Connect with us

Deportes

El Príncipe del Sur

Published

on

Por Jorge Ternengo. Kruuse fue uno de tantos artesanos con ingenio, uno de aquellos pilotos de talento pero un poco grises, a los que cuesta recordar en sus aniversarios.
Este infatigable piloto automovilista, rubio y de iris intensamente azules, era de origen danés: su padre, Peter Kruuse, llegado de Dinamarca se instaló en 1881 en Viedma, provincia de Río Negro. aunque luego se afincaría en Zapala,
Fue un inquieto personaje, estudioso autodidacta, mecánico, artesano, zahorí, geólogo, minero, agrimensor, vendedor de aceite y gasolina, representante de Whippet y Plymouth, concesionario de Chrysler, inventor (de un motor rotativo anterior al Wankel)… Y piloto de carreras.
Hacia 1927 se trasladó Kruuse pero seguiría con su trabajo de viajante y vendedor de coches, aceites lubricantes y radios, instalado definitivamente en Zapala, donde ha abierto un taller de asistencia y reparación de automóviles o cualquier otro aparato averiado.

Aunque seguía dominado por la afición al automovilismo, apenas compitió en los siguientes años, pues no se efectuaban pruebas en su región, y su precaria economía no le permitía disponer de un auto competitivo ni abandonar su taller durante largos desplazamientos. Sin embargo, en 1935 se coronó campeón de Argentina ante Osvaldo-José Parmiggiani, Carlos Zatuszek, José-E. Gutiérrez, Cástulo Hortal y Ernesto-Hilario Blanco al vencer en el Gran Premio Internacional de Carretera del ACA, de 4.409 Km en seis etapas, con un Plymouth 6 cilindros , coupé azul modelo 1934. Se había impuesto a los veloces Héctor Supicci Sedes y Raúl Riganti, y era la primera vez que ganaba el Gran Premio de Carretera un auto de carrocería cerrada, es decir, con techo metálico, lo que a partir de 1938 sería obligatorio, dando lugar a los famosos coupés de Turismo de Carretera.
En el Gran Premio Internacional en marzo de 1935, asciende hacia la victoria. El 2º fue Cástulo Hortal.
Kruuse se decidió a participar en el Gran Premio puesto que su recorrido, al internarse en Chile, atravesaba las rutas de una región que él conocía muy bien.
De hecho, era la primera vez que el Gran Premio Argentino de Carretera cruzaba la frontera de Chile, y de ahí lo de Internacional.

El auto era nuevo, un Plymouth coupé de 1934, que no había podido venderse en el concesionario de Buenos Aires. Llevaba un motor de 6 cilindros en línea de carrera larga, 201,3 ci ~ 3.299 cm3, válvulas laterales, cigüeñal de 4 apoyos, compresión 5,8:1, 77 HP a 3.600 R/mn, caja de cambios sincronizados, amortiguadores hidráulicos, batalla de 273 cm, 135 Km/h. La Plymouth ofrecía otro motor algo más performante que, con culata de aluminio y compresión 6,5:1, entregaba 82 HP a 3.600R/mn.
Para comprar el coche Arturo invirtió todos sus ahorros, incluso vendiendo el auto que necesitaba para su trabajo de representante ambulante y asistencia en carretera; pero también contó en su adquisición con préstamos obtenidos por sus amigos incondicionales.
La preparación consistió en recortar los guardabarros o sustituirlos por otros más pequeños y livianos, eliminar la tapa del maletero, añadir un segundo radiador y dotarlo de depósitos de agua y gasolina suplementarios. Su presupuesto no le alcanzó para blindar los bajos del auto, con objeto de proteger el cárter, la batería y los depósitos. Y quizá esto le ayudó a conseguir la victoria, pues el peso suplementario habría restado prestaciones al modesto Plymouth.
La carrera partía de Buenos Aires y pasaba por Mendoza, Santiago de Chile, Temuco, Neuquén, Bahía Blanca, para terminar en Florencio Varela. Se disputó en regularidad en el territorio argentino, pero la etapa chilena Santiago/Temuco fue de velocidad libre. El rookie Kruuse resultó el piloto más consistente, logrando la victoria con merecimiento.
Con esta ilustración al pastel, Jorge García homenajea a Kruuse y su Plymouth coupé azul nº 39, ganador del Gran Premio Internacional de Fuerza Libre Buenos Aires/Santiago de Chile/Florencio Varela 1935, así como el segundo titular del Campeonato de Argentina de Carretera y el primero argentino, puesto que el anterior, el campeón 1934 Emilio Karstulovic, era chileno. También puntuó en el Gran Premio del Moto Club y el Gran Premio de Entre Ríos en el que fue 2º. En el Premio Emilio Saint de Fuerza Libre, el 29 de diciembre sobre el Parque Urquiza de Paraná se clasificó 11º, siendo Carlos Zatuszek el ganador del mismo con su Mercedes-Benz SSK, a 72,97 Km/h, seguido de Ricardo Carú Fiat 520/519.

