Connect with us

Cultura

La Berlinale 2022 será presencial, pero con restricciones

Published

on

El primero de los grandes encuentros cinematográficos en el calendario internacional decidió este año volver a la presencialidad, aunque con una serie de limitaciones y particularidades ante el reinado planetario de la variante Ómicron de Coronavirus.

El Festival de Cine de Berlín, primero de los grandes encuentros cinematográficos en el calendario internacional, decidió este año volver a la presencialidad, aunque con una serie de restricciones y particularidades ante el reinado planetario de la variante Ómicron de Coronavirus.
La cita cinematográfica alemana, una de las principales a escala mundial, se desarrollará del 10 al 20 de febrero próximos, aunque las salas presentarán aforos del 50%, los filmes en competencia se exhibirán del 10 al 16 y el mercado audiovisual paralelo, de enorme potencia comercial, se desarrollará en formato virtual.
La edición 72 de la Berlinale no renunciará a la presencia de figuras internacionales y galas para las premieres mundiales de las películas en competencia, pero no habrá fiestas ni celebraciones nocturnas, habituales en este tipo de festivales.
A excepción del filme de apertura, «Peter von Kant», interpretado por Denis Ménochet, Isabelle Adjani y Hanna Schygulla y relectura del francés Francis Ozon del clásico de Rainer Werner Fassbinder de 1972 «Las amargas lágrimas de Petra von Kant», que se verá el jueves 10 en el Berlinale Palast, el resto de las películas en concurso se darán a conocer el miércoles próximo en una conferencia de prensa que encabezarán los directores del certamen, Mariette Rissenbeek y Carlo Chatrian.
También se informó que el 15 de febrero la extraordinaria actriz francesa Isabelle Huppert recibirá el Oso de Oro de Honor por su trayectoria
Además del aforo del 50%, solo podrán concurrir a las salas espectadores con dosis de vacunas o test negativo de las últimas 24 horas.
Entre las restricciones figuran la virtualidad del European Film Market (EFM), que se desarrolla en paralelo a la muestra, y sobre la programación se decidió que entre el 10 y el 16 se proyecten todos los filmes en competencia y las funciones oficiales y de prensa -abarcando seis días en lugar de los 10 habituales- y los últimos cuarto se destinen a nuevas proyecciones para el público general en distintas salas cinematográficas de Berlín.

Cultura

Siete nuevas editoriales argentinas se presentan

Published

on

Los editores de Vinilo, Cielo de Pecas, Unidad de Sentido, UOIEA!, Selva Canela, El Panda y Pontevedra cuentan surgimiento, objetivos y su mirada de la industria en el presente.

