Connect with us

Agro

Cosecha de sorgo 2020-21: final de una muy buena campaña

Published

on

Por pronóstico Niña y buenos precios internacionales aumentó la superficie de siembra, y la cosecha de sorgo 2020-21 arrojó un rinde promedio de 3.900 kilos y 3.300.000 toneladas de producción, con mayores productividades en Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.

Con unas 950.000 hectáreas sembradas, a mediados de este mes de junio la cosecha de sorgo 2020-21 se encuentra en su etapa final, aunque en muchas zonas de la región agrícola central las labores ya terminaron.
Las mayores productividades se registraron en las provincias de Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires, y con un promedio de rendimiento de unos 3.900 kilos por hectárea, se estima una producción de 3.300.000 toneladas.
Debido al pronóstico Niña y los buenos precios internacionales, la campaña fue muy buena para el cultivo de sorgo granífero, aumentando considerablemente la superficie de siembra como una gran alternativa de producción.

Confianza renovada, aún en zonas maiceras

Muchos productores, incluso en reconocidas zonas maiceras, volvieron a confiar en el sorgo, para un escenario que se anticipaba con marcado estrés hídrico, donde los pronósticos de seca se cumplieron y el cultivo se «defendió» muy bien y productivamente tuvo un muy buen desarrollo.
Adicionalmente, en muchos casos se le aplicó al cultivo de sorgo una adecuada tecnología de manejo, logrando muy buenos rendimientos, más allá de la seca y el pulgón amarillo.
En ese sentido, El ABC Rural elaboró un informe sobre el resultado de la campaña y cosecha de sorgo 2020-21 en diferentes zonas de la región agrícola central.

Gran crecimiento del cultivo en Entre Ríos

«El sorgo está creciendo mucho en la provincia de Entre Ríos, como opción para el productor que está complicado para hacer maíz», destacó Jorge Gvozdenovich del INTA Paraná. «Además tiene buen precio porque China lo compra, incluso hay gente que vendió anticipado a 130 dólares y a fines de abril estaba arriba de los 200 dólares», recordó.
Gvozdenovich remarcó que en Paraná, Diamante y Victoria se cosecharon lotes de maíz con 4.000 kilos por hectárea promedio y sojas que no superaron los 2.500 kilos en el mejor de los casos, mientras que «el sorgo si bien sufrió ataque de pulgones, tuvo rindes promedio de 5.000 kilos».
En ese sentido, por ejemplo, Campo en Acción informó que en el Distrito Quebracho, en Paraná Campaña, el sorgo de Adolfo Weber, a pesar de los sobresaltos sanitarios y climáticos logró entre 5.000 y 6.000 kilos por hectárea. «Veníamos de varios fracasos por sequía, y como antecesor a este sorgo la soja rindió sólo 800 kilos», graficó.

Buena opción en Río Cuarto, sierras cordobesas y San Luis

Desde la Sociedad Rural de Río Cuarto, en el sur de Córdoba, Javier Rotondo, destacó que «se nota en la zona que la siembra de sorgo viene en aumento campaña tras campaña».
En ese sentido, su par ruralista Francisco De Marchi, comentó que «en Río Cuarto se hace mucho sorgo forrajero, pero no granífero, solo cuando hay un pronóstico de sequía y el productor no quiere invertir tanto dinero o hacer cobertura, obteniendo entre 4.500 y 6.000 kilos por hectárea, ya que no se le pone tanta tecnología».
Pero informó que «el año pasado en la zona se agotó la semilla disponible, ya que la superficie de siembra aumentó considerablemente».
Asimismo, De Marchi, indicó que «debido a los incendios producidos a fines del año pasado en las sierras de Córdoba y algunos campos agrícolas de San Luis, muchos productores recurrieron al sorgo para recuperar rápidamente cobertura».
De esa manera, dijo que «continuaron con la rotación y un manejo defensivo frente a la seca, expresando el cultivo un buen potencial productivo y de calidad».
Debido a los incendios que se generaron a fines del año pasado en las sierras de Córdoba y algunos campos agrícolas de San Luis, muchos productores recurrieron al sorgo para recuperar rápidamente cobertura.