Después de su éxito en el Gran Premio Internacional 1935, Kruuse se decidió a participar en más carreras y preparó otro Plymouth 6 cilindros para circuito, a base de aligerarlo al máximo. Para 1936, el motor del auto era un Chrysler 8 cilindros, con el que el 7 de junio disputó el IV Grande Premio Cidade do Río de Janeiro, carrera en la que no destacó. Corrió en La Gávea y fue 2º en el Gran Premio Provincia de Mendoza el 13 de diciembre, tras el Mercedes-Benz SSK de Zatuszek. El más potente 8 en línea que ofrecía la Chrysler desde 1934 era un 323,5 ci ~ 5,3 l que prometía 150 HP, aunque también había una versión de 122 HP a 3.400 R/mn.
De ser un desconocido pasó a ser famoso entonces, así como el segundo titular del Campeonato de Argentina de Carretera (y el primero argentino, puesto que el anterior, el campeón 1934 Emilio Karstulovic, era chileno). También puntuó en el Gran Premio del Moto Club y el Gran Premio de Entre Ríos (en el que fue 2º). En el Premio Emilio Saint (de Fuerza Libre, el 29 de diciembre sobre el Parque Urquiza de Paraná) se clasificó 11º, siendo Carlos Zatuszek el ganador del mismo (con su Mercedes-Benz SSK, a 72,97 Km/h), seguido de Ricardo Carú (Fiat 520/519).
Después de su éxito en el Gran Premio Internacional 1935, Kruuse se decidió a participar en más carreras y preparó otro Plymouth 6 cilindros para circuito, a base de aligerarlo al máximo. Para 1936, el motor del auto era un Chrysler 8 cilindros, con el que el 7 de junio disputó el IV Grande Premio Cidade do Río de Janeiro, carrera en la que no destacó. Corrió en La Gávea y fue 2º en el Gran Premio Provincia de Mendoza el 13 de diciembre, tras el Mercedes-Benz SSK de Zatuszek. El más potente 8 en línea que ofrecía la Chrysler desde 1934 era un 323,5 ci ~ 5,3 l que prometía 150 HP, aunque también había una versión de 122 HP a 3.400 R/mn; no sabemos de cuál de ellos pudo disponer Kruuse.
En las pruebas de carretera, esa misma temporada 1936 quedó 2º en el Campeonato Argentino del ACA, tras Blanco y ante Zatuszek; era un paso atrás, después de su brillante campeonato anterior, pero sus exégetas afirman que su mejor carrera fue el Gran Premio Internacional de ese año 1936, donde ganó tres etapas, aunque luego se viera forzado a abandonar.
Era el último Gran Premio corrido bajo el reglamento de Fuerza Libre, en el que Kruuse hacía figura de favorito tras su inesperado éxito del año anterior. Y, en efecto, se colocó en cabeza del raid, pero su Plymouth de la escuadra oficial se vio amenazado por el Terraplane nº 44 de un bravo Raúl Riganti. Ambos volcaron en la 8ª etapa y se ayudaron mutuamente, por lo que pudieron continuar, aunque más tarde falló el motor de Kruuse y la victoria fue para Riganti.
Con su Hudson/Terraplane nº 44, Raúl Polenta Riganti cruza la meta en vencedor del Gran Premio Internacional 1936.

