Connect with us

Editorial

Distribución de las riquezas

Published

on

Mientras el impuesto a los pobres, la inflación, se acelera y sus consecuencias directas -el hambre, la intemperie, la exclusión y el delito- se expanden, el Gobierno predica la necesidad de hacer lo inverso de lo que hace.
Esta vez, fue el ministro de Economía, Martín Guzmán, quien eligió el púlpito del Banco Central durante las recientes Jornadas Monetarias para denunciar los males del planeta, mientras en sus propias barbas se despliega uno de los dramas socioeconómicos más injustificados, inmorales e incomprensibles del orbe.
Como lo plantea, la Argentina debería actuar con celeridad para preservarse de los males de Occidente y lograr que «no pase» aquí lo que viene pasando en el mundo, donde los ricos se han hecho más ricos y los pobres se han hecho más pobres. ¿De dónde habrá sacado el ministro ese diagnóstico de lo que ocurre en la Argentina?
Casi todos los analistas concuerdan en que la Argentina es un caso insólito de fracaso colectivo por distintas causas, pero nunca por seguir el camino de los países capitalistas exitosos, donde los frutos del crecimiento habrían sido mal distribuidos, creando una brecha desigual entre ricos y pobres.
Como en la película Good bye Lenin, nuestro país pretendió ignorar el fin de la Guerra Fría, la caída del Muro de Berlín y la disolución de la URSS. Con la renta del campo, continuó aplicando un modelo subsidiado a través del proteccionismo abusivo, las contrataciones públicas digitadas, el saqueo de empresas estatales, el despojo a la banca oficial y tantos otros artilugios que enquistaron el aparato productivo en provecho de pocos. Sin inversiones, sin emprendedores, sin economía abierta no hay competitividad. Y sin competitividad no hay exportaciones, ni divisas abundantes, ni crecimiento, ni empleo. Es el ABC de cualquier curso inicial de economía política, incluso en chino, ruso, vietnamita o taiwanés.
Aquel modelo de capitalismo de amigos, aplicado durante 80 años, favoreció la «injusta distribución de la riqueza» en nuestro país, como fruto de la colusión entre políticos, sindicalistas y empresarios que obtuvieron rentas del Estado creando «nuevos ricos» a costa de la desinversión y la bajísima productividad del esfuerzo colectivo.
En 2021, estamos viviendo su trágico final, con una larga crisis que se agravó al terminar la convertibilidad. Inflación, pobreza, presión fiscal desorbitada, desempleo, endeudamiento son todos indicadores de un problema estructural que el Gobierno (para no cargar las tintas sobre Guzmán) insiste en ignorar para no malquistarse con sus bases camporistas.
Sus últimos estertores permitieron formar la ola más reciente de ricos nacionales y populares que construyeron imperios con el juego, el tráfico de drogas, los sobreprecios en las obras públicas y la utilización discrecional de subsidios.
El problema de la Argentina no es la brecha entre ricos y pobres. No es la concentración de la riqueza por exceso de prosperidad, sino la expansión de la pobreza por crecimiento de la inflación y la malversación del Estado en beneficio de amigos del poder.
Durante la Argentina del Centenario surgieron las familias ricas vinculadas a la expansión de la frontera agropecuaria. De Perón en adelante, los «nuevos ricos» derivados de la autarquía, el crédito dirigido y las contrataciones torcidas. Con la crisis de 2002, comenzó la gran pauperización mientras, en paralelo, prosperó la nueva casta de ricos: los «ladrones» que esquilmaron al Estado y que ahora procuran absolución judicial y reconocimiento social.
El problema de la Argentina no es la brecha entre ricos y pobres. No es la concentración de la riqueza por exceso de prosperidad, sino la expansión de la pobreza por crecimiento de la inflación y la malversación del Estado en beneficio de amigos del poder.
En un sistema capitalista, donde se reconoce la propiedad privada y la autonomía de la voluntad para el funcionamiento de los mercados, el rol del Gobierno es fundamental para dar señales y crear expectativas.
Para poner a la Argentina de pie, no sirve conjugar gerundios constantemente. «Estamos viendo, estamos estudiando, estamos analizando, estamos negociando» son expresiones que suenan a «sarasa». El gerundio es el modo verbal de la continua improvisación. El que mejor representa esta coalición armada para la impunidad, pero incapaz de tomar decisiones para sacar al país de la pobreza.
Quienes tienen ahorros, iniciativas y ganas de trabajar necesitan oír mensajes que expresen convicciones profundas y decisiones claras. De lo contrario, hacen sus valijas y se van al dólar, a la informalidad o al exterior. Un país no se construye con pecheras, marchas, cortes o pintadas. Ni con divagaciones obsoletas, como el socialismo nacional, la Hora de los Pueblos o los discursos de Puebla.
editorial@diariocastellanos.net