Sur Santa Fe y norte bonaerense: pisos de rindes superiores a soja

Gustavo Ferraris del INTA Pergamino, Buenos Aires, informó que «el sorgo ocupó un área relevante en el norte bonaerense, sobre todo en la zona norte del distrito de Pergamino, y en los costeros de la Ruta Nacional 9 como San Nicolás, Ramallo y San Pedro».
También manifestó que ocupó un buen lugar en algunos ambientes del sur de Santa Fe, sobre todo en los alrededores de General Gelly, Cañada Rica y J.B. Molina.
«En general, a pesar de la seca y el pulgón amarillo, en todas estas zonas los rendimientos fueron medios, de entre 3.000 a 7.000 kilos por hectárea, encontrando en ambientes muy extremos y limitados, pisos de rendimientos más altos que la soja», destacó Ferraris.

En Pergamino hubo lotes de más de 10.000 kilos

Por su parte, el asesor privado Carlos Sosa, hizo hincapié en el gran desarrollo y productividad alcanzados por el sorgo en el Partido de Pergamino. «Como resultado de la aplicación de buena tecnología de insumos y manejo, hay lotes que superaron 10.000 kilos de rendimiento por hectárea», afirmó. En ese sentido, Sosa, ejemplificó el caso de un lote en la zona de Guerrico (al norte del distrito) del productor Juan Carlos Calderó».
En definitiva, en una zona donde el cultivo de sorgo generalmente va detrás del maíz como opción, y muchas veces se lo utilizó solo en lotes de menor calidad y periféricos a los cascos urbanos para evitar vandalismo, en la campaña 2020-21 el sorgo fue la «vedette» pergaminense en el núcleo maicero.

En San Pedro el promedio fue de 5.000 kilos

En tanto, Adolfo Heguiabeheri del INTA San Pedro, Buenos Aires, indicó que en esa zona, en general el cultivo de sorgo granífero ocupa un 5% de la superficie de cultivos extensivos, pero el año pasado ocupó el 20%.
«Este incremento en la superficie de siembra del sorgo, incluso trajo problemas de disponibilidad de semillas», destacó.
Sobre el resultado de la cosecha de sorgo 2020-21, Heguiabeheri, informó que «si bien se esperaban muy buenos rendimientos, debido a un importante ataque de pulgón amarillo registrado sobre el final del ciclo del cultivo, al final no fueron tan buenos, lográndose en promedio 5.000 kilos».

Agro

Nace otra «mega» entidad para defender al sector privado

Published

on

Movimiento Empresario de las Provincias (MEP) es el nombre de una nueva agrupación que se presentó en sociedad y que tiene como objetivo apoyar y defender al sector privado.
«Somos gente de trabajo», señaló el MEP en un comunicado firmado por una veintena de entidades de segundo grado de Córdoba, Entre Ríos, Mendoza y San Juan, en las que se nuclean más de 350 asociaciones empresarias de esas provincias.
«Trabajo, inversión y producción son las únicas oportunidades genuinas para devolver bienestar a los argentinos. Las entidades empresarias que representan los sectores productivos de nuestras provincias venimos trabajando para aunar criterios, compartir experiencias y necesidades y trazar un plan de acción que devuelva la dignidad a los emprendedores, empresarios y trabajadores del sector privado», continuó el MEP.
Y remarcó: «Estamos convencidos de que sin un sector privado fuerte y libre no habrá salida para la crítica situación en la que se encuentra la Argentina».
Este Movimiento se consideró una «enorme e incansable red de empresas y productores, de todos los tamaños y sectores», que siente «un fuerte compromiso con la generación de empleo y la participación activa en el desarrollo económico y social de las provincias y del país».
Y enumeró los valores que pretenden realzar: el esfuerzo, la planificación a mediano y largo plazo, el trabajo en equipo, las decisiones obtenidas con diálogo y consenso, y por sobre todas las cosas, la importancia del respeto de las libertades e instituciones consagradas en la Constitución.
«Nos urge, tanto como a cada uno de los argentinos, que los problemas estructurales -y no únicamente los urgentes o electorales- comiencen a encontrar cauces y lograr soluciones concretas y sostenibles. Fruto de reunir nuestra experiencia y el sello que nos da la realidad de cada provincia, hemos arribado a nuestros primeros consensos y líneas de trabajo, que invitamos a conocer en movimientoempresario.ar», finalizó el comunicado.

