Connect with us

Cultura

Expresiones famosas, sus orígenes: ¡Andá a contarle a Magoya!

Published

on

Forma lunfarda para mandar al diablo a alguien o para indicarle que no se le cree lo que dice. Sobre Magoya sobrevuelan muchas dudas. Hay que decir que no se ha encontrado la verdadera identidad del mismo, por lo que, aparentemente, es un personaje creado por la imaginación social argentina, que representa a una persona cualquiera, como cuando alguien se refiere a Mengano, Fulano o Zutano. La fama y el pintoresquismo de Magoya, han logrado que su uso se extienda hacia otras fórmulas orales. Por ejemplo, se puede decir que hay un problema que no lo resuelve ni Magoya, o que la plata que falta la va a pagar Magoya, para indicar que nadie se hará cargo del asunto. Su uso en Argentina exhibe más de cien años, al menos en la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores. Sergio Vázquez, UNLP

Continue Reading
12 Comments

12 Comments

  1. Спампаваць бясплатна малюнак профілю ig на iphone

  2. Android insta post parsisiųsti

    31 de octubre de 2021 at 00:34

    Android insta post parsisiųsti

  3. instagram full hd igtv prenos

    3 de noviembre de 2021 at 14:01

    instagram full hd igtv prenos

  4. download instagram video

    5 de noviembre de 2021 at 00:40

    download instagram video

  5. mac free ig image download

    5 de noviembre de 2021 at 15:17

    mac free ig image download

  6. instagram post download android

    8 de noviembre de 2021 at 00:52

    instagram post download android

  7. https://www.instasiz.com/?hl=tr

    9 de noviembre de 2021 at 07:15

    mac kaliteli instagram profil resmi indirici

  8. https://www.instasiz.com/?hl=es

    10 de noviembre de 2021 at 12:35

    descarga destacada de instagram sin programa

  9. https://www.instasiz.com/?hl=es

    10 de noviembre de 2021 at 17:01

    descarga gratuita de video ig para iphone

  10. https://www.instasiz.com/?hl=en

    14 de noviembre de 2021 at 12:37

    insta featured downloader

  11. dexter jackson

    14 de noviembre de 2021 at 15:48

    dexter jackson

  12. breon ansley

    15 de noviembre de 2021 at 13:21

    breon ansley

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Cultura

A los 61 años, murió la destacada escritora española Almudena Grandes

Published

on

Autora de novelas muy reconocidas como es el caso de «Las edades de Lulú» y «Malena es un nombre de tango», del mismo modo que la saga «Episodios de una guerra interminable», padecía cáncer, enfermedad que había dado a conocer hace apenas unas semanas.