Pese a la pandemia, pese a la crisis económica, pese a la incertidumbre, sigue existiendo gente que, contra todos los pronósticos, crea una editorial y publica libros. En el último año, nacieron al menos siete sellos argentinos que lanzaron sus títulos al mundo. No para ver explotar libros en el firmamento sino para sacar otro, y luego otro, y luego otro. Conforman una constelación, una red, un catálogo aún incipiente: les queda mucho recorrido todavía pero aún falta lo mejor. «Así como algunas cosas nacen de sueños, esta editorial nació del insomnio, de pensar que podía tener una expresión como autor, y sobre todo, como lector en un mismo espacio», cuenta Mat Guillan, director de UOIEA!, sello que define como «un grito por lo alternativo». «Nos interesan los libros que van a la tradición, pero no para replicarla, sino para transgredirla», explica. Hasta el momento, publicaron los ensayos Cómo encontrar poesía en el motor de un auto de Fabián Casas, los poemas Entrada en calor de Luciana Reif y las novelas Lo que no esperan de mí de Guillan y El contrabandista de Las Vegas de Noah Cicero. «Nuestras traducciones son al rioplatense para devolver algunas de todas las pollas que nos han llegado de las traducciones españolas», aclara.
Cuando surgió la idea de crear Vinilo, Joana D’Alessio y Mauro Libertella tenían claro que querían «una editorial de libros de no ficción y una primera colección en formato pequeño, de libros para leer de una sentada». Para eso, el objetivo era «utilizar todos los recursos de la ficción, pero siempre asumiendo un compromiso con la no ficción». Con Max Rompo y Ale Pippa en el arte de tapa y diseño, generaron «libros agarrables» que llaman la atención en cualquier vidriera o estante. Ya son cuatro los títulos de su catálogo: Negro casi azul de Paula Mariasch, Cómo falsificar una sombra de Matías Serra Bradford, Padres e hijos de Roberto Merino y Parte de la felicidad de Dolores Gil. «Creo que estamos cada vez más dispersos y ansiosos —reflexiona Joana D’Alessio—, nos resulta difícil encontrar los tiempos de lectura y hacerlo de forma concentrada, y la posibilidad de empezar y terminar un libro en un único momento ayuda también a tener una relación con la lectura como experiencia, se fija, se recibe de otra manera. La lectura como presente, como vivencia. Ese momento en que leímos el libro y lo terminamos queda cristalizado como una experiencia vital, es una idea que tengo, no sé si les pasa a los lectores, espero que sí, ojalá que sí».
Julieta Botto, editora formada en la UBA y redactora de Infobae Cultura, siempre soñó con «la editorial propia» y «desde el momento cero» supo que quería editar «objetos sensibles». Así surgió Cielo de Pecas: su primer título es Los colores del fuego de Corina Iglesias. «Me moviliza que los libros generen emociones –en lo posible, bellas–, que asumo que es lo que todo editor literario ansía, que los lectores tengan una experiencia sensible con los libros, desde la lectura, con el contenido, el formato, que no les pasen desapercibidos, que vivan una experiencia y que se perciba una mirada poética del autor». Edgardo Kawior tenía lista su novela La madre jodida y Daniel Guebel le dijo: «No se puede publicar sin sello». Entonces creó Pontevedra, nombre de «la localidad donde está ubicado el campo de deportes de Ferro. El protagonista de La madre jodida no se animó a llegar tan lejos para concretar su deseo de futbolista a los ocho años. Su padre le dijo: ‘eso es en el culo del mundo, ahí no hay nada’. A los cuarenta y ocho años, dónde no había nada, pude empezar a construir una editorial». El catálogo suma los cuentos Amar en gigas de Sebastián Misuraca, los poemas Entre dos Mundos de Diana Elffman y el ensayo El complejo de Caín ¿un punto ciego en la teoría freudiana? de Gérard Haddad.

