Connect with us

Agro

Caminos rurales: proponen una fórmula ecológica para mantenerlos

Published

on

10.18 La Asociación Argentina de Caminos Rurales Sustentables creó una forma de mantenerlas sin remover la tierra: dejan crecer el pasto y la vegetación natural en las veredas, adonde no debe llegar la fumigación. Este manejo se implementó en veinte comunas santafesinas con buenos resultados.

Tan invisibilizados como estratégicos, los caminos rurales en la Argentina conforman una vastísima red vial con una extensión total de medio millón de kilómetros repartidos, sobre todo, en las provincias agropecuarias. A pesar de su papel clave como vía de salida de las cosechas de maíz, soja y trigo, que representan buena parte del ingreso de divisas al país, en casi todos los casos están en mal estado y cuando llueve se inundan con tanta facilidad que se convierten en canales,ya que están muy erosionados y hundidos varios centímetros, o hasta metros, respecto a los campos linderos. ¿Por qué pasa esto? Según un grupo de ingenieros agrónomos y viales, la forma convencional de mantenerlos que se usó durante los últimos sesenta años no solo no los mejoró, sino que los fue empeorando, y esto tuvo efectos negativos para la producción, para la seguridad vial y para el ambiente.

Daniel Costa es uno de esos ingenieros agrónomos. Le puso vida y alma a una idea de gestión sustentable de los caminos rurales que decantó de una de las principales funciones de la agronomía: observar. “Por mi formación, yo veo los caminos rurales como una franja más de recursos naturales, que en vez de usarse para la producción, como los campos, se destina para el traslado. Porque lo que tenemos son calzadas naturales y eso significa que manejamos suelo que está muy expuesto”, detalla.

Fue así que saltó a la vista entrenada de Costa una primera y gran incongruencia: el deterioro constante de los caminos rurales en la Argentina.. “El nivel de rasante de los caminos está más bajo que el de los campos, por lo que no los estamos manteniendo, los estamos hundiendo, perdiendo capital y activo suelo año tras año”, dice.

Con la idea de avanzar hacia un sistema sustentable de gestión de los caminos rurales se creó la Asociación Argentina de Caminos Rurales Sustentables (AACRUS), desde la que un grupo de profesionales proponen otra forma de manejo que deja de lado la remoción frecuente de tierra para “emparejar”, que es lo que se hizo hasta ahora, para entrar a un nuevo paradigma de conservación y mantenimiento en el que prevalece el pasto en banquinas y cunetas, la compactación de la calzada y la generación de corredores verdes aledaños que sirven como refugio de biodiversidad y espacios de retención de agua.

Décadas de erosión

La forma de mantener (o de no mantener) la red de caminos rurales genera serios problemas de erosión en una superficie muy amplia del territorio argentino, más que nada en las provincias del núcleo agrícola tradicional: Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos. Desde la AACRUS calcularon que si se considera un ancho promedio estimado de 15 metros de la zona de caminos (entre alambrado y alambrado) la superficie total que ocupan en todo el país es de unas 750 mil hectáreas, unas 38 veces la superficie de la Ciudad de Buenos Aires.

Costa y Carlos Casali, ingeniero vial con larga experiencia en la gestión en la provincia de Santa Fe, explican que el sistema convencional de manejo de los caminos rurales está basado en la remoción frecuente y masiva de tierra y en la ausencia de cobertura vegetal. Esto provoca una erosión constante e interminable que deprime cada vez más los caminos y genera un gasto infinito, ya que los trabajos de mantenimiento se vuelven cada vez más frecuentes.

En los últimos sesenta años, el método fue siempre el mismo: remoción de suelos y borrado de huellas. Si bien cuando se trazaron los caminos las calzadas estaban al mismo nivel que los campos, hoy están deprimidos, en algunos casos hasta uno o dos metros. Sobre ese panorama de suelos desnudos y removidos actúan la erosión hídrica y la eólica, que literalmente se comen la tierra.

Gestión del agua

El planeta atraviesa una crisis climática originada en buena parte en las actividades productivas y en las formas de consumo humanas. Una de las características del calentamiento global es que la variabilidad climática es cada vez mayor, lo que a su vez incide en la ocurrencia cada vez más frecuente de eventos extremos como sequías o inundaciones.

A su vez, el modelo agroindustrial argentino homogeneizó el paisaje rural y transformó el uso de los suelos, que perdieron biodiversidad y capacidad de infiltración y retención de agua al ser destinados a pocos cultivos como soja, maíz y trigo. Según el trabajo Ascenso de napas en la región pampeana: ¿Incremento de las precipitaciones o cambios en el uso de la tierra? hecho por expertos del INTA Marcos Juárez, mientras una hectárea de monte absorbe 2.000 milímetros de agua por año; una de alfalfa consume 1.800; una de soja o maíz, 450 y una de trigo o soja, unos 900 milímetros anuales.