La escritora española Almudena Grandes, autora de títulos como Las edades de Lulú y Malena es un nombre de tango, en el marco de una larguísima lista, falleció este sábado a los 61 años como consecuencia de un cáncer, enfermedad que había dado a conocer hace apenas unas semanas, según confirmaron medios españoles.
Grandes se dio a conocer en 1989 con la referida Las edades de Lulú, novela que consiguió el premio La Sonrisa Vertical, y desde entonces no dejó de recibir el aplauso de los lectores y de la crítica. Llegarían después otros títulos como Te llamaré viernes, Atlas de geografía humana, Los aires difíciles, Castillos de cartón, El corazón helado y Los besos en el pan, así como también los exitosos volúmenes de cuentos Modelos de mujer y Estaciones de paso.
Algunos de estos libros fueron llevados a la pantalla grande y merecieron, entre otros, el premio de la Fundación Lara, el Premio de los Libreros de Madrid y el de los de Sevilla, el Arzobispo Juan de San Clemente, el Cálamo, el Rapallo Carige y el Prix Méditerranée. Incluso, Grandes era patrona de honor de la Fundación Academia de Cine.
En los últimos años, la escritora había puesto en marcha los Episodios de una guerra interminable, una ambiciosa saga de novelas en las que repasa lo peor del trágico siglo XX.
Su último libro publicado es La madre de Frankestein, en el que novela la vida de Aurora Rodríguez Carballeira, quien mató a su propia hija, Hildegart Rodríguez Carballeira. Lo hizo para evitar perder su control sobre ella, a quien había «moldeado» para convertirla en un modelo de mujer ideal. Aurora, quien terminaría internada en el psiquiátrico de Ciempozuelos, sedujo como personaje a la escritora, quien la eligió para narrar la década del 50.
«La que lleva por título La madre de Frankenstein me parece la mejor de las cinco novelas aparecidas de la serie Episodios de una guerra interminable, destronando a la hasta ahora mi preferida, El lector de Julio Verne (2012)», escribió el teórico y crítico literario español José María Pozuelo Yvancos.
«No resulta casual que siendo ambas novelas largas, sean las dos en las que Almudena Grandes ha contenido más su proverbial gusto por la amplitud de los meandros narrativos, consciente como es de su habilidad de narradora nata, en la estirpe de la novela decimonónica mal llamada realista», añadió el crítico acerca de la obra de Grandes, galardonada con el premio Nacional de Narrativa en 2018.
En horas de la mañana de este sábado, apenas conocida la noticia, el ministro de Cultura y Deporte, Miquel Iceta, subrayó que las letras españolas están de duelo tras la muerte de la escritora Almudena Grandes. «Hoy las letras españolas y los progresistas estamos de duelo», destacó en su perfil en Twitter. En esa larga lista de recuerdos y evocaciones, se sumaron importantes figuras de la cultura y la política de España.
Nacida en el barrio de Chamartín de Madrid, en 1960, Grandes fue una de las escritoras más relevantes de las últimas generaciones y esposa del poeta Luis García Montero, director del Instituto Cervantes. Según publica el diario El Mundo, «Grandes había estudiado geografía e historia y se licenció de lo mismo. Los primeros pasos en el oficio los dio escribiendo textos para enciclopedias, a la vez armaba relatos breves. Desde la adolescencia mostró un apetito extremo por la literatura. Lo mantuvo durante cuarenta años de novelas, de cuentos, de artículos en el diario El País, de compromiso político y cívico en favor de quienes no tienen sitio en la historia. O en la memoria».
Póstuma saldrá en breve la última novela de la saga Episodios de una guerra interminable, titulada Mariano en el Bidasoa, que dejó terminada y que fija el argumento en 1964. «Mis lectores y lectoras, que me conocen bien, saben que son muy importantes para mí. Siempre que me preguntan por ellos respondo lo mismo, que son mi libertad, porque gracias a su apoyo puedo escribir los libros que quiero escribir yo, y no los que los demás esperan que escriba. También saben que la escritura es mi vida, y nunca lo ha sido tanto, ni tan intensamente como ahora. Durante todo este proceso he estado escribiendo una novela que me ha mantenido entera, y ha trazado un propósito para el futuro que me ha ayudado tanto como mi tratamiento. Ahora necesito devolverle todo lo que me ha dado, encerrarme con ella, mimarla, terminarla, corregirla. Por eso voy a seguir desaparecida una buena temporada, y no devolveré mensajes, no contestaré llamadas, no daré noticias. Imagino que muchas personas lo comprenderán. Supongo que otras quizás no lo hagan, pero confío en que respeten mi decisión. Hasta que vuelva, aunque sólo sea para mirar frente a frente el cielo de Madrid una vez más, antes de volver a esconderme», escribió hace un tiempo en su popular columna en la que contaba su dura enfermedad.

Guillermo Roux

El artista plástico argentino Guillermo Roux, uno de los pintores y acuarelistas más destacados del país, falleció este domingo a sus 92 años, según informaron sus allegados.
Roux tuvo sus inicios como dibujante en la editorial de Daniel Quinterno, en los años 40. A lo largo de su carrera fue considerado el acuarelista más grande del arte argentino, un maestro indiscutible, que con su muerte, este domingo a la madrugada, dejó un legado de pinturas y murales indelebles como su recuerdo en quienes lo conocieron.
El último año lo pasó entusiasmado con una serie que prometió mostrar en 2022 en el Museo Nacional de Bellas Artes, carbonillas y collages con motivos de balsas de náufragos que hablaban de la vida, la salvación, las migraciones, las luchas, las tragedias y las rarezas del mundo.

