Connect with us

Culto Católico

El Papa al Cuerpo Diplomático: «Inmunizar a la población tanto como sea posible»

Published

on

En el tradicional discurso de principios de año ante el Cuerpo Diplomático, el pontífice hizo un llamamiento para inmunizar al máximo a la población. «La atención de la salud es una obligación moral».

«Continuar el esfuerzo para inmunizar a la población tanto como sea posible, para contrarrestar al Coronavirus que sigue creando aislamiento social y cobrando vidas», fue la exhortación que hizo el Papa Francisco, en la mañana de este lunes 10 de enero, en su tradicional discurso de principios de año al Cuerpo Diplomático.
Actualmente, 183 Estados mantienen relaciones diplomáticas con la Santa Sede, a la que hay que sumar la Unión Europea y la Soberana Orden Militar de Malta.
El Santo Padre esbozó el retrato de un mundo todavía en medio de una pandemia y dominado por fuertes contrastes «ideológicos» y geopolíticos, con migrantes «deshumanizados» confinados en puntos críticos y semilleros de guerras antiguas y nuevas.

«El cuidado de la salud es una obligación moral»

El imperativo de Francisco: no a la «ideología del momento, muchas veces construida sobre noticias infundadas o hechos mal documentados», sí, en cambio, a la «cura de la realidad», que «requiere que mires el problema a la cara y adoptes los remedios adecuados para resolverlo». 
«Las vacunas no son herramientas mágicas de curación -advirtió el pontífice- pero ciertamente representan, además de los tratamientos que deben desarrollarse, la solución más razonable para la prevención de la enfermedad: necesitamos una política de intercambio desinteresado, como principio clave para garantizar a todos el acceso a herramientas de diagnóstico, vacunas y medicamentos».

Superar la indiferencia ante los migrantes

Al recordar el viaje a Chipre y Grecia, Francisco citó la «parte conmovedora» de la isla de Lesbos, una oportunidad para señalar que «frente a estos rostros no podemos permanecer indiferentes y no podemos atrincherarnos detrás de muros y alambres de púas con el pretexto de defender la seguridad o una forma de vida».
«A nadie se le puede pedir lo que no puede hacer, pero hay una clara diferencia entre acoger, aunque sea limitadamente, y rechazar totalmente», el rumbo de la migración.
Es necesario superar la indiferencia y rechazar la idea de que los migrantes son un problema para los demás. El resultado de este enfoque se puede ver en la deshumanización misma de los migrantes concentrados en puntos críticos, donde terminan siendo presa fácil del crimen y los traficantes de personas, o intentan desesperados planes de fuga que a veces terminan en la muerte.
Para el Papa «es de fundamental importancia que la Unión Europea encuentre su cohesión interna en la gestión de la migración, ya que supo encontrarla para hacer frente a las consecuencias de la pandemia». 

Pensamiento único peligroso 

En el discurso de Francisco también hay una crítica al «déficit de eficacia de muchas organizaciones internacionales», dado por el hecho de que «no pocas veces el centro de gravedad se ha desplazado hacia cuestiones que por su naturaleza son divisivas y no estrictamente relacionadas con el propósito de la organización, con el resultado de agendas cada vez más dictadas por un pensamiento que niega los fundamentos naturales de la humanidad y las raíces culturales que conforman la identidad de muchos pueblos».
El papa Francisco reitera lo que ya se dijo en otras ocasiones, a saber, que se trata de «una forma de colonización ideológica, que no deja lugar a la libertad de expresión y que hoy toma cada vez más la forma de esa cultura de la cancelación, que invade muchos espacios e instituciones públicas».
En nombre de la protección de la diversidad, terminamos borrando el sentido de cualquier identidad, con el riesgo de silenciar las posiciones que defienden una idea respetuosa y equilibrada de las diversas sensibilidades. Se está desarrollando un solo pensamiento, obligado a negar la historia, o peor aún a reescribirla a partir de categorías contemporáneas, mientras que toda situación histórica debe ser interpretada según la hermenéutica de la época.
Por tanto, la diplomacia multilateral está llamada a ser «verdaderamente inclusiva, no borrando sino potenciando la diversidad y sensibilidades históricas que distinguen a los diversos pueblos», sin olvidar nunca que existen algunos «valores permanentes» como el derecho a la vida, desde la concepción hasta el fin natural, y el derecho a la libertad religiosa.