Tres libros exhibidos de Pontevedra

Un grupo de amigos. Eso es El Panda. Un empleado público, otro privado, un cuentapropista, gente de la comunicación, docentes, programadores, un geólogo, un químico… pero todos lectores. «Somos ocho en total, aunque supimos ser nueve hasta que se nos fue Ariel, El Panda, el año pasado a causa de la Covid. En resumen, la iniciativa fue de él. Vio pasar un Tweet de Juan Ruocco y tiró en el grupo de Whatsapp cuánto podía salir editar. Agarramos viaje, nos gustó a todos la idea de la novela. Metimos algunas reuniones a distancia, un grupo solo para hablar del libro, hicimos averiguaciones y cuando pasó lo de Ariel la decisión de editar era tan inevitable como el nombre de la editorial», cuenta Diego Barrio. Salieron a la luz con El Coloso Justicialista, la novela de ciencia ficción de Ruocco. Tiene dos objetivos. Uno: «ampliar el universo de la literatura argentina de acción y de aventuras». Dos: «que lectura sea accesible en cualquier parte del país». Inquietudes similares tenían Iván Saporosi y Agustín Avenali, que siempre solían preguntarse «¿por qué siempre leemos libros de los mismos países?, ¿no se escribe buena ficción en partes más lejanas del mundo?». Entonces crearon Selva Canela.
Selva Canela tiene «el objetivo principal de presentar literatura que suele pasar desapercibida. No solo de países de los cuales es casi una rareza encontrar un autor (nuestro primer libro es de un australiano de raíces aborígenes, Mudrooroo, y el segundo de una ugandesa, Goretti Kyomuhendo), sino también de lugares más ‘clásicos’, pero con obras hasta ahora inéditas, olvidadas, o lo suficientemente originales», cuenta Saporosi. La estética es de The Bold Studio, Martín Felipe Castagnet, Márgara Averbach y Matías Battistón traducen y Antonio Santa Ana es una suerte de guía.
Nicolás Guglielmetti y Nicolás Fernandez Vicente se conocieron en Bahía Blanca, año 2004, en una clínica que dio Daniel García Helder. Un libro los reencontró en la pandemia y decidieron crear un proyecto editorial que «dé cuenta de la vasta producción local y del sudoeste bonaerense en diálogo con otros autores latinoamericanos va a ser nuestra tarea a desarrollar»: Unidad de Sentido. «En la localidad y la región —dice Fernandez Vicente— hay mucha producción que, si bien interactúa en otros ámbitos como el de las lecturas, los talleres o las clases, permanece en los archivos personales. Tratamos de practicar esto desde el primer libro del catálogo: Antes que el tiempo arrase con todo, de Nico Guglielmetti».
—¿Cómo ven la industria del libro hoy?
—Julieta Botto de Cielo de Pecas: Efervescente. La veo, por un lado, con incertidumbre, llena de preguntas. Hace veinte años era la muerte (o no) del libro, de la que hablaba Chartier, y no pasó nada. En la actualidad, no tan distintas, están más centradas en los modos de producción, pero también, de recepción. Qué leer, cómo, ¿apostar por libros más breves, acostumbrados, como estamos, a lo concreto y sucinto de las redes sociales? Lo que es llamativo es que aun con la frase estigmática de que «la gente lee cada vez menos», pareciera que cada vez más proliferan nuevas editoriales.
—Iván Saporosi de Selva Canela: Vemos que hay una gran oferta de editoriales pequeñas y medianas en Argentina, a la vez que seguimos surgiendo nuevas, lo que parece una locura en un mercado que no es lucrativo, pero que nos entusiasma a los que disfrutamos del leer. Hubo un gran avance de las librerías en presencia y venta digitales, a la vez que el formato digital se consolida. Seguimos también la subida en el precio del papel, que veremos este año cómo se desarrolla y cómo afecta al mercado. Esperamos este año haya un crecimiento con la vuelta de la presencialidad, y se pueda volver a los números pre pandemia, pero siempre con la certeza de que el libro, de alguna forma u otra, siempre tendrá su lugar.