Hoja de ruta

No obstante, también la carta de presentación agregó cuál es la «hoja de ruta» que pretende seguir el MEP, «resaltando el valor de una construcción federal, donde las necesidades de las provincias se vean reflejadas y atendidas».
1) Promover el rol de la actividad privada. Impulsar la actividad económica, la inversión privada, el clima de negocios y la creación de empleo genuino como medio para lograr una significativa disminución de la pobreza.
2) Defensa de la institucionalidad. Trabajar por el fortalecimiento de las instituciones republicanas, que aseguren el equilibrio e independencia de los poderes del Estado, la calidad institucional y la seguridad jurídica.
3) Eficiencia del gasto público. Trabajar por la eficiencia del gasto público, para que los ciudadanos reciban más y mejores servicios. También por una estructura tributaria simplificada que reduzca significativamente la presión fiscal e incentive la recuperación económica y la competitividad.
4) Empleo genuino y educación. Auspiciar sistemas educativos dinámicos, innovadores y adaptados a las nuevas realidades para potenciar un mercado laboral activo y competitivo.
5) Sustentabilidad. Favorecer las prácticas que incentiven el cuidado del medioambiente, la producción sustentable y la triple creación de valor.
6) Integración inteligente al mundo. Impulsar la inserción y vinculación de las provincias al mundo para aumentar el dinamismo y la diversidad de los productos y servicios que se exportan e incrementar los vínculos en materia de I+D+I.

Continue Reading

Agro

Los cereales de invierno tienen mapa de subregiones actualizado

Published

on

Se trata de una herramienta indispensable para la producción de trigo pan, cebada, trigo fideo, centeno, avena y alpiste en todo el país. Gracias al trabajo conjunto entre el INTA, la Universidad de Buenos Aires, el Instituto Nacional de Semillas (INASE) y el Ministerio de Agricultura de la Nación, se actualizó la información sobre las subregiones para el desarrollo de los cultivos de invierno, con base en variables climáticas y edáficas.

Gracias al trabajo conjunto de especialistas del INTA, la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires y del INASE se elaboró un nuevo mapa de subregiones para los cereales de invierno, con base en diferencias de precipitaciones, temperaturas, relieve y suelo. El mapa fue discutido y consensuado dentro del Comité de Cereales Invernales (CCI) y adoptado por la Comisión Nacional de Semillas (CONASE). La última actualización había sido en 1952.
El nuevo mapa es una herramienta indispensable para la producción de trigo pan, cebada, trigo fideo, centeno, avena y alpiste en todo el país. Además, de incluir las zonas de producción tradicional, también abarca las zonas con potencialidad para la producción de cereales invernales, que antes quedaban afuera.
Ahora, por resolución del Instituto Nacional de Semillas (INASE) quedó establecido como único mapa de referencia de las subregiones trigueras y de otros cereales invernales del país. A su vez, se oficializó su uso para la presentación de nuevos cultivares de cereales de invierno al Régimen de Fiscalización de Semillas y las redes de evaluación de cultivares para las especies abarcadas.
«El mapa estaba desactualizado, tenía subregiones con límites parcialmente definidos que no coincidían con los límites de departamentos y partidos», explicó Pablo Abbate, especialista en cultivos de invierno del INTA Balcarce –Buenos Aires–.
Por otro lado, no tenía en cuenta información sobre cambios definidos de precipitación, temperatura, suelo o relieve; y no estaban disponibles en formatos digitales. Solo incluía las típicas zonas de producción. «Muchas regiones que, desde el punto de vista agroclimático, son aptas para el cultivo de cereales invernales no estaban incluidas en el antiguo mapa», agregó Abbate.
De acuerdo con Alberto Ballesteros –experto en descripciones varietales del INASE–, para la construcción del nuevo mapa se tuvo en cuenta «la experiencia de muchos profesionales de distintos ámbitos para el diseño de cada una de las subregiones. Las nuevas subregiones, además, toman en cuenta las divisiones políticas en las distintas provincias».
«Es, sin dudas, un avance debido a que incorpora toda la experiencia y tecnología disponible hasta el momento», señaló Ballesteros y añadió: «Ahora, se dispone de una herramienta más precisa y amplia».
Otro problema que había con el mapa anterior es que los límites de las subregiones no coincidían con los límites de los departamentos y partidos (DYP), lo cual dificultaba los cálculos de producción y calidad y la elaboración de estadísticas oficiales para cada una de las subregiones donde se siembran trigo y otros cereales de invierno (cebada, trigo fideo, centeno, avena, alpiste).
«Al tener en cuenta las distintas interacciones entre el genotipo y el ambiente en cada nueva subregión, lo producido en cada localidad podrá estudiarse con mayor exactitud y amplitud agregando variables para contar con un resultado que posibilite su comparación», detalló Ballesteros quien aseguró que esta herramienta será un punto de inflexión en las nuevas inscripciones de cereales invernales, ya que «los solicitantes podrán incorporar lugares de ensayos y recomendaciones con mayor precisión».
«Contar con esta nueva posibilidad seguramente podrá llevar al desarrollo de variedades específicas para cada subregión. Al mismo tiempo ayudará a los productores, ya que se contará con una mayor diversificación varietal», puntualizó Ballesteros.