El Terraplane llevaba el chasis reforzado, un tanque de gasolina de 150 litros (el de serie era de 60 l), otro suplementario de agua y doble amortiguación en ambos ejes, pero su motor (6 cilindros, 3,5 l) sólo entregaba 88 HP a 3.800 R/mn, lo que le concedía una velocidad máxima que apenas alcanzaba 140 km/h.
A pesar de no cruzar la meta final, la actuación de Kruuse en este raid fue extraordinaria
También ganó en Mendoza la primera etapa del Gran Premio de 1937, que disputaba con el Plymouth nº 1. Luego ganó la etapa entre Paraná y Corrientes. Su actuación fue ejemplar en varios aspectos.
Era la carrera en la que 69 autos tomaron la salida (y en ella debutaba Óscar Galvez con un Ford nº 58 preparado por él), la carrera que ganó Ángel-Agustín LoValvo Hipómenes (1909-1978). Además de Risatti, Pedrazzini, Suppici Sedes o Garbarino, Kruuse fue quien más acosó a LoValvo a pesar de varias penalidades, pero su transmisión falló a sólo 34 kilómetros del final. Su coche fue remolcado, y sin embargo, el Indio Rubio de Zapala desató la cuerda a la vista de la llegada y se negó a atravesar la meta empujando el Plymouth para ser así clasificado.
En diciembre de 1937, Kruuse participó en las 1.000 Millas Argentinas, carrera que ganó Eduardo Pedrazzini (Ford V8) ante Héctor Supicci Sedes (Ford V8). Kruuse fichó 8º con un Graham (la Graham ofrecía en 1936 en sus sedanes de serie un motor de 217,8 ci ~ 3,55 l con 85 HP a 3.300 R/mn o 112 HP a 4.000 sobrealimentado por un compresor). El año siguiente, en el Gran Premio del Sur Argentino 1938 (del 10 al 20 de marzo) efectuó una soberbia carrera, siempre entre los punteros. De 54 participantes, sólo terminaron 18 en La Plata. Kruuse fue 3º al final (a 87,761 Km/h de promedio), tras Héctor Supicci Sedes (90,436 Km/h) y Carlos Garbarino (87,997 Km/h). La II Guerra Mundial interrumpió las carreras en la República Argentina entre 1942 y 1946. En 1948, Kruuse aún se hallaba inscrito de oficio (por palmarés y mérito) en el Gran Premio de la América del Sur (Buenos Aires/Caracas más Lima/Buenos Aires), con el dorsal nº 5 y Juan-J. Otero como acompañante. En la primera sección marchaba 8º al final de la 4ª etapa, aunque luego retrocedió; tras la 6ª etapa, Arequipa/Lima, había bajado al puesto 24º en la general provisional. Y en la 7ª etapa el Plymouth nº 5 sufrió un fuerte accidente que dejó maltrecha a su tripulación.
Primeros compases del Gran Premio de la América del Sur 1948. El Plymouth nº 5 de Kruuse/Otero levanta polvaredas. Llegó a clasificarse provisionalmente en la 8ª plaza de la general.
Pero, en la 7ª etapa (Lima/Tumbes/Guayaquil), tuvo lugar un severo accidente del Plymouth del que salieron maltrechos sus ocupantes.