—Joana D’Alessio de Vinilo: Es curioso pero lo que pasó con la pandemia durante el 2020 fue que las primeras librerías que abrieron y comenzaron a vender libros, en ese momento lo que hacían era llevarlos a las casas, fueron las librerías de barrio. Y las librerías así más independientes eran las que más conocían también a las editoriales independientes. A su vez la gente estaba con más tiempo, al no tener vida social, y resurgió un interés por la lectura. El ejemplo de esto es Céspedes, una pequeña librería que creció en plena pandemia y se instaló en un espacio nuevo mucho más grande. Las cadenas, en cambio, Yenny y El Ateneo, tardaron mucho en abrir de nuevo, y tal vez, no soy especialista eh, pero tal vez las editoriales más grandes tuvieron más problemas durante el 2020, imagino que en las crisis las empresas más pequeñas pueden tomar decisiones rápidas y reaccionar de forma veloz. Pero por lo que veo de los anuncios de publicaciones para este año hay muchísimos títulos y está muy reactivada la industria.
—Nicolás Fernandez Vicente de Unidad de Sentido: Incluso ante la digitalización absoluta de nuestra vida, el libro, a diferencia de otros soportes físicos en la producción artística, sigue siendo algo que tiene salida y circulación. Como en la sociedad, existe una brecha cada vez más marcada entre las editoriales pequeñas y los grandes grupos editores. Es un desafío grande sostener un proyecto editorial después de una pandemia y con una economía que recién se empieza a reactivar. Los costos de impresión padecen la inflación y los valores de venta al público no pueden estar remarcándose todo el tiempo en un proyecto chico. Desde luego que esta situación obliga a enfrentar las inclemencias con ingenio y creatividad, y que el objeto libro no sea un producto de serie. La tensión es siempre económica: la propuesta es poner en circulación la obra y al mismo tiempo los recursos son finitos. El desafío es cómo hacer para que, aun con tiradas chicas, siempre mantener las obras en circulación.
—Diego Barrio de El Panda: Entendemos que es una industria grande e importante y que más allá de sus altibajos nunca para, lo que es algo sumamente importante de nuestra cultura. Al punto tal que nos permite a nosotros, un grupo de amigos, meternos en el ámbito para aportar nuestros propios desafíos: por un lado poner al autor en un plano de igualdad con la editorial a través de una relación contractual asociativa en partes iguales y, por otra parte, buscar la paridad de género en todas la relaciones comerciales que hacen al nudo de la producción editorial. Esto es: autoría de los textos, arte de tapa, ilustración, diseño, etc.
—Mat Guillan de UOIEA!: Ocupamos un lugar pequeño en la industria del libro, pero puedo mencionar algunas cosas que me sorprendieron un poco: 1) El papel está aumentando de precio en este preciso momento, cuando termine de responder esta pregunta, y probablemente cuando se publique la nota. Todo el tiempo valdrá más que ahora y así es difícil proyectar. 2) Enviar libros debería ser más económico. 3) Una editorial puso abogados a leer la novela de un afamado escritor francés para permanecer a salvo de la corrección política y después impulsó una campaña de prensa para posicionar al libro como transgresor.
—Edgardo Kawior de Pontevedra: Me da un poco de pudor responder a esta pregunta. Mi experiencia es tan breve y mínima. Todo el tiempo me encuentro con gente muy capaz que ha dedicado muchísimos años de su vida a los libros. Me da la sensación de que como al Don Pirulero, cada cual atiende su juego. Y eso es un error porque una industria tiene actores diversos y si no se produce el encuentro entre ellos, la cosa no termina de crecer nunca. Lo que empieza a mover la maquinaria es el interés de los lectores por un título y eso puede suceder por distintos factores. Claramente las grandes corporaciones tienen más recursos para publicitar y difundir sus libros, sin embargo, se producen fenómenos de ventas y de lectura que van más allá de los sellos más conocidos. Las redes hoy juegan un papel fundamental y quienes han entendido esto —me refiero a escritores y escritoras, libreros, editores, distribuidores— pueden traccionar un modo de dar a conocer sus libros y generar contenidos de interés. Los jóvenes están leyendo más. De ahí a que eso haga que se vendan más libros, es otro asunto. Pero intuyo que, más allá de los costos de producción y de distribución y de lo caro que resultan los envíos cuando se compran libros por las tiendas online, la industria del libro está recuperándose. Eso no quita que muchas librerías no encuentren el modo de que los números les cierren y mucho menos que una editorial sea siempre un negocio brillante. El Covid no solo afectó a la economía global, también en la industria del libro habrá un antes y un después de la pandemia.