Continue Reading

Cultura

«Hit the Road» de Panah Panahi, fue la gran ganadora de Mar del Plata

Published

on

La ópera prima del director iraní se alzó con el Premio Astor Piazzolla al Mejor Largometraje de la Competencia Internacional de 36ta edición del Festival de Cine de Mar del Plata.

«Hit the Road», ópera prima del director iraní Panah Panahi, se alzó con el Premio Astor Piazzolla al Mejor Largometraje de la Competencia Internacional de 36ta edición del Festival de Cine de Mar del Plata, convirtiéndose en la gran ganadora de la muestra, que esta noche entregó su palmarés.
Primera película del hijo del prestigioso cineasta Jafar Panahi (censurado en su país), «Hit the Road» es una original comedia agridulce que se sirve del humor para contar la historia de una familia y la despedida a su hijo mayor, quien escapa de Irán de manera ilegal.
La gala de clausura de esta 36ta. edición del Festival se desarrolló a partir de las 19 de este sábado en el Teatro Auditorium marcada por la emoción del regreso a los cines -con un aforo de 80% en las salas- luego de la edición 2020 que se realizó íntegramente en formato online debido a las restricciones impuestas por la pandemia.

La premiación

La premiación contó con la presencia del secretario de Cultura del Municipio de General Pueyrredón, Carlos Balmaceda; la directora de Asuntos Culturales de Cancillería del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto, Paula Vazquez; el vicepresidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Nicolás Batlle, la diputada Liliana Mazure; y figuras destacadas del cine como Graciela Borges.
Batlle agradeció a todos los que hicieron posible esta edición del festival y destacó «la interacción de Nación, Provincia y el Municipio» para que fuera posible.
El vicepresidente del Incaa aprovechó el momento para hablar de del fomento a la industria audiovisual: «Es importante defender el proyecto del diputado Pablo Carro (FdT) que plantea algo muy importante para todos los que están en esta sala y nos ven por streaming, apoyar el proyecto que elimina la caducidad del fondo cinematográfico el 31 de diciembre de 2022».
El funcionario explicó que «es fundamental entender la necesidad de conservar la autarquía del Instituto, que mantenga su independencia y mantenga la posibilidad de mantener esos ingresos».
Además del filme iraní, el jurado de la Competencia Internacional presidido por la cineasta paraguaya Paz Encina, otorgó el Premio Especial a «What Do We See When We Look at the Sky?», del georgiano Alexandre Koberdize, y como Mejor Director distinguió a Miguel Gomes y Maureen Fazendeiro por el filme portugués «Diarios de Otsoga».
El galardón al Mejor Guion fue para Ramon Zürcher e Silvan Zürcher por la suiza «The Girl and the Spider» y «Espíritu sagrado» del español Chema García Ibarra. «Kim Min-young of the Report Card», de las coreanas debutantes Lim Jisun y Lee Jae-eun, obtuvieron una Mención Especial.
En cuanto a la vigorosa Competencia Latinoamericana de este año, el Astor Piazzolla a la Mejor Película fue para «Jesús López», del entrerriano Maximiliano Schonfeld; mientras que la peruana «De todas las cosas que se han de saber», de Sofía Velázquez Núñez, obtuvo una Mención Especial; y «Síndrome de los quietos», de Elías León Siminiani, ganó como Mejor Largometraje.
Por su parte, el Jurado de la Crítica Joven eligió como Mejor Ópera Prima Latinoamericana a «Estrella Roja», de Sofía Bordenave.
En la Competencia Argentina, «Las cercanas», de María Álvarez, ganó el premio a la Mejor Película; y Agustina Pérez Rial recibió de manos de Graciela Borges el galardón a la Mejor Dirección (Premio José Matínez Suárez) por «Danubio».
En el mismo apartado dedicado al cine nacional, «Noh», de Marco Canale, Juan Fernández Gebauer e Ignacio Ragone recibió una Mención Especial; y «Engomado», de Toia Bonino y Marcos Joubert, ganó como Mejor Cortometraje.
El premio a la Mejor Película de Estados Alterados -sección centrada en filmes que apuestan al riesgo y la experimentación- fue para la india «A Night of Knowing Nothing», de Payal Kapadia, en tanto la estadounidense «Nuclear Family!, de Travis Wilkerson y Erin Wilkerson, se llevó una Mención Especial.
Por último, en la competencia En Tránsito -de ayuda a producciones latinoamericanas en progreso-, el Astor Piazzolla al Mejor Proyecto fue para la argentina «Monólogo colectivo», de Jessica Sarah Rinland.
Concluyó así una laboriosa edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, un certamen que tuvo varias versiones de acuerdo al contexto que determinaba la pandemia del Covid-19, y que finalmente se decidió por un formato mixto, con presencia en las salas y miles de personas que pudieron acceder al festival de manera online desde todo el país a través de la plataforma del Incaa, Cine.ar.
Se trató de un festival austero que sin embargo presentó 223 títulos -entre cortos y largos- en sus diferentes secciones, 300 funciones presenciales en nueve cines, que en buena parte llenaron el aforo permitido por las condiciones sanitarias.
El 2021 será recordado como el año en que el festival se hizo contra viento y marea, con una programación más reducida con respecto a otros años pero sustanciosa en su contenido, con producciones que merecían y festejaron haber podido participar de un Festival Clase A como el de Mar del Plata.