Esto que pasa en el campo repercute más allá del alambrado: “El área de caminos recibe más agua por el menor consumo, capacidad de infiltración y retención del área productiva con predominancia de cultivos anuales”, explican desde la AACRUS. Este exceso de agua llega a caminos ya hundidos y con suelos expuestos: “La lluvia, el viento y los excedentes hídricos son factores agravantes, pero no son causales de la depresión de los caminos, que son suelos desnudos, en pendiente y sin cobertura. Es claro el contraste con los caminos no movidos que están a las entradas de los campos, que no están deprimidos porque nadie los mantiene removiéndolos”, detalla Costa.

Hacia un nuevo paradigma verde

Como muchas innovaciones, el manejo sustentable de caminos rurales se apoya mucho más en una forma de ver las cosas que en grandes y complejos desarrollos teóricos. Esta forma de gestión se basa, de hecho, en pocos principios simples y económicos: el empastado de banquinas y cunetas, la creación de biorrefugios, la no remoción del suelo en la zona central del camino y la incorporación de la cortadora de pasto como herramienta clave en los corralones de mantenimiento vial de pueblos y comunas.

Se trata de pensar el tema de otra manera: no ya desde la exigencia de más y más recursos para seguir haciendo lo que no funciona, sino de avanzar hacia otra forma de manejo. Para eso hizo falta convencer a los que toman decisiones: los presidentes comunales o el personal encargado de los caminos rurales. Una veintena de localidades de la provincia de Santa Fe ya avanzaron, en distinto grado, en su aplicación.

Jorge Llombi es el secretario de Agricultura y el vicepresidente de la comuna de Arequito, una jurisdicción santafesina de 40 mil hectáreas y unos 7 mil habitantes, que tiene 450 kilómetros de caminos rurales, de los cuales el 35 % ya está siendo intervenido bajo este paradigma verde. “Nos dieron una charla en la comuna sobre esta propuesta de tener los caminos engramillados o pavimento verde. Costó un poco hacerles entender a los productores, pero hace dos años que venimos con esto y está dando resultados, ya se están empastando las rutas. El suelo se vuela menos, hay menos polvareda y se hunden menos las rutas”, dice Llombi y agrega que gracias a eso “hay que hacer menos arreglos y podemos ahorrar en combustibles”.

“Tocar lo menos posible los caminos rurales da resultado, vemos que así aguantan más sin romperse. Acá tenemos caminos que están un metro o un metro y medio más abajo del nivel del campo”, explica el funcionario, para agregar que con este sistema “la motoniveladora desaparece”. “Si hace un par de años pasábamos tres veces, ahora con una vez y darle apenas una raspadita se soluciona el problema”, resume. Esto se traduce en costos más bajos, ya que además de que se usa menos combustible también se compran menos repuestos.

El relato de Esteban Riquelme, el encargado de caminos de la comuna santafesina de Godoy (1.300 habitantes y 200 kilómetros de caminos rurales), es casi un calco del de Llombi. “Con este sistema se nota un cambio grande cuando llueve, porque ya no se corta el camino al tener la orilla empastada (con pasto)” dice. En Godoy ya están usando este método en el 50 % de su red vial.

“Con este manejo se hace una muy buena economía, porque una vez que está hecho el pequeño abovedado de la calzada solo usamos la desmalezadora, ya no andamos ni con el disco ni con la motoniveladora. A lo sumo se le agrega algún material si aparece alguna huellita, pero es mínimo. Es muy bueno desde lo económico”, resume Riquelme.

Asfalto verde

Con esta forma de manejo de la calzada natural ―de tierra―, las veredas, que es como se denomina al espacio que se despliega entre la cuneta y el alambrado, se convierten en corredores de biodiversidad, ya que ahí crece de forma espontánea una vegetación que, idealmente, no debe fumigarse con agroquímicos para limpiar el terreno: “Las veredas naturales son biorrefugios que consumen agua y fijan el suelo. No deben ser fumigadas de manera masiva e indiscriminada por los productores frentistas ni su suelo removido por los organismos encargados de los caminos”, señalan desde la Asociación.

Otro punto clave: que las cunetas tengan pasto, para así bajar la velocidad con la que corre el agua. La presencia de pasto o vegetación natural disminuye la erosión hídrica y genera una mejor capacidad de infiltración y retención de agua. Las banquinas también tienen que estar empastadas por los mismos motivos: la vegetación baja la velocidad del agua y escurre sin arrastre de suelos, lo que constituye la principal causa de que los caminos estén cada vez más deprimidos.

