Connect with us

Agro

Evalúan alternativas que mejoran la productividad y la salud de los animales

Published

on

Desde el INTA reconocen que estas estrategias pueden ser tan eficaces como los fármacos para ayudar a combatir las bacterias resistentes a los antimicrobianos en animales de producción. Vacunas, prebióticos, ácidos orgánicos, suplementos herbales y fitoquímicos, como aceites esenciales y taninos, son algunas de las herramientas que ganan terreno por su eficiencia y beneficios para el ambiente y la salud.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en algunos países, el 80% del consumo total de antibióticos de importancia médica se da en el sector animal, principalmente para estimular el crecimiento en animales sin ninguna enfermedad. Este abuso o mal uso de los antibióticos en los animales de producción incrementa el riesgo de la resistencia a los antimicrobianos (RAM), considerada una de las mayores amenazas para la salud humana en el siglo XXI por el riesgo que implica la pérdida de eficacia de los antibióticos necesarios en la medicina.
Además de tratarse de un problema sanitario, los mercados internacionales incrementan las exigencias y demandan productos pecuarios de sistemas de producción libres de antibióticos, una ola a la que se suben los consumidores conscientes de todo el mundo.
Por todo ésto, urge la necesidad de reconversión del sector agropecuario con alternativas que permitan sostener la rentabilidad, salud y productividad de los sistemas, al tiempo que dan respuesta a las demandas del mercado. En esto trabaja el Instituto de Patobiología (IPVET) del INTA Castelar hace más de 15 años con diversas investigaciones y pruebas a campo con resultados prometedores.
Para Mariano Fernández Miyakawa –investigador del Instituto de Patobiología (IPVET) del INTA Castelar y coordinador del Proyecto Disciplinario «Resistencia a los antimicrobianos y desarrollo de alternativas»–, «estamos frente a un cambio tecnológico inédito para el sector agropecuario». En esta línea, agregó: «Las restricciones legales de los mercados internacionales y las demandas de los consumidores confluyen por primera vez e impulsan un cambio sin precedentes».
Asimismo, subrayó la importancia de «tomar conciencia sobre los riesgos del abuso y mal uso de los antibióticos en los animales de producción» y recalcó que «su uso debe estar limitado para tratar animales enfermos y eliminarlos totalmente como promotores del crecimiento de las dietas».
Para Fernández Miyakawa, se trata de un proceso creciente e irreversible que llevó a desarrollar, seleccionar y utilizar alternativas rentables y efectivas en la producción animal. Y reconoció que, «aunque los efectos beneficiosos de muchas de las alternativas desarrolladas han sido bien demostrados, existen una falta de información sobre su mecanismo de acción, eficacia y ventajas de sus aplicaciones en el campo».
Un claro ejemplo de ésto es el trabajo articulado entre el INTA y el frigorífico de aves Soychu durante casi 10 años. «El INTA nos brinda herramientas y soporte para profundizar nuestro conocimiento, que nos permiten mejorar o ajustar estas alternativas», explicó Gastón Royero –gerente de nutrición y calidad de las plantas de alimentos de Soychu–.
Hace varios años que la empresa estudia la forma de sustituir el uso de antibióticos promotores de crecimiento y antimicrobianos con alternativas. «Transitamos un camino de adaptación de los establecimientos y entendimos que es posible producir de otro modo», reconoció.
«Probamos en una granja experimental y a campo casi todas las alternativas disponibles para ir, de a poco, modelando un plan a nuestra medida para poder cubrir las necesidades de los establecimientos aviares», explicó Royero, quien detalló que emplean «una combinación de algunos productos alternativos».
Y destacó: «La productividad y rentabilidad de los sistemas con el uso de alternativas es igual o mejor que con el uso de antibióticos, con los mismos costos». A su vez, explicó que «las alternativas que se usaron en las diversas pruebas debían mantener el mismo costo que los antibióticos promotores de crecimiento. A mismo resultado, el costo se mantenía».
De todos modos, no dudó en subrayar que no se debe dejar de lado cuestiones de bienestar animal para evitar que los animales se estresen y en consecuencia, enfermen. «Las buenas prácticas agropecuarias son fundamentales a la hora de producir», señaló, al tiempo que se refirió al manejo de camas, al cuidado en las condiciones ambientales, de infraestructura y de temperaturas en los galpones como factores clave.
Fernández Miyakawa coincidió con Royero y agregó: «En materia de salud animal, la clave está en la prevención» y en este sentido las buenas prácticas agrícolas, de la mano del bienestar animal y la sustentabilidad son herramientas primordiales a la hora de producir alimentos de forma responsable.
En referencia a los beneficios a campo del uso de alternativas, ambos coincidieron en que «se sostiene la productividad y mejora la salud de los animales, al tiempo que se reduce ampliamente el riesgo de resistencia antimicrobiana».
Además, Fernández Miyakawa explicó que «muchas de estas estrategias apuntan a mejorar la salud intestinal y la eficiencia del proceso de digestión y absorción de nutrientes, modulando el microbioma intestinal y los procesos fisiológicos normales, evitando infecciones clínicas y subclínicas, así como procesos inflamatorios crónicos que resultan en pérdidas productivas».
Y agregó: «Aún quedan muchos mitos por derribar de la mano de la evidencia científica, de la información técnica y de la divulgación de los resultados mediante casos exitosos como los de SoyChu que nos permiten demostrar que hay otra forma de producir alimentos».