Editorial

Desmesura

Published

on

Es recurrente ver en cada encuentro de gobernadores, funcionarios nacionales o poderosos sindicalistas un enorme número de jets privados que las autoproclamadas «celebrities» de nuestra política y sus familiares utilizan para evitar mezclarse con el público en general, debidamente aislados de la realidad que vivimos y vemos todos.
Un claro ejemplo del despilfarro de fondos públicos tuvo lugar dos meses atrás en la ciudad de San Juan, sede de un partido de nuestra selección nacional de fútbol que, «casualmente», coincidió con un encuentro de gobernadores peronistas. Como si no se tratara de un país con más del 40% de su población en la pobreza, gobernadores y demás funcionarios llegaron en lujosos y modernos aviones jet que, cuando no están al servicio de los poderes ejecutivos provinciales, cumplen vuelos sanitarios. Casi todas las provincias tienen entre una y dos aeronaves de este tipo, más algún avión o utilitario y helicópteros que son usados sin límite, decoro ni vergüenza para trasladarse a cuanto evento tenga lugar en Buenos Aires o en alguna otra plaza del interior. Incluso, muchas veces despegan a la misma hora y con el mismo destino que un vuelo regular de empresa aerocomercial. Esos jets cuestan entre dos y tres mil dólares por hora. Para un congreso partidario en la ciudad de Buenos Aires, el viaje en jet de un gobernador le cuesta en promedio al erario provincial cerca de un millón de pesos, contra unos 40.000 que costaría un pasaje en la empresa estatal. Los favores aéreos son, además, moneda corriente en la política.
La Agrupación Aérea Presidencial, al servicio exclusivo del Presidente de la Nación, cuenta con tres helicópteros Sikorsky comprados por la administración Menem y un Boeing 737, a los que suman dos Learjet 60 de la Fuerza Aérea Argentina. Tanto el Presidente como la primera dama y su mascota Dylan son pasajeros frecuentes de la referida flota pública, que muchas veces incluye el último helicóptero adquirido por la Policía Federal. Las restricciones impuestas por la cuarentena no detuvieron a Fabiola Yañez, quien, en cuatro ocasiones de un total de 17, sorteó la prohibición para viajar a Misiones, en «visita oficial», según registros públicos.
A menos que la vicepresidente estuviera reemplazando temporariamente al Presidente, su investidura no la habilita a utilizar las aeronaves oficiales. Sin embargo, es usual que ella, reticente a viajar en helicóptero, disponga del Boeing presidencial que, por su gran tamaño, le garantiza mayor privacidad que los Learjet para trasladarse a Río Gallegos, con un costo de 12.000 dólares por tramo, unos cinco millones de pesos por fin de semana. La violación a la ley en la que incurre es doble: usa indebidamente las aeronaves y, además, lo hace por cuestiones particulares. Entre febrero y junio de 2021 se contabilizan 13 traslados entre Buenos Aires y Santa Cruz, además de un vuelo ad hoc desde la ciudad de Buenos Aires para transportarla de El Calafate a Río Gallegos, a unas tres horas de viaje en auto. Para las Fiestas, entre el 23 y el 30 de diciembre, seis fueron los viajes del Tango 11: iban con ella y regresaban vacíos, a casi 20.000 dólares por tramo.
Desde febrero habrían sido unos 30 vuelos. Solo 15 iban con ella a bordo. El resto, vacíos. Sumados los seis de lo que va del año, medio millón de dólares. Como si fuera poco, según surge de fuentes confiables, la vicepresidente recurre también al avión de YPF, otro Learjet 6.
En tiempos de campaña, Victoria Tolosa Paz también se benefició con el uso de un recurso público como un avión de la Policía Federal para presentarse en un acto proselitista. El récord lo tiene Sergio Massa en sus recorridas bonaerenses: 53 vuelos en naves de la fuerza policial. Solo entre 2014 y 2018, había totalizado 290 vuelos en jets privados.
Paradójicamente, nuestra Fuerza Aérea debe recurrir a aviones de museo para cumplir con sus obligaciones operativas, incluyendo aquellas relacionadas con la pandemia. En los últimos dos años recuperaron dos aeronaves Fokker 28 de unos 50 años de antigüedad que habían sido raleadas del servicio en 2017 y, al menos una, enviada al Museo Nacional de Aeronáutica junto con otra que ya se encuentra exhibida allí, aunque probablemente también sea vuelta al servicio luego de hacer las delicias de los visitantes.
Los funcionarios deben abstenerse de usar las instalaciones y servicios del Estado para su beneficio particular o el de sus familiares, allegados o personas ajenas a la función oficial, mucho más en momentos económicos críticos como los que atravesamos. El nivel de desmesura alcanzado confirma la incapacidad de estos dirigentes para interpretar el hartazgo de una ciudadanía que reclama actitudes a la altura de las circunstancias.
editorial@diariocastellanos.net