Todos los ganadores

La siguiente es la lista completa de los galardonados en la 36ta. edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, que comenzó el pasado 18 de noviembre y hoy entregó su palmarés, distinguiendo a la película iraní «Hit the Road», del iraní Panah Panahi con el Premio Astor Piazzolla a la Mejor película del certamen.

 Premios Astor Piazzolla a la Competencia Internacional
Mejor Largometraje: «Hit the Road de Panah Panahi». Premio Especial del Jurado: «What Do We See When We Look at the Sky?» de Alexandre Koberidze. Mejor Dirección: Miguel Gomes y Maureen Fazendeiro, por «Diarios de Otsoga».
 Mejor Interpretación Ex Aequo para Candela Recio en «Quién lo impide» y Zelda Adams en «Hellbender». Mejor Guión: Roman Zürcher y Silvan Zürcher, por «The Girl and the Spider».
 Mención Especial: «Espíritu sagrado» de Chema García Ibarra. Mención Especial: «Kim Min-young of the Report Card» de Lim Jisun y Lee Jae-eun.

 Premios Astor Piazzolla a la Competencia Latinoamericana
Mejor Largometraje: «Jesús López» de Maximiliano Schonfeld. Mención Especial: «De todas las cosas que se han de saber» de Sofía Velázquez Núñez. Mejor Cortometraje: «Síndrome de los quietos» de Elías León Siminiani.

Premios Astor Piazzolla a la Competencia Argentina
 Mejor Largometraje: «Las cercanas», de María Álvarez. Premio José Martínez Suárez a la Mejor Dirección: Agustina Pérez Rial por «Danubio». Mención Especial: «Noh» de Marco Canale, Juan Fernández Gebauer e Ignacio Ragone. Mejor Cortometraje: «Engomado» de Toia Bonino y Marcos Joubert.
 
Premios Astor Piazzolla a la Competencia Estados Alterados
 Mejor Película: «A Night of Knowing Nothing» de Payal Kapadia. Mención Especial: «Nuclear Family» de Erin Wilkerson y Travis Wilkerson.

Competencia en Tránsito
Mejor Proyecto: «Monólogo colectivo» de Jessica Sarah Rinland. Premio de la crítica Joven a la mejor ópera prima latinoamericana. Mejor Película: «Estrella roja» de Sofía Bordenave.