—¿Son optimistas respecto al futuro? ¿Por qué?
—Joana D’Alessio de Vinilo: Soy optimista, sí, porque no se me ocurre otra forma interesante de vivir, básicamente. Pero además puedo decirte que para este año, de Vinilo ya tenemos cuatro títulos entrando en imprenta y cuatro planeados para la segunda mitad del año, de Ralenti tenemos contratados como siete libros -esto es con contratos firmados, en marcha- y estamos desarrollando otros. Además va a salir mi primer libro como autora en marzo, después de varios años de trabajo, es una novela, espero que me perdonen. Así que espero que el 2022 sea un año con cosas buenas.
—Diego Barrio de El Panda: Sí, muy optimistas. Porque hay un sinfín de pibes y pibas técnicamente muy buenos, que solo tienen que tener alguien que los banque y edite al lado y hay otro grupo aún mucho mayor con ganas de disfrutar historias atrapantes también fuera de las plataformas de streaming. Para esto hicimos Ediciones El Panda, para conectar a los grandes autores desconocidos de la Argentina con sus próximos lectores.
—Julieta Botto de Cielo de Pecas: Antes de responderte más concretamente, te diría que la esperanza es lo último que se pierde, y si recién nace el proyecto y no creo en el futuro, empiezo mal, ¿no? Pero sí es verdad, y este es el lado no romántico del asunto, que es necesario remarla mucho, moverse, pensar cada paso con la cabeza fresca y clara para poder dar pasos firmes. Así y todo, hay que manejarse con prudencia, porque es una industria que depende de otras y que si bien su signo no es el económico, está muy atado a él para subsistir, pero mientras estés motivada/o/e, vas a intentar hacer que funcione. ¿Eso es ser optimista? Entonces, sí lo soy.
—Nicolás Guglielmetti de Unidad de Sentido: Creemos que el objetivo que nos propusimos nos da suficiente aliento para no solo tener un catálogo amplio, sino también para sumar integrantes al equipo que sumen desde las distintas tareas y roles que hacen al trabajo editorial.
—Edgardo Kawior de Pontevedra: Somos optimistas porque Ediciones Pontevedra empezó desde cero y todo lo que empieza a suceder ya es mucho más que lo esperado. Cuando las personas se encuentran pasan cosas extraordinarias y Pontevedra es un pretexto para que escritores, escritoras, lectores y lectoras se encuentren a través de los libros. Hace algunas semanas los amigos de Nuestro Arcón —la librería de la calle Armenia— organizaron una presentación conjunta de Autores Noveles. Ocho autores nos encontramos en un bar con los lectores. La gente pagaba una consumición y un importe a cuenta de un libro a elección. Se vendieron cincuenta libros y durante dos horas disfrutamos de lo que más nos gusta hacer. Hay librerías que quizás no venden esa cantidad en un día y otras que lo hacen en una hora. Lo que quiero decir es que los libros se militan, se alimentan, se dan a conocer y un día llegan a las manos de una persona para cambiarle un poco la vida. ¿Como no vamos a ser optimistas con respecto al futuro? Mientras la gente siga escribiendo y leyendo, hay futuro.
—Iván Saporosi de Selva Canela: Somos optimistas, no solo porque estamos recién comenzando y decidimos encontrar y vender libros porque nos apasiona, sino porque ya tenemos planes para todo el 2022, a la vez que pensamos en el 2023. Notamos también que están surgiendo constantemente nuevas propuestas lectoras, además de las ya clásicas como la FED, el Filba, el Mundial de Escritura. Hay propuestas para todos los gustos y movidas lectoras surgiendo a cada rato.
—Mat Guillan de UOIEA!: Hoy la ansiedad nos hace vivir en el futuro casi constantemente así que algo deberíamos poder anticipar, pero no es el caso. Una mala: lo ineludible respecto de los libros y el futuro es que los libros, al menos por ahora, están hechos de árboles. Una buena: más allá de la materialidad, tengo confianza en la escritura y la lectura porque son un espacio metafísico al que la humanidad va a poder huir siempre.