Continue Reading

Editorial

¿Combustible ecológico?

Published

on

En oportunidad de su viaje a Glasgow para participar en la reunión de la COP26, el Presidente anunció, junto con representantes de la empresa australiana Fortescue Future Industries (FFI), el desarrollo de un proyecto de producción de hidrógeno verde en Río Negro. Esta empresa es subsidiaria de Fortescue Metals Group, el cuarto productor de hierro del mundo y fue creada para incursionar en actividades de futuro respetuosas del ambiente, entre ellas, la producción de energías limpias. El objeto final es la producción mediante electrólisis del agua, de hidrógeno, un combustible no contaminante. Se trata de una tecnología libre de emisiones de CO2 y totalmente compatible con los condicionamientos acordados sobre calentamiento global. FFI ha iniciado trabajos de prospección en Río Negro con el propósito de avanzar en el estudio, el que comprendería, además de la planta, tres parques eólicos con una potencia total de 2000 MW. La inversión podría alcanzar 8.400 millones de dólares. Debemos decir que FFI todavía no ha concretado la construcción de ningún proyecto de los que tiene en análisis. Y la realidad es que aquello que se presentó al Gobierno es un plan en estado embrionario. Sin embargo, Fernández lo expuso como una oferta concreta de inversión.
La producción de hidrógeno se realiza hoy principalmente por la vía química, a partir de hidrocarburos. Al producto obtenido del carbón o del petróleo se lo refiere como «hidrógeno negro». Al que se obtiene del gas natural, «hidrógeno gris». Sólo un 5% se logra por electrólisis del agua, separando el oxígeno y el hidrógeno y, por no contaminar, se lo denomina «hidrógeno verde», que nada tiene que ver con su color real. El hidrógeno no es hoy usado como combustible, sino en la industria química, que es la que puede soportar costos y precios más elevados de ese insumo. Su empleo como combustible tendría enormes ventajas ecológicas. Su combustión deja como residuo solo vapor de agua, mientras que la de los fósiles libera carbono con efecto invernadero. Pero el hidrógeno verde aún no puede producirse a un costo competitivo frente al uso del gas natural.
El plazo en que el hidrógeno sustituya otros combustibles estará determinado por la evolución de la reducción de los costos de obtenerlo por electrólisis del agua, usando energía eléctrica limpia, no contaminante. Hoy esos costos son todavía muy elevados y demandan inversiones millonarias en dólares.
No cabe duda de que el hidrógeno sustituirá combustibles de origen fósil. La Argentina dispone de amplias posibilidades de generar electricidad limpia de origen eólico, solar o hidráulico. El agua es abundante, computando también la del mar. El avance de la tecnología deberá hacer el resto para que sea económicamente factible producirlo y usarlo. La prudencia en el anuncio de inversiones debe sobreponerse a la necesidad presidencial de mostrar un hecho como de inmediata concreción sin aclarar que aún falta. Este proyecto, como muchos otros, necesita de tiempo para lograr ser tecnológicamente competitivo. Además, requiere un marco de condiciones económicas e institucionales que no inhiban las inversiones. ¿Qué atractivo puede tener una inversión en energía si gran parte de los precios del sector están congelados y los productores dependen de los subsidios de un gobierno quebrado? ¿Quién financiará inversiones en un país gobernado por quienes consideran justo y patriótico no pagar las deudas? Para promover y favorecer anuncios de potenciales inversiones, nuestro presidente debería trabajar seriamente para crear las condiciones que ellas demandan.
editorial@diariocastellanos.net