Para eso es importante no fumigar, o hacerlo de la manera más regulada posible, en la vereda, como hacen, por ejemplo, en la localidad de Godoy: “Acá mantenemos todo con la desmalezadora. No dejo fumigar en los bajos ni en los espacios linderos de la calle, porque cuando se fumiga, el suelo queda desnudo y, si llueve, el agua se lleva todo al camino” expone Riquelme.

Las calzadas, que son la parte central del camino, deben estar compactadas y estabilizadas, algo que se consigue cuando se deja de remover de forma frecuente la tierra.

El elefante en la sala

¿Por qué nadie se cuestionó nunca la forma de mantener los caminos, a pesar de su continuo y obvio deterioro? “Es difícil saber por qué nunca se puso en cuestión el manejo. Es algo basado en la costumbre, que se hace así porque siempre se hizo así. Nadie se hizo antes esa pregunta, nadie ve el elefante en la sala”, señala Costa. Esta costumbre de décadas tiene un ingrediente que agrava sus consecuencias: la importancia de esos caminos para sacar la producción agrícola.

Así lo explica Casali: “A pesar de que los caminos rurales conforman la red vial por donde se saca la producción argentina, no se había cuestionado la forma de mantenerlos. Es como si no hubiera alternativa. El mantenimiento es así. Y punto”.

Costa y Casali insisten con el “buen negocio” que significa un sistema de manejo sustentable: “Disminuyen notablemente los costos de mantenimiento en combustibles, lubricantes, repuestos y reparaciones de equipos”, dice el ingeniero vial. Para Costa, se trata de “racionalidad” para gestionar mejor un recurso escaso: “Gastamos millones de pesos para estar cada vez peor, gastamos para degradar. El manejo convencional no tiene prospectiva. El manejo sustentable optimiza, controla la erosión y el bioasfalto es baratísimo porque el pasto sale solo”. (Infobae)

Agro

«Estoy muy contento con este nuevo desafío que me planteó la cooperativa Guillermo Lehmann»

Published

on

17.16 El nuevo Gerente de Nutrición Animal de la Lehmann, Emanuel Gatti, habló de los objetivos y desafíos que tendrá en este 2022, junto a su equipo de trabajo: «nuestra propuesta de valor, anclada en los valores y la visión de la Cooperativa, tiene como objetivo convertirnos en aliados estratégicos del productor agropecuario. Y está basada en la excelencia”.

Desde hace unas semanas, el M.V. Emanuel Gatti fue promovido a la Gerencia de Nutrición Animal de la Cooperativa Guillermo Lehmann, siendo este un gran desafío para una persona que hace más de 15 años se vincula profesionalmente con la Lehmann. 

Gatti ingresó a la Lehmann en junio del 2016 como responsable de Premezclas, luego de haber estado vinculado a la empresa desde el año 2007 como asesor externo. Cabe recordar que allá por el 2006 la Cooperativa había abierto su primera fábrica peleteada, y al año siguiente Emanuel Gatti comenzó a trabajar, apoyando en formulaciones y brindándole un apoyo a campo a los productores desde el costado técnico y productivo.

Por fuera de su labor en la Lehmnn, Gatti es docente de la Facultad de Ciencias Veterinaria de Esperanza desde el año 2009, siendo el jefe de Trabajos Prácticos en Nutrición de Rumiantes, en Bases de Nutrición y Producción de Bovinos de carne en la facultad.  

«Estoy muy contento en este nuevo desafío que me planteó la Cooperativa, después de tantos años dentro de la institución. Tomé la coordinación de la fábrica de premezcla en el 2016, y hoy tomamos este nuevo desafío con mucho orgullo», expresa en primera instancia el nuevo Gerente de Nutrición Animal.  

Recordemos que el M.V. Carlos Briozzo estaba a cargo de esta gerencia, desde el año 2013, y más allá de que fue reemplazado por Gatti, seguirá vinculado a la Lehmann como asesor de negocios de nutrición animal, reportando de manera directa al Gerente Comercial de Hacienda, M.P. Mauricio Tschieder. 

Un equipo “de primera”  

En relación a los nuevos desafíos y objetivos, Gatti resaltó que «vamos a seguir trabajando anclados en los valores de la Cooperativa, teniendo el enfoque en la excelencia, en la innovación, para seguir llegando a nuestro socio con los mayores estándares de calidad”.