En busca de alternativas

Entre las alternativas rentables y eficaces en la producción animal, las más populares y ampliamente utilizadas en varias regiones del mundo incluyen enzimas, ácidos orgánicos, probióticos, prebióticos, postbioticos, simbióticos, fitoquímicos y combinaciones de ellos.
«A pesar de que hoy en día contamos con un arsenal de alternativas a los antibióticos promotores de crecimiento bastante efectivas, en el futuro cercano veremos la aparición de nuevos productos totalmente superadores», explicó el especialista del INTA. También veremos el surgimiento más generalizado de alternativas al uso de antimicrobianos en forma terapéutica, como fagos, anticuerpos, inmunomoduladores, péptidos antimicrobianos, entre otras.
Para Fernández Miyakawa, se debe al significativo avance en el conocimiento de los últimos años y al esfuerzo mancomunado hecho a nivel mundial para avanzar en este sentido. «También veremos cambios que se producirán desde la normativa regulatoria, que permitirán el uso de nuevos productos», indicó.
En este sentido, desde hace más de 15 años, el Instituto de Patobiología (IPVET) del INTA Castelar trabaja en el desarrollo y evaluación de alternativas al uso de antimicrobianos de síntesis química para prevenir y controlar enfermedades bacterianas y parasitarias.
A su vez, estudian el impacto del uso de antimicrobianos en el desarrollo de la resistencia y el estudio de mecanismos de transmisión de dicha resistencia. «El objetivo de este esfuerzo es reducir la generación y dispersión de la resistencia antimicrobiana en la producción animal, manteniendo o mejorando la eficiencia productiva», explicó el investigador.
Estos trabajos se llevan adelante con socios estratégicos en esta temática como OIE, OPS, CONICET, universidades nacionales y extranjeras, laboratorios, empresas y productores agropecuarios, entre otros. Así, se conformó un grupo de trabajo sólido con el ANLIS Malbran y el SENASA a fin de generar información sobre la dinámica de la resistencia antimicrobiana en el sistema productivo argentino y la detección de determinados elementos genéticos móviles de resistencia.

Agro

Qué beneficios prevé la Ley Agroindustrial que el Congreso tratará en febrero

Published

on

El presidente Alberto Fernández incluyó en el temario de extraordinarias la Ley de Fomento al Desarrollo Agroindustrial, una iniciativa que el Gobierno envió al Congreso en noviembre pasado y que fue impulsada por el Consejo Agroindustrial Argentino.
Hasta ahora, el proyecto no tuvo un respaldo decidido de la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias, que reclama que cualquier ley de fomento para el agro debe incluir una reducción de las retenciones. Esta propuesta que se tratará desde el 1 de febrero en Diputados no incluye ningún cambio en el esquema de retenciones.