Continue Reading

Editorial

Vivir en otros

Published

on

Con frecuencia, nos sentimos obligados desde este espacio a incentivar la donación de órganos. La difusión es clave para apoyar la labor del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai), que impulsa, normatiza, coordina y fiscaliza las actividades de donación y trasplante de órganos, tejidos y células en nuestro país. Los casos de pedidos de órganos no son solo una estadística. Son personas, son familias con desesperación, jaqueadas por una situación que compromete la respuesta de toda la sociedad.
Quien ha saltado hoy a la notoriedad es un niño, Isidro, de apenas tres años, con diagnóstico de miocarditis, quien necesita un corazón para seguir viviendo. Isidro está en emergencia nacional. Requiere un órgano que precisamente se asocia con la bondad y el amor. Isidro necesita que los corazones de todos nosotros puedan latir al ritmo de este dramático pedido de su familia, quebrada por el dolor y la incertidumbre, pero capaz de hacer extensivo su pedido para tantos otros niños que también aguardan en lista de espera.
La ex arquera de las Leonas, Laura Aladro, mamá de Isidro, insta a que podamos pensar en la lista de chicos que esperan órganos para vivir. Desde las redes, @uncorazonparaisi, con el apoyo de destacadas personalidades que se hacen eco, buscan llegar a más y más gente con su mensaje y nos recuerdan que donar los órganos de una persona fallecida puede salvar hasta siete vidas. Los órganos no van al cielo, repiten, con una mirada amorosa, pero también cruda y realista.
El Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) informó sobre los trasplantes realizados durante el año 2021, y reportó que 1.543 pacientes recibieron una ablación de donantes fallecidos y 246 de donantes vivos, un 40% más que en 2020, y que, además, se realizaron 1.392 trasplantes de córneas, que, junto con el de órganos, arroja un total de 3.181 operaciones.
Además, a través de un comunicado informaron que, también en 2021, se realizaron 1.164 trasplantes renales, 418 hepáticos, 107 cardíacos, 36 renopancreáticos, 35 pulmonares, 16 hepatorrenales, 5 cardiorrenales, 3 pancreáticos, 2 hepatointestinales, 2 cardiopulmonares y 1 intestinal y 1.392 trasplantes de córneas. Del total de trasplantes, 203 fueron pediátricos (menores de 18 años). Los trasplantes fueron posibles gracias a 1.004 procesos de donación, 629 de órganos y 375 de córneas, realizados en todo el territorio nacional: Buenos Aires (302), Misiones (98), Mendoza (96), Santa Fe (88), Córdoba (75), Ciudad Autónoma de Buenos Aires (68), Corrientes (53), Entre Ríos (41), Tucumán (39), Neuquén (23), Jujuy (23), Santiago del Estero (20), Salta (18), Río Negro (16), San Juan (8), Tierra del Fuego (7), Chaco (6), La Rioja (5), Formosa (5), Chubut (4), La Pampa (4), San Luis (2), Catamarca (2) y Santa Cruz (1).
Hoy, 7.087 personas necesitan un órgano para salvar sus vidas y cada año se realizan apenas 1.500 trasplantes. Gracias a la denominada «ley Justina», todos los mayores de 18 años somos donantes si no expresamos lo contrario, pero en menores de edad la decisión depende exclusivamente de los padres. Es tiempo de concientizar. Que sean los familiares, los amigos, los médicos, los que acompañen estos tan difíciles transes quienes asuman la generosa responsabilidad de interponer una palabra, un gesto que facilite que algo de aquellos ángeles pueda vivir en otros.
editorial@diariocastellanos.net

Continue Reading

Las más leídas

Diario Castellanos

Diario Castellanos de Rafaela, Santa Fe, Argentina.

Teléfonos: 578222 / 578221 / 506598
Dirección: Mitre 366
Correo: redaccion@diariocastellanos.net


Fundado el 7 de septiembre de 1938.

Diario Castellanos

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net