Continue Reading

Cultura

Rosario abrirá una escuela de cine orientada al 3D

Published

on

15.22 Será un espacio de formación público y gratuito dependiente del Incaa. Este lunes 17 habrá una charla por Zoom para los interesados.

El Instituto Nacional de Cine (Incaa) y la Enerc abrirán a partir del 11 de abril próximo tres nuevas escuelas de cine, en este caso orientadas hacia la animación y las tecnologías digitales, con el objetivo de fortalecer y profesionalizar uno de los sectores más dinámicos de la industria audiovisual. Una de estas escuelas, públicas y de carácter gratuito, funcionará en Rosario, en una iniciativa conjunta del Incaa, el Ministerio de Cultura de la provincia de Santa Fe y la Municipalidad. El ciclo regular comenzará el 11 de abril con cursos de 20 estudiantes, previo examen de ingreso.

Este lunes 17, a las 17, habrá una charla informativa contando la carga horaria, el programa y los alcances de la carrera que se cursará en estas nuevas escuelas de cine, y cuyo plazo de inscripción correrá hasta el 1º de febrero próximo. La charla virtual para los interesados en anotarse se podrá seguir en vivo a través de Zoom (en el link https://enerc-gob-ar.zoom.us/j/4042889717) y luego estará disponible en la página de la Enerc (Escuela Nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica), dependiente del Incaa.

En Rosario este flamante espacio de formación tendrá sede en el Galpón 11, ubicado en la llamada Franja del Río. Allí se dictará la carrera de Realización Integral con Especialización en Animación 3D y Tecnologías Digitales, que dura tres años. El equipamiento necesario para montar la escuela, el plan de estudios y el plantel docente serán aportados por la Enerc, mientras que los gobiernos provincial y municipal serán los encargados de ceder el espacio físico, brindar insumos y mantener el lugar.

Las otras escuelas de animación digital de la Enerc estarán localizadas en Mar del Plata y Comodoro Rivadavia. Estas nuevas escuelas se suman a las cinco preexistentes de la Enerc, que funcionan en cada una de las regiones cinematográficas en que se divide el país: AMBA, NEA, NOA, Cuyo y Patagonia.

“Este es un proyecto que se viene trabajando desde el año pasado: darle un lugar específico a la animación, un sector de la industria audiovisual con necesidades especiales”, contó a Télam la subgerenta de Animación y Nuevas Tecnologías del Incaa, Silvina Cornillón.

En cuanto a la localización de las nuevas sedes, Cornillón aseguró que tiene que ver “con una concepción federal que busca salir del esquema de que todo pasa por la Ciudad de Buenos Aires”. “Lo que buscamos en estas carreras —explicó— es no sólo formar gente que pueda animar y manejar las herramientas más actuales de la tecnología digital e incursionar también en la industria de los videojuegos, sino que las egresadas y los egresados tengan una formación integral que les permita tener capacidad crítica y global en la producción audiovisual general”.

Las tres carreras tendrán el mismo diseño curricular, que constará de módulos que se cursarán a lo largo de tres años con una tesis final, con formación en distintas áreas y ejes temáticos como arte, diseño específico en 3D pero también cuestiones de narración, puesta en escena y aspectos vinculados al desarrollo empresario y de producción.

“Nos interesa una formación integral, que potencie las herramientas específicas y narrativas generales pero que también tenga un ojo puesto en la manera de llevar adelante los procesos de producción, ya sea en el ámbito nacional como regional y global”, detalló la subgerenta del Incaa. “Todo lo que tiene que ver con la animación tuvo muchísima expansión en los últimos años. La animación ya no responde al formato de una película de Disney o Pixar, sino que abarca infinitas posibilidades dentro de la industria audiovisual, y es necesaria una formación profesional que me enseñe ese lenguaje con una carrera que potencie las capacidades artísticas y también las de desarrollo de proyectos”, agregó.

En el marco de la pandemia este sector audiovisual fue uno de los que mejor pudo adaptarse al nuevo contexto de aislamiento, tanto por sus modos de producción como por su característica deslocalizada y remota y, en muchos casos, “se transformó en un motor de la cadena de valor de la industria audiovisual”. ”Hay fronteras que en la actualidad comienzan a desdibujarse, hay empresas que anteriormente se dedicaban exclusivamente al desarrollo de videojuegos que ahora están teniendo una estrategia agresiva en otras áreas que implican el relato de historias, es un mundo infinito que se empieza a ampliar y, en ese sentido, los vasos comunicantes con el audiovisual en general son cada vez mayores, en una apuesta de formación que implica empleo joven altamente calificado y con potencial de exportación”, explicó Cornillón.