Continue Reading

Cultura

«Elogio de la palabra», Ópera prima

Published

on

Por Profesora Liana Friedrich – Escritora. Cada vez que abrimos un nuevo libro, en formato papel, nos enamoramos de los colores de la tapa, la suavidad de sus páginas, el inconfundible aroma a tinta que exhala al hojearlo…pero inmediatamente acudimos a la contratapa, para interiorizarnos, al menos someramente, acerca de su contenido.
Entonces advertimos cuál es el valor que Lidia le otorga a la palabra, como creadora de vida. En efecto: si nos remontamos al texto Bíblico, ya Juan se refería al Creador (léase «escritor» para el caso) como el «Verbo»: «En el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios», para concluir la idea afirmando que «el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros» (es decir, que vislumbramos en la intención del «yo» literario un respeto hacia la palabra, por su origen divino). Pero no se apropia de las palabras, sino que las echa a volar para lleguen al «tú» –lector; por eso considera que son «inasibles», ya que «son ellas las que crean el mundo». Ésa es la razón por la cual las «elogia» a través de este conjunto de poemas y relatos. Resumiendo lo dicho anteriormente, incluye un epígrafe del inolvidable Walt Whitman: «No dejes de creer que las palabras y las poesías sí pueden cambiar el mundo».
Antes de ingresar al Prólogo, nos encontramos con un poema esclarecedor: «Plenitud de la palabra», encabezado, a modo de advertencia con estas palabras de García Lorca: «La poesía no quiere adeptos, quiere amantes». Aquí, el «yo lírico» es la palabra misma, que asume la 1ª persona, para referirse a los recursos expresivos, específicos del discurso poético, a los tipos de versificación, y al versátil contenido de la historia de la literatura, que transita desde las aventuras memorables de Ulises, la mística poética del Dante, hasta los sublimes versos de Bécquer y de Neruda, para sumergirse junto a Alfonsina en la luz que resplandece aún allende la muerte…
Ya del todo enamorados del continente y el contenido de su libro, firmemente entrelazados a través de las palabras, y enraizados en sentimientos profundos hacia el fenómeno literario, nos sumergimos en el Prólogo, donde Lidia Dellacasa refiere en primera instancia, las motivaciones que la impulsan a desarrollar su oficio de escritora: «Escribo por pasión; también como una forma de enfrentar la adversidad y un intento de sanación espiritual». A continuación, explica cuáles son las secciones que contiene el libro: la primera, dedicada a la poesía, y la segunda, a la narrativa (en forma de microrrelatos y cuentos breves), ahondando luego en el tono que caracteriza a sus producciones: abundan los temas elegíacos, propios de la vida (amores, alegrías, memorias de antepasados y siempre la fe, como antorcha divina). Con respecto a la fuente de inspiración de sus discursos narrativos, alude a la ensoñación, la duermevela y los cruces hacia otras dimensiones.
Vamos a proceder ahora a hilvanar la urdimbre mágica de sus versos: encontramos una temática iterativa, y es el momento propio de …»la fuga del tiempo que estremece», y que más favorece la inspiración literaria, es decir, el ocaso, el atardecer, la luna nocturnal… Es esa hora especial en la que «nos sentimos aves, cielo, recuerdos de canciones, vida vivida y por vivir» (…) «un instante indefinible e ignorado en que nuestras vidas cruzan un límite» (…) «Los últimos fulgores del ocaso/ invaden ya sin fuerzas las ventanas» (…) «Se despide la tarde con un rojo fulgor ceniciento» (…) «Una luna de nácar sobre un fondo de penumbras» (…) «Nada sucede. Todo es fantasía» (…) «Era la noche punteada de estrellas» (…) «Las tinieblas de otro mundo invaden el paisaje» (…) «El pueblo es un racimo e luciérnagas»…Poesía altamente descriptiva, donde la imaginería explota al definir el sentimiento del amor, que se entrelaza sutilmente con el paisaje en penumbras: «Tu corazón es follaje, rubias mieses, olor a tierra balsámica» (…) «Ahora es luna escarlata / que se enciende en las caricias» (…) «Mi corazón se anuda al tuyo /que ya es una sombra en la distancia» (…) «que se robó el olvido aquel anochecer morado»… En su magnífica definición del poeta, en «¿Quién eres?», comienza así presentándose el «yo lírico»: «Soy el eterno intervalo entre las turbulentas noches de borrascas» (…) «Soy los signos y los símbolos: Alfa y Omega desde el principio de los tiempos»…