Clima: camino largo, cada vez menos tiempo

En esta perspectiva, Francisco renueva la urgencia de afrontar el cuidado de nuestra casa común, que sufre de «una explotación continua e indiscriminada de los recursos». La mente se remonta a la COP26 del pasado mes de septiembre en Glasgow: varios pasos hacia adelante en la dirección correcta, pero «bastante débiles en comparación con la coherencia del problema a afrontar», señala el Papa. El camino para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París es «complejo» y «todavía largo», mientras que el tiempo disponible es cada vez menor. El 2022 debería ser, por tanto, «otro año fundamental» para fortalecer la acción conjunta de cara a la COP27, prevista para noviembre en Egipto.

Guerras de poder y guerras olvidadas

«El diálogo y la fraternidad son los dos ejes fundamentales para superar las crisis del momento presente», añade el pontífice. «Toda la comunidad internacional debe cuestionar la urgencia de encontrar soluciones a los interminables enfrentamientos, que a veces toman la forma de verdaderas guerras subsidiarias», las llamadas «guerras por poder» (proxy war). 
El pensamiento es en primer lugar para Siria «donde todavía no hay un horizonte claro» para un renacimiento, luego el conflicto en Yemen, una tragedia que se ha consumido durante años en el silencio, el proceso de paz entre Israel y Palestina, las tensiones institucionales en Libia, los episodios de violencia terrorista en el Sahel y Sudán, los conflictos entre Sudán del Sur y Etiopía. 
El Papa Francisco también denuncia los «conflictos sociales» en el continente americano, alimentados por profundas desigualdades, injusticias y corrupción endémica, pide «soluciones aceptables y duraderas» en Ucrania y en el sur del Cáucaso, y pide que se eviten nuevas crisis en los Balcanes. 
El diálogo y la fraternidad son más urgentes que nunca debido a la crisis en Myanmar, donde las calles solían ser un lugar de encuentro y ahora son el escenario del enfrentamiento.

Culto Católico

Las personas viven como quieren vivir

Published

on

Por María Inés Adorni. No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy…decía mi abuela. Tenemos que darnos cuenta y despertar al maravilloso juego de la vida y jugar, es una magia que comienza cada día, y depende de vos que ese comienzo y final del día sea un milagro.
El secreto está en tu interior y debes buscarlo porque está allí. La vida a veces te da limones, cuando eso pase…puedes amargarte o hacer limonada.
La felicidad es un estado emocional, sonreír cinco minutos al día todos los días y verás que después de un tiempo será original. Sabés las reglas del juego de esta vida, pues está en la Biblia, allí está, es la guía.
Mirémonos al espejo, preguntémonos hoy, ahora, qué caminos queremos recorrer. Construye un ladrillo a la vez, confía en mí, busquemos las herramientas y construyamos nuestra vida.
La recuperación, es aceptar el problema cuando duele algo, no puedes seguir caminando porque tienes puesta la mirada en el espejo retrovisor. En algún momento del camino recordaremos lo que somos y a qué vinimos a este juego, sino a jugar. Hoy es un emocionante día de tu vida, este juego que llamamos vida, es una maravillosa aventura, y nunca volverás a pasar por esa maravillosa experiencia.
El juego comienza con el milagro de Dios, la vida, es un juego perfecto, completo, hay un inicio, con el nacimiento, hay un tiempo de crecer, hay un tiempo y caminar de ser, un tiempo de marchitarse, y al final del camino un tiempo de llegar a ver el rostro de DIOS.
Por eso queridos hijos de Dios, ÉL, nos regaló la vida, su casa, la tierra, pero lo más importante que nos regaló que en cada uno de nosotros, ÉL esta dentro de nuestros corazones y somos ÉL. Nosotros tenemos el poder y la magia de ser igual a él.
Nos encontramos en el umbral de una conciencia nueva que está despertando en toda la humanidad, hasta qué punto estás para expandir los horizontes de tu pensamiento, cree en ÉL, que todo lo puede y verás.
Somos capaces de sanar el planeta de lo que está pasando, piensa, reflexiona, cree, qué te dice tu corazón que hacer, debes despertar ahora, el poder del AMOR y la fuerza que te da el espíritu de DIOS está en ti.
Pongamos una hora al comienzo del día cuando despiertes, medita, ora, y el amor que se encuentra en tu corazón que es el arma más poderosa contra el mal, irrádialo hacia todo el planeta y todos juntos al hacerlo según Dios, sanará y así será. …¿o, no crees en tu poder?, sé sabio cree en tu poder. Cuando todos están reunidos en mi nombre yo estaré con ustedes. Gotas de rocío y de esperanza. Y verás lo que pasa, cree en ti, cree y verás. Sembrando semillas de fe.

