de DKW fue la más vendida del mundo por los siguientes años, y eso los animó a planear su primer automóvil. Fue en 1927, el vehículo tenía un motor de dos tiempos de 600 cm3 de 15 CV. Pero la gran novedad era que se trataba del primer auto de serie de tracción delantera.
En junio de 1932, en medio de una de las más grandes crisis de las economías mundiales, que empezó en EE.UU. pero afectó a todos los países desarrollados y fue conocida como la Gran Depresión, en Alemania, la cifra de desempleo alcanzó a seis millones de trabajadores, con una industria automotriz en serios problemas financieros.
La única opción que tuvieron muchos fabricantes pequeños, fue la fusión, y así nació Auto Union AG, como la empresa que permitió sobrevivir juntos a Wanderer, Horch, Audi y justamente la DKW.
Esta nueva empresa unió todos los adelantos tecnológicos de las cuatro partes que la conformaban, y por eso su logotipo fueron cuatro anillos entrelazados, los mismos que hoy, son la imagen de Audi.
No pasó mucho tiempo para que naciera el Auto Unión de Fórmula 1, que para ser riguroso con la verdad, no era F1 porque en 1934 el Campeonato Mundial de F1 aún no existía, sino que eran autos especiales, y se los conocía como autos Grand Prix.
Ese Auto Unión era una verdadera máquina de avanzada. Tenía un motor 16 cilindros central trasero, con el tanque de combustible entre el piloto y el impulsor. Si no fuera 1934, podría decirse que es un típico Fórmula 1, cuando en realidad fue un precursor como concepto, porque cuando en 1950 empezó el Mundial de conductores, los autos de F1 tenían motor delantero y el piloto estaba en la cola. Un detalle importante. La creación fue responsabilidad de un ingeniero alemán que escribió muchas páginas de la historia del automóvil: Ferdinand Porsche. El Auto Unión de Grand Prix fue verdaderamente un adelantado por muchos años.
Y las cifras lo afirmaban como tal. Gracias a la aerodinámica que permitía esa disposición del motor, en 1937 fue el primer auto en superar los 400 km/h, y en 1939, el DKW F9, la evolución de ese modelo, tenía un coeficiente de aerodinámica de 0,34 cx. Una locura para los años 40. El primero fue el Auto Unión Type A, luego vendrían el B y C, todos con motores sobrealimentados de 16 cilindros. Finalmente se hace el Type D con un motor de 12 cilindros.
Bernd Rosemeyer, Tazio Nuvolari y Hans Struck defienden a Auto Unión contra los Mercedes Benz de Rudolf Caracciola, Manfred von Brauchitsch y Hermann Lang. Y los vencen. Los autos alemanes, tanto los de una marca como los de sus competidores, se conocen como las Flechas de Plata, por su color que en realidad obedece al color chapa, porque para hacerlos más eficientes y livianos, se les sacó tanto peso que se cambió el color alemán, que era blanco, por el plateado, que en realidad era el color de la chapa sin pintura.
Pero llegó la Segunda Guerra Mundial y entre 1940 y 1945, la fabricación de automóviles civiles se interrumpió por completo en Alemania. Sólo se hacían vehículos militares. Y cuando terminó la Guerra, las fuerzas soviéticas se quedaron con todo lo que estaba en su parte de Alemania y Auto Unión se vio desmantelada.
Tuvieron que pasar 4 años para que, en 1949, en Ingolstadt, Alemania occidental, comenzara la reconstrucción de la marca. Ahora se llamaba Auto Unión Gmbh y produciría autos basados en el DKW, es decir de dos tiempos y tracción delantera.
El DKW tenía ahora 23 CV con su motor de 680 cm3 y una velocidad final de 100 km/h. Se lo conoció como «Maisterklasse» F89 p, y su fisonomía se mantuvo casi inalterable a lo largo de su extensa vida.
Lo que sí cambió fue su mecánica, porque en 1954 apareció el «Sonderklasse» que tenía tres cilindros, esos que le dieron un sonido único y característico al DKW, y ahora era un motor de 1.000 cm3. Lo llamaron el 3=6, porque decían que tenía tres cilindros, pero parecía que eran seis.
El motor tenía sólo 7 piezas móviles, lo que le daba poco coeficiente de fricción y eso generaba un desempeño muy superior al razonable para su cilindrada. Además, el motor tenía un sistema de refrigeración por termofusión, que prescindía de utilizar bomba de agua. Una verdadera revolución que tentó a Daimler-Benz a adquirir la empresa en 1958, aunque apenas seis años después se desprendió de ella y fue vendida a Volkswagen.
Con el nuevo dueño, pronto quedó atrás el motor de dos tiempos. Volkswagen también compró NSU y creó Audi NSU Auto Unión AG. Así nació el último DKW, que ya tuvo motor de cuatro tiempos y también de cuatro cilindros. Era el modelo 102, que salió a la producción en 1965, apenas un año después de ser parte del grupo VW, y se llamó Audi DKW F 102.
En 1960, cuando todavía Auto Unión no era parte de Volkswagen, se instaló una segunda fábrica para producir los DKW fuera de Alemania. Se instaló en Argentina, en la provincia de Santa Fe. La sociedad germano-argentina se llamó IASFSA (Industrias Automotriz de Santa Fe SA) y entre 1960 y 1969, fabricaron 21.797 unidades del modelo DKW Auto Unión 1000 de cuatro puertas, pero también una rural de 2 puertas. Pero esa es otra gran historia para contar en otro momento.
Pero en Alemania, una vez que terminó la Guerra y Auto Unión volvió a empezar de cero, solo había quedado un ejemplar del Type C muy dañado por un bombardeo, y de aquella gloria de los años 30, no había rastro alguno. Las fuerzas rusas habían desarmado los pocos autos de Gran Prix que habían confiscado tras la caída de Hitler, con la finalidad de investigar su desarrollo técnico.
Entonces apareció un coleccionista norteamericano llamado Paul Karassik, quien a mediados de los años 70 viajó a Rusia y Ucrania en busca de todo el material que pudiera conseguir. No había autos, sino partes. Y las fue juntando a lo largo de una década.
En 1991, con ayuda de ingenieros de Audi, Karassik emprende la reconstrucción. Tenía piezas para dos autos. Pero no tenía carrocerías, así que ese era un proyecto de réplica que no tenía alternativa. La mecánica sí, permitía reconstruir un Type D de 1938 con un solo compresor y otro de 1939 con doble turbo.
Los autos están listos y participan en una carrera de clásicos en Nürburgring en 1994 y deja un auto a préstamo para que Audi lo exhiba. En 1994, Audi decide hacerle una oferta y comprar el auto. Karassik había vendido a un coleccionista el otro auto, y es adquirido por Audi también en 2012. Ambos Auto Unión Type D son ahora parte de la colección que se exhibe en el museo de Ingolstadt, donde nunca debieron estar ausentes.