Ley agroindustrial

El proyecto tiene un objetivo amplio y ambicioso: implementar medidas que promuevan la inversión, la producción, la mejora en la competitividad y el empleo en la cadena agroindustrial. Surgió de la propuesta que presentó en 2020 el Consejo Agroindustrial Argentino (CAA) para promover para los próximos 10 años exportaciones por U$S 100 mil millones y la generación de 700 mil nuevos puestos de trabajo. El Gabinete Económico hizo suya esa iniciativa que ahora será debatida en el Congreso.
El proyecto crea el Régimen de Fomento al Desarrollo Agroindustrial Federal, Inclusivo, Sustentable y Exportador. Ese esquema propuesto por el Consejo Agroindustrial era a 10 años. El proyecto de ley establece que tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2025, inclusive, y faculta al Poder Ejecutivo a extender el plazo hasta cinco años, siempre que el cumplimiento de los objetivos y finalidades así lo requieran.
El objetivo que trazaron el Gobierno y el Consejo Agroindustrial es potenciar el valor agregado del sector agroindustrial a través de la incorporación de inversiones y de mayor tecnología (semillas, fertilizantes, genética, etc.). El principal fomento que propone el proyecto es otorgar un bono de crédito fiscal computable al impuesto a las Ganancias por las compras incrementales en fertilizantes, semillas, bioinsumos y genética y sanidad animal.
También se promueve un aumento de la producción de carne, mediante incrementos en la productividad de la hacienda y el peso de faena para tener una mayor oferta y evitar tensiones entre exportación y abastecimiento en el mercado interno. Para eso, la propuesta prevé otorgar un tratamiento más beneficioso en el impuesto a las Ganancias, difiriendo el gravámen para quienes produzcan animales con mayor peso, lo que impacta en la obteción de más kilos de carne por cabeza.
El proyecto que discutirá el Congreso en extraordinarias también establece incentivos para que el productor pueda sumar nuevas tecnologías con fuerte participación de componentes nacionales, mediante el otorgamiento de beneficios tributarios para mejorar la rentabilidad de las nuevas inversiones en infraestructura, maquinaria y equipos agroindustriales.

Otros beneficios

Entre los beneficios que prevé el proyecto se destacan las amortizaciones aceleradas en Ganancias: las inversiones en máquinas y equipos se podrán amortizar en menos cuotas (de tres en adelante, en lugar de 10) y las obras de infraestructura con un beneficio máximo de reducción del 50% de su vida útil, con el objetivo de mejorar la rentabilidad del proyecto de inversión. En el caso de las máquinas y equipos, el beneficio máximo será para bienes para los cuales existe oferta nacional. No se incluyen automóviles ni viviendas.
Además, el proyecto prevé la devolución del IVA pagado por inversiones en mejores condiciones respecto al régimen general vigente, se reduce de seis a tres meses el plazo para solicitar su devolución, y se flexibiliza el requisito que hoy establece que luego de devuelto el IVA, debe generar en 60 meses un monto de IVA igual a lo devuelto. A tal fin se usará para el cómputo en todos los casos la alícuota general del 21%.
El beneficio más importante del proyecto es el otorgamiento de un bono de crédito fiscal equivalente al 15% del monto gastado en semillas fiscalizadas de especies autógamas, fertilizantes e insumos –incluyendo los biológicos– y mejora en la genética y sanidad de la hacienda vacuna. El crédito fiscal sería computable contra al impuesto a las Ganancias.

Continue Reading

Agro

Reducen transitoriamente el corte de naftas con etanol por «ajuste» productivo

Published

on

La Secretaría de Energía de la Nación comunicó a las industrias etanoleras que reducirán del 12% al 8% el corte obligatorio de bioetanol en las naftas. La medida será implementada de manera transitoria por «dos meses» debido a la falta de planificación productiva de los ingenios de caña de azúcar.