El contenido de su poemario embelesa y enamora … Y en cuanto al continente de su poética, la métrica y versificación son sumamente variadas: encontramos desde el versolibrismo más acérrimo, hasta las cuartetas (no son ni redondillas ni trovas, porque sólo los octosílabos riman 2º con 4º: abab); e incluso con maestría, transita los haikus clásicos, que encierran pinceladas de la vida natural tanto como también paisajes del mundo interior.
Entre sus «Cuentos de bolsillo», es necesario primero referirnos al este tipo discursivo de carácter narratológico, tan en boga en estos tiempos, porque la vida vertiginosa imprime al lector una manera particular de acercarse a la lectura, con la necesidad de arribar rápidamente al desenlace: el término microrrelato —utilizado por primera vez en 1977 por el mexicano José Emilio Pacheco para referirse a sus Inventarios— es el más extendido, pero no el único: también es denominado microficción, relato mínimo, narración ultracorta, microcuento, historia mínima, relatillo, cuentín, brevicuento, relato hiperbreve, cuento gnómico, cuento en miniatura, relato microscópico, minicuento…(algunos apelativos, sinceramente hilarantes). En efecto: aún cuando el origen de este tipo de textos se remonta al comienzo de la literatura, la pasión por ellos es palpable desde finales del siglo XX, porque con la aparición de Internet y la acelerada forma de vivir, cambiaron también la lectura y la comunicación escrita.
Concisión, efectismo, sugestión, intriga, «suspense» y dominio absoluto de la elipsis son las características que identifican los cuentos de Lidia Dellacasa de Bosco. Ya Edgar Allan Poe sostenía la teoría de la «unidad de impresión», mediante la cual defendía los valores estéticos y literarios también aplicables al género minificcional, en general, constituido por narraciones de una extensión notablemente más corta, que la del cuento anglosajón de esa época. Rubén Darío, seguramente se basó en Poe para escribir Azul… (1888), obra con la que logró erigirse en precursor del género breve en castellano, a través de composiciones, que como en el caso de muchas microficciones del «Elogio de la Palabra», se trata de auténticas prosas poéticas: «Al acercarse con pasos silentes, lo inquietó un vago rescoldo sonoro que parecía emerger de la sala en penumbras. Abrió la puerta con sigilo. Entonces lo sorprendió el ritmo parsimonioso del reloj que colgaba en la pared. En ése preciso instante, el péndulo le advirtió que la vida no se detiene». (El ritmo de la vida).
Aunque también hay algunas narraciones que se acercan el realismo mágico, como en el caso del sorprendente desenlace de «El gallito de la veleta», «Salto a la ficción» o «Fuga nocturna», por ejemplo. Encontramos algunos de tono elegíaco, donde se recuerdan amores fallidos, retazos de infancia o lugares patinados tristemente por el tiempo, como en sus cuentos: «Antes que anochezca», «Cruz del sur», «Miradas» y «Regreso». También en muchos relatos, el final inesperado se debe al pasaje hacia otras realidades o mundos ficcionales, ya sea en tiempo o espacio, como «Regreso a las sombras», «Nocturno», «Juegos», «Revelación», etc. Pero también los hay decididamente de terror, como «Mutación» o «Pesadillas».
Cuando Shakespeare, en Hamlet, afirmó por boca de Polonio, que la brevedad es el alma del talento, ya sabía de qué se trataba la esencia del microrrelato y agregamos que además, se necesita de gran ingenio y creatividad, cualidades que demuestra la pluma de una escritora como Lidia Dellacasa de Bosco. Por eso damos por descontado que este volumen, a cada paso (línea, digamos), sorprenderá gratamente al lector inmerso en este mundo globalizado, dentro de una sociedad dominada por la tecnología, donde parece que ya no existe nada por descubrir… Su producción literaria constituye una excepción: es como la isla que esconde un tesoro, es como la cueva de Alí Babá, es en palabras de Andrés Neuman: «el género que mejor sabe guardar un secreto».

Continue Reading

Las más leídas

Diario Castellanos

Diario Castellanos de Rafaela, Santa Fe, Argentina.

Teléfonos: 578222 / 578221 / 506598
Dirección: Mitre 366
Correo: redaccion@diariocastellanos.net


Fundado el 7 de septiembre de 1938.

Diario Castellanos

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net