Gastronomía

Gazpacho de palta

Published

on

Para estos días de calor que llegan nada más refrescante y rico que un delicioso gazpacho, suave y reconfortante.

Ingredientes

  • 3 paltas
  • 1 pepino
  • 1 diente de ajo
  • Jugo de 1 limón
  • 1 cebolla
  • 1 tomate
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • 1 chorrito de vinagre
  • 1 pizca de sal
  • 1 pizca de pimienta

Procedimiento

  • En primer lugar pelamos y cortamos las paltas. Las colocamos en un bol.
  • Pelar el pepino y cortarlo en trozos junto con la cebolla y el pimiento verde. Pelamos el ajo y añadimos todo al bol.
  • Exprimir el limón y añadir el jugo junto con los ingredientes dentro del bol.
  • Añadir un vaso de agua fría al bol con todos los ingredientes, trituramos o licuamos. Según la textura vamos incorporando más agua fría hasta lograr una textura suave y fina.
  • Añadir un chorrito de aceite de oliva, vinagre y sal. Probar y rectificar el sabor de ser necesario.
  • Para acompañar este gazpacho de palta, preparar unos trozos de pepino, cebolla, pimiento y tomate. Debe estar todo bien pequeño. Estos ingredientes acompañarán el gazpacho.
Continue Reading

Especiales

Sancor Seguros presentó un juego virtual para concientizar en temas de sustentabilidad

Published

on

Como parte de las acciones por los 15 años del Proceso de RSE, la compañía aseguradora desarrolló una propuesta lúdica para transmitir los conceptos del Programa Transversal «Ciudadano Sustentable» a través de una experiencia perdurable en el tiempo y que pueda llegar a distintos grupos de interés.