Los funcionarios de la Secretaría de Energía recibieron a directivos de las empresas refinadoras de petróleo y productores de bioetanol. Fue un encuentro clave para definir los detalles de una medida que no terminará de dejarlos del todo conformes.
Es que la cartera que dirige Darío Martínez oficializará una baja del corte obligatorio de bioetanol en las naftas del 12% actual al 8% ó 9%, según pudo averiguar El ABC Rural con fuentes de referentes privados. Ese ajuste no es por mero «capricho».
Esa «quita» se hará en el etanol a base caña de azúcar, debido a que los ingenios del Norte del país se quedaron «cortos» en su planificación de la producción. Estas economías regionales recién estarían en condiciones de comenzar a recuperar producción a mediados de mayo.

Ajuste transitorio por dos meses

Según dicen los involucrados, la medida no afectará los aportes del 6% del total de bioetanol que proveen a las petroleras las etanoleras a base de maíz. En consecuencia, no se resentiría el nivel de elaboración de las plantas instaladas en la Argentina.
Si bien en febrero el corte se mantendrá en el orden del tradicional 12%, la reducción llegará en marzo y abril. Estos dos meses se verá «ajustado», y todo indicaría que en mayo la situación se normalizaría.
En cambio, fuentes vinculadas a ingenios azucareros argumentan que las petroleras quisieron adelantar el aprovisionamiento de etanol aprovechando que el precio del bio está congelado desde mayo de 2021, al igual que las naftas. Esta sería otra de las razones que justificaría la medida, pero en el Gobierno la desestiman.

Convalidación de las petroleras

Fuentes del sector de refinación sostienen que, una vez que se oficialice la baja del corte obligatorio del bioetanol, buscarán complementar esa baja con una mayor utilización de derivados oxigenados del petróleo, entre ellos alcoholes y metanol.
«Hasta hoy, lo concreto es que cumplimos con los cupos y estamos evaluando opciones frente a la falta de etanol», indicó un directivo de una petrolera a un consultor privado. Es un cuadro complejo. Lo concreto es que funcionarios de la Secretaría de Energía intentarán mediar con todas las partes privadas (petroleras, aceiteras y cañeros) en la búsqueda de una solución temporaria.
De fondo, sin embargo, lo que se ve cada vez más nítido es la ausencia de una estrategia por parte del Gobierno para salir del congelamiento en los surtidores. Además de bosquejar un plan para surfear un año que se presenta con los indicadores claves del negocio (precio internacional del crudo y tipo de cambio) con tendencia alcista.

El congelamiento complica

Aseguran que las etanoleras están trabajando con números complicados, pues el precio «oficial» del biocombustible sigue «congelado» desde hace meses, en $ 59,66 el litro.
Los costos ascendentes lograron niveles mínimos o nulos la rentabilidad. El maíz, por ejemplo, viene cotizando a ritmo sostenido y ha trepado a $ 24.000 la tonelada.
Si el congelamiento se mantiene y el valor de retribución no se recompone, la ecuación económica pasará a «rojo» en pocas semanas. Esto podría colocar a las industrias en situación de quebranto.
El Gobierno tiene «planchado» los precios de combustibles, tarifas, alimentos y numerosos rubros más. No son pocos los economistas que alertan que el resorte no resista más la presión. «Si salta, puede provocar un descalabro mayor al que ya está planteado», dicen.

Continue Reading

Agro

Ya ascienden a 340.000 las hectáreas anegadas en tres provincias

Published

on

Según la Bolsa de Cereales porteña, esa superficie con cultivos comprende el norte de La Pampa, oeste de Buenos Aires y el sur de Córdoba.