Continue Reading

Culto Católico

«El matrimonio, el mejor símbolo para hablar de Dios y su amor»

Published

on

«Para el humanismo que abreva en la Biblia, el matrimonio no es una institución opresiva sino el camino para humanizar el amor, la sexualidad y la relación», destacó el obispo de San Francisco.

«A diferencia de algunas corrientes actuales, para el humanismo que abreva en la Biblia, el matrimonio no es una institución opresiva sino el camino para humanizar el amor, la sexualidad y la relación entre las personas. Por eso, es el mejor símbolo para hablar de Dios y su amor al mundo», destacó el obispo de San Francisco, monseñor Sergio Osvaldo Buenanueva.
En su reflexión semanal, el prelado recordó que este domingo se escucha el relato evangélico de las bodas de Caná, el que, definió, es «el primero de los siete ‘signos’ que irán pasando ante nuestros ojos para que descubramos quién es realmente Jesús, cuál es su misión y qué tiene que ver con nosotros».
«En este relato convergen varios símbolos bíblicos: las bodas, los novios, el agua en las tinajas de piedra y, finalmente, el vino. Sin olvidarnos del apelativo ‘mujer’ con que Jesús interpela a su madre».
«Jesús es el que trae la verdadera alegría al mundo, superior a cualquier otra que pueda encontrarse en la vida. Es el mejor vino, el más delicado y fino. El de superior calidad. Ese vino generoso es el que ofrece el Evangelio que el lector ha comenzado a leer. O, en nuestro caso, el que iremos saboreando domingo tras domingo, especialmente cuando lleguemos al culmen de la fiesta: la Pascua en la que el Esposo se entrega y derrama su sangre para dar vida al mundo. Estas bodas en Caná son un signo de esa alianza de amor».
Monseñor Buenanueva sostuvo que «en cada Eucaristía la comunidad cristiana llena la copa de vino que debería pasar de mano en mano para saborear la vida nueva que Jesús nos ha alcanzado» y profundizó: «Cada Eucaristía dominical es verdaderamente una fiesta de bodas».
«Esa es también la vocación de cada mesa familiar que evoca, aún con los límites de todo lo humano, ese amor de alianza que Jesús ha traído al mundo».
«A este Jesús, novio y esposo, podemos rezarle así: ‘Jesús, hacele caso a tu madre, adelantá tu hora y danos, una vez más, a beber del mejor vino, el que alegra el corazón con ese gozo que nadie puede darnos ni quitarnos: el de sabernos amados, salvados y redimidos por el Dios de la vida, que hace fiesta, que transforma la sequedad de piedra de nuestros corazones y nos hace servidores de la alegría de nuestros hermanos’», concluyó.

Continue Reading

Culto Católico

«Caminar y avanzar juntos en el peregrinar ecuménico»

Published

on

Lo hizo en una audiencia con la Delegación Ecuménica de Finlandia, con ocasión de su peregrinación anual a Roma por la fiesta de San Enrique.

«Queridos amigos, la repetición de su peregrinación aquí es un hermoso y alentador signo ecuménico. Les agradezco por esto. Vayamos adelante juntos en la búsqueda de Dios, con audacia y concreción. Mantengamos nuestra mirada fija en Jesús y mantengámonos unidos en la oración», lo dijo el papa Francisco en su discurso a los miembros de la Delegación Ecuménica de Finlandia, a quienes recibió en la mañana del 17 de enero en ocasión de su peregrinación anual a Roma, por la fiesta de San Enrique.

Cristianos libres y decididos en la búsqueda de la verdad

Al iniciar su discurso, el Santo Padre agradeció por el don que le llevaron y por las palabras sobre la humildad, el arrepentimiento y el perdón, que le dirigió el Obispo Keskitalo. «Es con especial alegría que les doy la bienvenida y saludo a los representantes Sami. Que Dios los acompañe en el camino de la reconciliación y de la sanación de la memoria, y haga a todos los cristianos libres y decididos en la búsqueda sincera de la verdad». Asimismo, saludó al obispo emérito, Teemu Sippo, que se recuperó de un grave accidente y al metropolita ortodoxo, Arseni de Kuopio y Carelia, que no pudo acompañarlos.