“La calidad es nuestra bandera y la defendemos con todo, para hacer este negocio más grande y mejor», dijo, añadiendo que «cuento con un equipo de primera, que se consolida mes a mes. Tenemos todas las herramientas necesarias, que van desde análisis de forrajes, agua y materias primas, hasta software de nutrición animal de primer nivel, para brindarle al productor más y mejores servicios. Tenemos muchas expectativas», destacó.

Por su parte, recordó el trabajo integral que se realiza dentro de la Cooperativa. «Nuestra propuesta de valor está anclada en los valores y la visión de la Cooperativa, de ser aliados estratégicos del productor agropecuario, basándonos en la excelencia. Hoy en día, todas las fábricas de la Cooperativa, tanto la de alimentos balanceados, como la de premezcla, tiene normas ISO, y en la última semana de diciembre lo volvimos a certificar. Esto nos ayuda a trabajar en la trazabilidad, desde que llega la materia prima hasta tener el producto terminado en el campo del productor”, expresó. 

En tanto, hizo referencia al trabajo que se llevó a cabo desde la Cooperativa, junto con el INTA Rafaela, para llevar a cabo una tesis doctoral sobre micotoxinas, donde se realizaron determinaciones en sangre, en suero y en líquido ruminal, para ver cómo impactaba a las vacas lecheras. «Este estudio arrojó datos estadísticamente favorables, bajando la carga de toxinas que llega al animal. La mayoría de los alimentos que salen de la Cooperativa tienen secuestrante de micotoxinas, siendo esta una medida importante pensando en la salud Animal «, culminó Gatti al respecto. 

Continue Reading

Agro

Se licitaron obras para el Puerto de Santa Fe por más de 220 millones de pesos

Published

on

16.14 Se trata de trabajos para poner en valor las Terminales de Contenedores, Agrograneles y Multipropósitos. “Hace aproximadamente 15 años que no se venían realizando inversiones con un perfil productivo en el Puerto de Santa Fe”, aseguró Maina.

El Ministerio de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat, a través de la Secretaría de Empresas y Servicios Públicos, llevó adelante seis licitaciones enmarcadas en el convenio -firmado el pasado 7 de octubre- entre el Ente Administrador del Puerto de Santa Fe (EAPSF) y el Ministerio de Transporte de la Nación cuyo objeto es sentar las bases para desarrollar actividades de cooperación y colaboración para optimizar los niveles de eficacia y eficiencia de las operaciones portuarias para los puertos santafesinos.

En ese sentido, para el mejoramiento de la infraestructura y servicios portuarios del Puerto de Santa Fe, el Ministerio de Transporte de de la Nación dispuso $200.000.000 para obras de infraestructura portuaria y equipamiento.

Al respecto, el secretario de Empresas y Servicios Públicos, Carlos Maina señaló: “Esto está alineado con el perfil productivo que le viene dando el gobernador Omar Perotti a los puertos públicos de la provincia. En particular, este es un convenio marco con dos inversiones muy importantes: una en el puerto de Reconquista -que dentro de poco vamos a estar haciendo la misma actividad- y por supuesto, las licitaciones que desarrollamos hoy en el Puerto de Santa Fe, alentando el impulso que se le viene dando junto con el Consejo Directivo y la presidencia de Carlos Arese frente al Puerto de Santa Fe. Con muchas inversiones en el 2020, con el transporte de granos y a partir de noviembre de 2021, con el transporte de contenedores desde el puerto santafesino a Asia”.

“La inversión en estas licitaciones, en esta etapa, están por encima de los 200 millones de pesos. Pero tenemos las puertas abiertas de la Subsecretaría de Puertos y Vía Navegables, como para ir actualizando los valores proyectados el año pasado, así que pronto vamos a tener novedades sobre las inversiones finales”, aseguró el funcionario.

Asimismo, Maina destacó que “hace aproximadamente 15 años que no se venían realizando inversiones con un perfil productivo en el Puerto de Santa Fe y eso repercutió en la inactividad del portuaria”. Y agregó: “Ponerlo en valor, ponerlo en funcionamiento, requiere gestionar y llevar adelante inversiones. Y así, el Puerto vuelva a ser un engranaje fundamental para la logística de la región”, concluyó.

Por su parte, el presidente del EAPSF, Carlos Arese, valoró la apertura de ofertas y la participación de las empresas: “Hicimos la apertura de sobres de seis licitaciones que oportunamente habían sido convocadas en el mes de diciembre, todas para obras destinadas a la actividad portuaria, fundamentalmente, dirigidas casi todas a la Terminal de Contenedores”.