En 2015, Sancor Seguros presentó el Programa «Hacia un Ciudadano Sustentable», para dar cuenta de la transversalidad de la gestión sustentable en todas las operaciones de la organización. Como parte de las acciones por los 15 años de nuestro Proceso de RSE en Argentina, se trabajó en el desarrollo de «Ser Sustentable», un juego cooperativo virtual para web y dispositivos móviles, con el propósito de transmitir en forma lúdica los conceptos del Ciudadano Sustentable, el cooperativismo y la resolución de problemas mediante el uso adecuado de los recursos disponibles.
El juego: https://www.gruposancorseguros.com/juegosersustentable, totalmente gratuito, propone que todos podemos ser agentes de cambio. Los cinco ejes del Ciudadano Sustentable (conciencia aseguradora, prevención, salud, ética e integridad y medioambiente) son los que guían la lógica del juego, de dinámica cooperativa. Esto significa que los jugadores no compiten entre sí, sino que colaboran para proponer de manera conjunta soluciones a los problemas que se plantean. Así, se proponen relaciones basadas en cualidades que hacen al ciudadano sustentable, como la ética, la cooperación, el respeto y la solidaridad.
«Ser Sustentable» es un material innovador y divertido, ideal para disfrutar en familia o con amigos. El objetivo de los jugadores/ciudadanos es lograr que la ciudad vuelva a ser sustentable para que las próximas generaciones puedan continuar viviendo en ella. Para ello deberán reactivar la Fuente de la Sustentabilidad en la plaza central, tras recuperar los trofeos que representan cuatro de los ejes del Ciudadano Sustentable: el Escudo de la Prevención, el Árbol del Medio Ambiente, la Medalla de la Ética y la Integridad, y la Poción de la Salud.
Para conseguirlos, primero tendrán que resolver situaciones problemáticas relacionadas con esos cuatro ejes que irán surgiendo en las distintas locaciones de la ciudad, y ser precavidos para evitar que esos problemas vuelvan a ocurrir. Cuando hayan conseguido los cuatro trofeos, ganarán el juego y la ciudad será salvada.
El quinto eje del Programa Ciudadano Sustentable, el de cultura aseguradora, está dado por la posibilidad de que los jugadores aseguren las distintas locaciones, para que cuando aparezcan problemas que afecten a las mismas, no haya consecuencias que resolver dado que de ello se ocupa el seguro.
Para resolver los problemas o asegurar las locaciones, los jugadores/ciudadanos deberán administrar sus recursos y ponerse de acuerdo para resolver dichas situaciones de la manera más sustentable posible, de modo de obtener cada trofeo. Pero como los recursos son escasos, deberán cuidarlos y pensar muy bien antes de ponerlos en acción. Mientras se esfuerzan por cumplir su objetivo, surgirán nuevas necesidades en los diferentes espacios de la ciudad. La única forma de ganar es unirse y pensar en conjunto qué movimientos y acciones conviene realizar.
Además de la interrelación entre las personas, un juego permite promover un aprendizaje significativo en torno a los conceptos que nos interesa transmitir, logrando la participación activa de los miembros de un grupo en distintos ámbitos. Jugar es una de las mejores formas de usar la mente porque permite poner a prueba los conocimientos y experiencias en un marco de simulación, donde los riesgos son controlados y sus consecuencias son virtuales, con lo cual es posible aprender incluso de los errores, sin padecer los efectos reales de los mismos.

Continue Reading

Especiales

Hoy se celebra el Día del Seguro

Published

on

El 21 de octubre de 1811, Bernardino Rivadavia enviaba al Tribunal del Consulado la primera iniciativa gubernamental para la creación de un Banco de Descuentos y una Compañía de Seguros Marítimos. Más allá de que muchos historiadores certifican que Manuel Belgrano fue el autor intelectual de dicho proyecto, la fecha quedaría establecida como el Día del Seguro gracias al decreto 24.203, promulgado por la Superintendencia de Seguros de la Nación, el 8 de septiembre de 1944.
En el año 1944, el decreto 24.203 de la Superintendencia de Seguros de la Nación (creada el 21 de junio de 1937) así lo estableció para conmemorar (según cita el propio decreto) la primera iniciativa gubernamental para la creación de un banco de descuentos y de una compañía de seguros marítimos, atribuida a Bernardino Rivadavia, en 1811. Para muchos otros, el precursor del seguro en el Río de la Plata fue don Manuel Belgrano, que en 1796 expuso la necesidad de crear una aseguradora ‘local’ (hasta entonces solo actuaba una aseguradora española).
El seguro tiene un rol social importantísimo. Y la actividad profesional de productores asesores de seguros tiene el mismo noble propósito: proteger la vida y los bienes de las personas.
La historia del seguro argentino se remonta a fines del Siglo XVIII, con la creación de la aseguradora «La Confianza». Otro hito fue la fundación de la Compañía Argentina de Seguros Marítimos, ya a mediados del siglo XIX.
Otro momento importante para destacar en esta historia es agosto de 1959, fundación de la Asociación Argentina de Productores Asesores de Seguros (AAPAS) -anteriormente conocida como Institución de Productores Asesores de Seguros-, organismo que nuclea a los profesionales matriculados y altamente capacitados que asesoran y comercializan este tipo de contratos en la Argentina.
Todavía existen aseguradoras, de capital nacional, que tienen más de 100 años de historia, protegiendo el patrimonio de los argentinos.
Pero el seguro argentino tiene también, grandes desafíos por delante. Uno de ellos es incrementar la conciencia aseguradora en la población.
Con más de 237 años de actividad en nuestras tierras, cuenta con 189 aseguradoras, 24 reaseguradoras locales, dando trabajo a casi 31.000 personas en forma directa y a otros tantos productores asesores de seguros.
Hoy, 21 de octubre, los productores celebran su trabajo, junto a otras compañías, brókers especializados y miembros de diferentes asociaciones de nuestro país que integran FAPASA (Federación de Asociaciones de Productores Asesores de Seguros de Argentina).

El lunes 25 no hay actividad

Según el Acuerdo Colectivo del año 2018, se estableció como día no laborable para la Actividad Aseguradora, el lunes hábil posterior al 21 de octubre. Por lo que el lunes 25/10 los productores asesores se tomarán su merecido descanso.

Continue Reading

Las más leídas

Diario Castellanos

Diario Castellanos de Rafaela, Santa Fe, Argentina.

Teléfonos: 578222 / 578221 / 506598
Dirección: Mitre 366
Correo: redaccion@diariocastellanos.net


Fundado el 7 de septiembre de 1938.

Diario Castellanos

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net