Kruuse tenía un pie seriamente lesionado, pero se empeñó en disputar la segunda sección del Gran Premio de la América del Sur, el recorrido Lima/Buenos Aires de 4.833,4 Km. Así que repararon el Plymouth nº 5 para recorrer las cinco etapas programadas en diez días, de los que cuatro eran de descanso. Arturo Kruuse fue 12º al final. A partir de esta última hazaña se retiró del automovilismo, pero no de la vida.
De 141 participantes inscritos para tomar la salida en la primera sección del Gran Premio de la América del Sur, únicamente se clasificaron 44 en Caracas, mientras que 43 serán clasificados en Buenos Aires al final de la segunda sección (aunque varios, como Kruuse, no pudieran terminar la primera).
Arturo Kruuse se veía obligado a posar a menudo con su eterno coupé Plymouth 1934.
Como era tradicional, en carrera se sustituían los pesados guardabarros por otros más livianos.
Tras la sorprendente y apoteósica victoria en el Gran Premio Internacional 1935, coche y piloto habían sido exhibidos y homenajeados en el Palacio Chrysler.
A las múltiples actividades del Indio Rubio, el Príncipe del Sur, se sumó la restauración y el mantenimiento de su querido Plymouth coupé azul modelo 1934, con el que se trasladaba a la iglesia cercana a su casa de Zapala el lunes 11 de octubre de 1976 (sí, el día en que cumplía 79 años) y un camión lo arrolló en un cruce de la Avenida San Martín. Con él murió también su compañera de toda la vida, Juana Arze.
Los premios que concede anualmente la alcaldía de Zapala a los deportistas destacados de la ciudad se denominan Arturo Kruuse. Los restos del mismo reposan en el Cementerio de Zapala.

Deportes

Tomás Mondino no pudo clasificar a las finales de los Panamericanos Junior

Published

on

08.58 El atleta rafaelino, con un tiempo de 10s92» quedó octavo en la segunda serie de los 100 metros llanos.

Este martes comenzaron las pruebas de atletismo en los Juegos Panamericanos Juveniles Cali-Valle 2021 en la pista del estadio «Pascual Guerrero». Fue el turno de los 100 metros llanos, con la presencia del rafaelino Tomás Mondino.

El juvenil de 16 años quedó octavo en su serie, la segunda de las programadas, recordando que el torneo es para atletas hasta categoría U23. Su tiempo fue de 10s92, recordando que posee los 10s43 de mediados de año en Lima cuando fue campeón Sudamericano U20.

«Hace menos de dos meses Tomás estaba renqueado 25 y no entraba, pero como se bajó Estados Unidos en el atletismo hubo plazas disponibles, quedó 23. Nuestra decisión fue participar pero sin interrumpir esa preparación que ya teníamos iniciada para el año próximo, fundamentalmente para los Odesur U18 en Rosario, y para el Mundial U20 que va a ser ahí en Cali. De esa manera, este torneo fue importante para ese objetivo de 202», expresó su entrenador.

Por su parte, Tomás sostuvo que «fuimos a darlo todo, aunque en la salida salimos un poco tarde. Ya en los metros finales, al ser mayores, se nota mucho la diferencia».

La serie fue ganada por el brasilero Erik Barbosa Cardoso, principal favorito en lo previo, con 10s33. El colombiano Neiker Abello (10s37), el ecuatoriano Anderson Marquinez (10s62) y el centroamericano de Bahamas Carlos Brown (10s66), lograron la clasificación.

Por otra parte, el porteño Franco Florio ganó la primera serie con 10s38 y será uno de los protagonistas de la final este miércoles.

Con información de Todo A Pulmón

Continue Reading

Deportes

Las juveniles del CRAR cerraron el año en Carlos Paz

Published

on

07.55 La M-14 y M-15 viajaron el fin de semana a Córdoba para disputar un encuentro en Carlos Paz Rugby Club y cerrar el 2021.

La mayor de las Divisiones Infantiles, la M-14, y la menor de las Juveniles, la M-15 tuvieron un cierre de año magnífico con un viaje a Córdoba y un fin de semana inolvidable.