Para su confección se utilizó el mapa de división política departamental del Instituto Geográfico Nacional, el Mapa de Suelos de INTA y los mapas del Proyecto Clima de Argentina de INTA. Las delimitaciones de las subregiones se basaron en la conciliación de los límites políticos y de un análisis detallado de las variables climáticas y edáficas (precipitación, temperatura, suelo y relieve).
El área cubierta incluyó desde el norte del país hasta el sur de Río Negro, y abarca las regiones por encima del paralelo de 42° y no sólo las zonas que fueron tradicionalmente cultivadas con estos cereales. «Es muy importante resaltar que el nuevo mapa incorpora con gran detalle a localidades del NOA, del NEA y de la Patagonia, que anteriormente estaban escasamente detalladas», subrayó Ballesteros.
«Cuando se inscriben cultivares hay que recomendarlos para una subregión, además, esta cartografía va a permitir enmarcar de forma más precisa las recomendaciones de manejo tales como las fechas de siembra, la fertilización o problemas fitosanitarios comunes de una región», indicó Abbate.
Con fines educativos y para difundir toda información técnica en el ámbito público y privado, este mapa es para Abbate «una referencia importante para investigaciones, profesionales y estudiantes». El mapa puede descargarse en múltiples formatos y es de uso libre, citando la fuente.

Continue Reading

Agro

Agronomía, la clave para la campaña de soja

Published

on

En la mañana de este martes se desarrolló una nueva capacitación de la mano del Centro de Expertos-Expoagro. El ingeniero Agrónomo Diego José Santos del INTA Paraná dio cátedra sobre «La elección de la variedad en función del ambiente como herramienta para aumentar los rendimientos».
«Este es un año para meterle mucha agronomía al cultivo». Con esta frase, el ingeniero Santos graficó la principal característica que tendrá la campaña próxima a comenzar.
Durante la capacitación sobre Siembra de Soja, el Ingeniero hizo hincapié en algunas recomendaciones puntuales. «Hay que pensar en la posibilidad de adelantar la supresión del cultivo de servicio, previa consulta a nuestro asesor», aseguró.
Luego, sugirió que habría que «dejar la siembra, si las hectáreas nos permiten este lujo, para hacerla posterior a una lluvia, aunque la fecha se demore un poco». Y puntualizó: «Tener el suelo húmedo en el momento de la siembra nos va a permitir tener un mejor nacimiento, asegurando stand de plantas, e infección adecuada por parte del inoculante».
El profesional también habló respecto de la máquina sembradora. En ese sentido, recomendó «buscar el espaciamiento entre surcos adecuados. No sé si es un buen año para tener un excesivo estrechamiento en siembras tempranas».

Malezas, enfermedades e insectos

En otro momento de la exposición, Santos mencionó algunos aspectos a tener en cuenta, especialmente este año. «Hay que prestar atención a los factores reductores: malezas, insectos o enfermedades. Si bien el control de malezas será determinante, interesa saber que también hay enfermedades de años secos como Macrophominia y Fusarium», ejemplificó.
Otra de las cuestiones para tener presente, según el ingeniero, es la nutrición. «Salgamos del paradigma que nos decía que para tener un mejor uso de los nutrientes debemos tener buena cantidad de agua; y entremos al nuevo paradigma: para tener un buen uso de agua debemos tener un cultivo nutrido. En este sentido, análisis de suelo mediante, es útil un voleo previo con fósforo y una inoculación de siembra con humedad, para asegurar nitrógeno», aseguró.
En este sentido, indicó: «Ante la escasez de agua para la campaña que viene, la idea es que la poca agua que llegue podamos captarla para nuestro beneficio con agronomía».

Continue Reading

Las más leídas

Diario Castellanos

Diario Castellanos de Rafaela, Santa Fe, Argentina.

Teléfonos: 578222 / 578221 / 506598
Dirección: Mitre 366
Correo: redaccion@diariocastellanos.net


Fundado el 7 de septiembre de 1938.

Diario Castellanos

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net