Todo nace de la gracia de Dios que nos atrae

Francisco también resaltó que, su grata visita se da en vísperas de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. «El tema de este año está tomado del Evangelio de Mateo –precisó el Pontífice– es ‘En oriente vimos aparecer su estrella y vinimos a honrarlo’. Se refiere a los Reyes Magos que, tras un largo viaje, encuentran a Jesús y lo adoran. Los Reyes Magos llegan a su destino porque lo han buscado. Pero lo buscan porque el Señor primero, con la señal de la estrella, había salido en su búsqueda. Encuentran porque buscan, y buscan porque han sido buscados».
«Es hermoso entender la vida así, como un camino de búsqueda, que no parte de nosotros, sino de Aquel que primero se puso a buscarnos y a atraernos con su gracia. Todo nace de la gracia de Dios que nos atrae. Y nuestra respuesta sólo puede ser similar a la de los Reyes Magos: un camino realizado juntos»

Caminar juntos

El Santo Padre además les dijo que, los que han sido tocados por la gracia de Dios no pueden cerrarse y vivir en la autopreservación, siempre están en movimiento, siempre se esfuerzan por ir hacia adelante. «Su peregrinación aquí es un buen ejemplo de ello. La tradición de la Iglesia ha reconocido en los Reyes Magos a los representantes de las diferentes culturas y pueblos: también para nosotros, especialmente en estos tiempos, el reto es tomar de la mano a nuestros hermanos, con su historia concreta, para avanzar juntos». Queridos amigos, alentó el Papa, estamos en camino guiados por la suave luz de Dios, que disipa la oscuridad de la división y dirige el camino hacia la unidad.
«Caminamos como hermanos hacia una comunión cada vez más plena. Ayudémonos mutuamente, en nuestra peregrinación ecuménica, a progresar «cada vez más hacia Dios», «magis ac magis in Deum», como dice la Regla de San Benito (LXII,4). El mundo necesita su luz y esta luz sólo brilla en el amor, la comunión y la fraternidad»

Avanzar con humilde paciencia y siempre juntos

El Obispo de Roma también recordó que, hay etapas en el camino que son más fáciles y en las que estamos llamados a proceder con rapidez y diligencia. Pienso, por ejemplo, en muchos recorridos de caridad que, a la vez que nos acercan al Señor, presente en los pobres y necesitados, nos unen entre nosotros. A veces, sin embargo, el camino es más cansado y, ante objetivos que aún parecen lejanos y difíciles de alcanzar, el cansancio puede aumentar y la tentación del desánimo puede aflorar. En este caso, recordemos que estamos en camino no como poseedores, sino como buscadores de Dios. Por eso debemos avanzar con humilde paciencia y siempre juntos, para apoyarnos mutuamente, porque ese es el deseo de Cristo.
«Ayudémonos mutuamente cuando veamos que el otro está necesitado. En una peregrinación, a veces es necesario hacer una pausa para recuperar energías y concentrarse mejor en el objetivo»

Aniversario del Concilio de Nicea y Confesión de Augsburgo

Como buscadores de Dios en nuestro camino hacia la plena comunión con Él y con los demás, el papa Francisco señaló que, tenemos dos importantes estaciones por delante. La primera se refiere a que, en 2025 celebraremos el 1700 aniversario del Concilio de Nicea. La confesión trinitaria y cristológica de este Concilio, que reconoce a Jesús como «Dios verdadero de Dios verdadero», «consustancial al Padre», nos une a todos los bautizados. Ante este gran aniversario, preparémonos con renovado entusiasmo para caminar juntos por el camino de Cristo, por el camino que es Cristo. Porque es de él, de su novedad, de su incomparable alegría de lo que tenemos necesidad.
«Sólo si estamos cerca de Cristo recorreremos plenamente el camino hacia la unidad total. Y es siempre a Él a quien, incluso inconscientemente, buscan los pueblos de todos los tiempos y, por tanto, también los de hoy»

500 aniversario de la Confesión de Augsburgo

La segunda estación que indicó el Santo Padre es que, en 2030 conmemoraremos el 500 aniversario de la Confesión de Augsburgo. En una época en la que los cristianos estaban a punto de separarse, esa Confesión trató de preservar la unidad. Sabemos que no consiguió evitar la división, pero el aniversario puede ser una ocasión fecunda para confirmarnos y fortalecernos en el camino de la comunión, para ser más dóciles a la voluntad de Dios y menos a la lógica humana, más dispuestos a anteponer el camino del cielo a las metas terrenales. El encuentro concluyó con la oración del Padrenuestro.

Continue Reading

Las más leídas

Diario Castellanos

Diario Castellanos de Rafaela, Santa Fe, Argentina.

Teléfonos: 578222 / 578221 / 506598
Dirección: Mitre 366
Correo: redaccion@diariocastellanos.net


Fundado el 7 de septiembre de 1938.

Diario Castellanos

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net