En la actualidad se dan además dentro del mercado de la animación y las tecnologías digitales cada vez más frecuentemente procesos asociativos, ya sea internos como regionales o globales. Los estudios importantes tercerizan sus procesos y mayor profesionalización y eso traerá consigo mayores oportunidades de participar de un mercado y una industria global, además de alentar los desarrollos productivos y artísticos propios. “Estamos en un momento de infinidad de plataformas y de gran cantidad de contenidos. Específicamente en animación hay necesidades de historias nuevas, con otros colores, con otras improntas, ya que a nivel global hay un interés por historias distintas, estas son ventanas de oportunidades”, destacó Cornillón.

Al analizar la situación de la Argentina en este mercado, la funcionaria argumentó que el país tuvo “a lo largo de su historia momentos de mucho brillo que luego no se pudieron sostener en el tiempo”. “La situación actual es que hoy Argentina tiene artistas de prestigio internacional y también un nivel de producciones con un paso sostenido de ascenso, hay un impulso que promete en el sentido de que no es espuma que sube y va a bajar sino que hay muchos productores que están trabajando, recorriendo mercados, que empezaron con proyectos muy chiquitos y que están sosteniendo un crecimiento con trabajo donde empiezan a ver algunas puntas de alianzas con productoras internacionales, aun cuando no somos un país de grandes estudios ni de grandes proyectos”, señaló.

La creación de estas nuevas escuelas y su desarrollo implican una fuerte inversión en recursos económicos e infraestructura tecnológica, que se diseñó a través de la sinergia entre el Instituto de Cine y las ciudades y provincias donde se desenvolverán las casas de estudio a través de un trabajo colaborativo y que suma aportes. (La Capital)

Continue Reading

Cultura

Desde Rafaela a Disney Plus Luisina Arito: “El arte te motoriza”

Published

on

13.59 Luisina Arito es una joven rafaelina que forma parte del elenco de Selenkay, una serie original de Disney+ con producción de Metrovisión y que se estrenará en 2023. Ella encarna a Flox Rivera, hermana menor de Sofía (Gina Mastronicola), la protagonista de la partida.
Diario CASTELLANOS dialogó con esta joven gran artista de 19 años,: “soy una chica normal, toda mi vida hice arte. Siempre supe que mi futuro estaba en el arte”.
En marzo de 2020, la pandemia trastocó la vida de cada uno de nosotros. En ese momento, Luisiana comenzaba el 5to año en la EESO 428 “Luisa Raimondi De Barreiro” , el ex Colegio Nacional.
Con el acompañamiento “incondicional” de sus padres Gonzalo Arito y Karina Tignani hizo danza clásica desde muy chica. Isadora “fue como mi segundo hogar. Andrea Gutiérrez, Gabriela Guibert, Candela Pruvost “fueron como mi segunda familia”. Allí comenzó a incursionar en la danza contemporánea, donde se “metió la actuación. La danza tiene mucho de poder interpretar. Si bien me encaminaba a la danza, pude ver que la actuación me abría más puertas para expresarme”.
Luisina confiesa que desde muy chica no le prestaba atención a las historias, a las tramas de las películas que veía: “constantemente me fijaba en otras cosas: en las caras, me preguntaba cómo se habrá grabado esa escena y esa cosas (risas). Tengo cuadernos donde transcribía las escenas y después las realizaba en mi pieza. Era un juego la actuación en ese momento para mí”

La pandemia

Llegó el 2020, el año que comenzó la pandemia. Entrenar en casa se hacía cada vez más difícil. Había clases por zoom pero eso no alcanzaba para contener esa “creatividad que me pedía el mismo cuerpo”. Así comenzó a hacer presentaciones en Tik Tok “comencé haciendo videos actuando, quería mostrar lo que me gustaba hacer. Buscaba diálogos de películas, de series y los interpretaba. Me servía como entrenamiento actoral”. Hoy tiene 700 mil seguidores en esa red social. Luisina resalta “yo estaba jugando”. Paralelamente, se formó actoralmente con Verónica Pelaccini: “me enseñó muchas cosas que fueron esenciales para mí. Cada vez que encuentro algo nuevo en el mundo de la actuación, me sumerjo, necesito conocerlo”.
Antes de la pandemia ya había decidido que iba a estudiar en la Universidad Nacional de las Artes en CABA.