Con una delegación compuesta por 52 chicos más 10 del staff CRAR visitó a Carlos Paz Rugby Club, donde hubo encuentros amistosos y también se disfrutaron jornadas estupendas.

Despedimos el año y ya ponemos a recargar las pilas para lo que será un 2022 a full para estas dos categorías. 

Agradecemos a los amigos de Carlos Paz Rugby por la buena predisposición y todo lo brindado para que los chicos vivan una jornada a pleno. (Prensa CRAR)

Continue Reading

Deportes

Esta noche se juegan los duelos de semifinales del Absoluto

Published

on

A partir de las 21 horas, en el «Germán Soltermam», 9 de Julio recibirá a Argentino Quilmes; mientras que en barrio Barranquitas, a las 22, Sportivo Norte hará lo propio con Libertad de Sunchales. Además en las semis de División Reserva, Atlético de Rafaela chocará contra el Tigre sunchalense y Ben Hur jugará frente a Deportivo Ramona.

Guillermo Bersano – Sigue la ola de definiciones de las competencias de la Liga Rafaelina de Fútbol de 1ª División y Reserva en sus principales categorías.
En la Primera A, esta noche se pondrá en juego la Copa «Américo Lito Maina», con la instancia de semifinales del Torneo Absoluto, para conocer quién será el mejor equipo de la temporada. En nuestra ciudad tendremos dos partidos interesantes y que invitarán a ser acompañados por sus respectivas parcialidades y el público en general.

9 de Julio vs. Argentino Quilmes

A partir de las 21 horas, en el «Germán Soltermam», 9 de Julio (campeón del Apertura) estará enfrentando a Argentino Quilmes (subcampeón del Apertura), en lo que será un cotejo muy atractivo por el nivel futbolístico que vienen demostrando los dos a lo largo del año. Hay que recordar que los dos equipos fueron protagonistas desde el inicio y hasta la última fecha del primer certamen liguista, donde cerraron la competencia con números históricos: el León cosechó 39 puntos, mientras que el Cervecero realizó 38 unidades. Más allá de que ambos están participando del Torneo Regional Amateur, donde el equipo de Pablo Bonaveri viene de golear 5 a 1 a Unión y Juventud de Bandera y los dirigidos por Hugo Togni cumplieron con una fecha libre, ambos no le quitan importancia a este duelo y pondrán a muchos de sus habituales titulares. El árbitro de este pleito será Mauro Cardozo, quien estará secundado por M. Bauer y N. Costamagna

Sportivo Norte vs. Libertad de Sunchales

La otra semifinal se disputará a partir de las 22 horas en barrio Barranquitas. Luego de saldar una deuda de 15 años sin títulos consagrándose campeón del Clausura, Sportivo Norte vuelve a estar entre los mejores cuatro de la temporada de la mano del técnico Marcelo Varela y tendrá a un exigente rival como Dep. Libertad de Sunchales que, más allá de participar de una competencia superior como el Regional, no descuidará el campeonato local. El juez del encuentro será Rodrigo Pérez, quien estará asistido por G. Moreno y S. Yori.

Las Reservas

Esta tarde, desde las 19 horas, en el predio del autódromo «Ciudad de Rafaela», Atlético (campeón del Apertura) se medirá a Deportivo Libertad de Sunchales. Por otra parte, en la Cancha Auxiliar Nº 3 de Sportivo Ben Hur, el Lobo (reciente campeón del Clausura) que dirige Adrián Acosta se enfrentará ante Deportivo Ramona mañana a las 20.30 horas. Estos cotejos se enmarcan en las semifinales del Torneo Absoluto de la División Reserva de la Primera A.

Continue Reading

Las más leídas

Diario Castellanos

Diario Castellanos de Rafaela, Santa Fe, Argentina.

Teléfonos: 578222 / 578221 / 506598
Dirección: Mitre 366
Correo: redaccion@diariocastellanos.net


Fundado el 7 de septiembre de 1938.

Diario Castellanos

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net