Frente a los anegamientos que dejaron las lluvias de los últimos días, en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimaron que hay 340.000 hectáreas en el norte de La Pampa, oeste de Buenos Aires y el sur de Córdoba con excesos hídricos. Según detalló Andrés Paterniti, analista de cultivos de la entidad, en esas zonas «se han registrado volúmenes importantes, en promedio por arriba de los 200 mm, donde ya se reportan algunos excesos sobre todo en lo que es cuadros de soja de primera y maíz temprano el resto».
Precisó que donde las precipitaciones acumuladas fueron menores «posibilita una parcial recuperación de los lotes que aún transitaban estadio vegetativo como son los cuadros de segunda y se espera que los cuadros de soja de primera, correspondientes a siembras de principio de noviembre, puedan recuperarse paulatinamente».
Sin embargo, remarcó: «Para los cuadros correspondientes a ciclos cortos se prevén algunas mermas inclusive del 20% en estas regiones».
De acuerdo a lo informado en dichas zonas un 5% del área implantada de girasol tiene excesos, lo que equivaldría a un poco más de 10.000 hectáreas.
En tanto, con respecto al maíz, las lluvias acumuladas de hasta 250 mm sobre Lincoln y General Villegas, 230 en Carlos Casares y 180 mm en América generaron los mayores excesos en cuadros correspondientes a siembras tempranas, las cuales tradicionalmente ocupan topografías bajas durante años Niña. De forma conjunta entre el sur de Córdoba y el norte de La Pampa-oeste de Buenos Aires casi 100.000 hectáreas reportan excesos, un 6% del total del área sembrada en dichas regiones.
Finalmente, en soja el escenario es similar al de maíz, con los mayores excesos reportados sobre el norte de La Pampa-oeste de Buenos Aires. Junto al sur de Córdoba y el centro de Buenos Aires, más de 230.000 hectáreas reportan excesos, el equivalente al 6% del área total implantada sobre dichas regiones. La soja de primera siembra es la más afectada.
Pese a los importantes acumulados sobre el oeste bonaerense, las pérdidas potenciales llegarían hasta un 2% del área sembrada en dicha zona (el total de la superficie es 1,85 millones de hectáreas), aunque a lo largo de las próximas semanas se llevarán a cabo evaluaciones adicionales.
Además, Paterniti detalló que a lo largo de la semana también se registraron precipitaciones sobre el sur de Santa Fe, pero con volúmenes heterogéneos y menores comparativamente al norte de la provincia Buenos Aires. «Allí aguardamos por nuevas precipitaciones que permitan recomponer la situación en la región», indicó.
En tanto, lo que es el norte y el área agrícola durante los últimos cinco días hubo precipitaciones sobre el NOA. «Esto permite revertir la falta de humedad que venía sufriendo la región las últimas casi tres, cuatro semanas. Mientras tanto que el NEA no ha registrado precipitaciones de volúmenes relevantes y seguimos a la espera», señaló.
Si bien se aguardan por nuevas lluvias, explicó que durante la próxima semana se esperan temperaturas por encima de la media en la región, lo que podría demorar la recuperación de la humedad de los primeros centímetros del perfil del suelo.
En la misma línea, Pablo Mercuri, director del Centro de Investigaciones de Recursos Naturales del INTA Castelar, explicó que las últimas lluvias fueron consecuencia de un frente estacionario que se instaló en el centro del país, que generó casi siete días de precipitaciones con características «muy particulares». En rigor, detalló: «Son muy irregulares, es muy heterogéneo cómo se distribuyó geográficamente en el territorio, con valores dispares entre localidades y en algunas zonas precipitaciones extremas que superan los valores del mes de enero que generaron estas anegaciones e inundaciones».
Sin embargo, aclaró que serán temporarios porque van a volver días de calor que con la evapotranspiración permitirá que la situación mejore.

Continue Reading

Las más leídas

Diario Castellanos

Diario Castellanos de Rafaela, Santa Fe, Argentina.

Teléfonos: 578222 / 578221 / 506598
Dirección: Mitre 366
Correo: redaccion@diariocastellanos.net


Fundado el 7 de septiembre de 1938.

Diario Castellanos

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net