Los castings

En julio 2020 comenzaron los castings para Disney. Primero fue para la serie “Entrelazados” que me llegó a través de mi representante en ese momento”. Tomaba clases y seguía avanzando en diferentes etapas del casting hasta que llegó a la última instancia, que debía ser presencial. Era menor de edad y no había protocolo para el COVID que contemple esta situación: “lo hice todo virtual. Desde mi casa, mis papás ponían la música, eran camarógrafos, partener de actuación. Ellos dieron todo, toda mi vida”. Aunque no llegó, “fue muy importante haber llegado a esa instancia. Aprendí mucho. Nunca me había presentado a un casting”
En abril de 2021 me llaman para presentarme en otro casting también para Disney. Habían quedado los archivos de la propuesta anterior. Y comienza las instancias. Como directora de casting estaba Ile Rippel. Por zoom, nueva experiencia con toda la familia poniendo plantitas, armando el decorado…(risas)” Así pasa las diferentes etapas, en plena pandemia viajando desde Rafaela a Buenos Aires: “los momentos en que te avisan que pasas son lo mejor. El tema es la espera, hay que hacer mucho trabajo interno (risas)”. El 6 de julio la instancia final. “Viajé con mi papá con todos los cuidados por el tema del Covid. Era en Saigon Casting junto al resto de los finalistas para los distintos personajes. Veían las interacciones “los vínculos, el feeling, la química, los perfiles para las escenas”. Allí ya estaban los directores de la serie (Martín Saban, Joaquín Cambré y Eduardo Pinto). Estuvieron desde las 10 a las 18 horas. Luego de varias semanas, la llamaron para avisarle que había quedado seleccionada: “Alegría total”

La rafaelina Luisina Arito será parte de la serie de Disney +, «Selenkay»

Selenkay

Selenkay es una serie de televisión web que combina fantasía y suspenso. La serie tiene previsto su estreno para el 2023 por Disney+. Es la historia de Sofía, una adolescente que vive en Río Vivo, un pequeño pueblo de montaña patagónico. Descubre que posee un poder relacionado con el agua. Sofía quiere hacer una vida normal, tener amigos. Siempre vivieron muy aislados. Llega Gael (Manuel Ramos), con quien establecerá un vínculo: “Hay mucho de autodescubrimiento y cómo eso te empodera”. Se entremezclan las relaciones familiares, los secretos, saber pedir ayuda: ”Abarca muchas áreas de la vida del adolescente. Toma el tema del cuidado ambiental. Está muy buena”. Parte de la filmación ya se realizó en la Patagonia y otra en Buenos Aires. Hasta mayo: “me siento honrada con los tres directores, son una locura, con una enorme experiencia. Cada día de rodaje es una aventura increíble, es una escuela de verdad”

El arte te motoriza

-¿Dónde te ves dentro de diez años?
-Me veo actuando. No importa donde. Quiero actuar, seguir preparándome, estudiar. Siempre aparecen cosas nuevas. Poder conocer siempre gente nueva. Aprender ellos, es una ilusión bárbara. Te encontrás con un montón de gente con mucha experiencia que tiene mucho para enseñar”

Por último, ante la consulta, Luisina brindó una serie de consejos “para los chicos y chicas que se quieren dedicar a esto. En primer lugar, que estudien mucho que fue lo que me enseñaron mis maestros. Todo llega, siempre hay que luchar por ese sueño. Es muy importante la autogestión, saber encontrar lugares, páginas. Hay que saber buscar, tener cuidado. Es difícil que llegue sólo, hay que buscar. Pero el arte te motoriza, te lleva solo”

Continue Reading

Las más leídas

Diario Castellanos

Diario Castellanos de Rafaela, Santa Fe, Argentina.

Teléfonos: 578222 / 578221 / 506598
Dirección: Mitre 366
Correo: redaccion@diariocastellanos.net


Fundado el 7 de septiembre de 1938.

Diario Castellanos

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net