Y recordó: “La Terminal de Contenedores comenzó a operar en diciembre y ya llevamos dos embarques, y un tercero que sumaremos en los próximos días. De esta manera, vamos incorporando más carga, más contenedores, pero también más empresas, que es lo más importante”.

“Estamos recibiendo muchas consultas y se van sumando nuevas empresas, porque van viendo que el sistema tiene regularidad, tiene confiabilidad y cumple con las dos frecuencias mensuales que proponemos desde el Puerto de Santa Fe, de cara al mundo”, subrayó Arese.

Las obras

LP N°02/2021 – Reconstrucción del talud inclinado – Terminal de contenedores y cargas generales.

Entre las principales tareas se destacan demoliciones varias, sellado de tablestacado,relleno y estabilizado de talud, incluyendo geotextil, reconstrucción de viga de coronamiento superior, vereda y desagüe pluvial, reparación de tensores y la provisión y colocación de colchonetas gaviones.

LP N°03/2021 – Puesta en valor de la Terminal de contenedores y cargas generales.

Las obras contemplan un relleno de densidad controlada bajo losas hundidas, reconstrucción de losas de pavimentos de hormigón, reparación de juntas y fisuras, construcción de caniles y adecuación de galpón existente.

LP N°04/2021 – Puesta en valor del sistema de aspiración de la Terminal Agrograneles.

Las tareas conllevan el relevamiento del sistema de aspiración de polvo y propuesta de mejoras, anteproyecto de sistema de aspiración de polvos en el sector de descarga de camiones y trenes y provisión e instalación de ciclones secos.

LP N°05/2021 – Puesta en valor de la Terminal Multipropósito.

Entre los principales trabajos se destaca el relevamiento del sistema de aspiración de polvo y propuesta de mejoras, el anteproyecto de sistema de aspiración de polvos en el sector de descarga de camiones y trenes y la provisión e instalación de ciclones secos..

LP N°06/2021 – Intervención del muelle de la Terminal Multipropósito.

Comprende el sellado de juntas del muelle y el señalamiento y protección del área verificada.

LP N°07/2021 – Pintura de la Terminal Agrograneles.

Implica la pintura exterior de los silos, sector de manipuleo, galería de embarque y los edificios de carga y descarga de mercadería, de la Terminal Agrograneles.

Continue Reading

Agro

Es oficial: en 2021 las agroexportaciones fueron las más altas de la historia y la soja fue el motor del crecimiento

Published

on

10.29 El Indec precisó que el campo aportó 68% de las ventas externas, con ingresos por USD 52.779 millones. Principales rubros y crecimiento de los embarques

Las exportaciones argentinas tuvieron un crecimiento durante el 2021, siendo estas las mayores desde 2012. En ese entonces el país exportaba USD 79.982 millones, mientras que las actuales se ubican apenas por debajo, logrando durante el año pasado USD 77.934 millones. En una gran medida, estos guarismos están comprendidos por los Productos Primarios (PP) y las Manufacturas de Origen Industrial (MOA) que cerraron el año con una facturación por exportaciones de U$S 52.779 millones, un 39% de aumento interanual, representaron el 68% del total remitido y alcanzando el mayor flujo de exportaciones agroindustriales de la historia.
De acuerdo al informe de Intercambio Comercial Argentino (ICA), que dio a conocer el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), el complejo sojero fue el principal promotor de las ventas al exterior, ya que las exportaciones de los productos relacionados con la soja y sus subproductos totalizaron USD 23.032 millones, con una suba de 60,2% en términos interanuales (8.657 millones de dólares), producto de un aumento en las cantidades exportadas de 14,9% y un incremento en los precios de exportación de 39,3%.
Al realizar un relevamiento en las ventas del complejo sojero, se observa que el aumento de los precios de los productos derivados del mismo fueron los que impulsaron el crecimiento, donde los valores del aceite de soja subieron un 62,2%, el biodiésel y sus mezclas un 61,0%, poroto de soja un 50,9%, y harina y pellets de la extracción del aceite de soja un 23,9%. En relación con las cantidades, se incrementaron las de biodiésel y sus mezclas un 108,6%, la harina y pellets un 21,8% y aceite de soja en bruto en un 12,2%, mientras que se redujeron las de poroto de soja, un 20,5%.
El informe oficial detalló que las exportaciones de productos primarios representaron el 26,9% de las exportaciones nacionales totales y registraron un 34,7% de crecimiento interanual. En este grupo están los cereales, semillas y frutos oleaginosos, pescados y mariscos sin elaborar, frutas y hortalizas, entre otros. Además, las exportaciones de las manufacturas agropecuarias, representaron el 35,5% de la participación total, y con un aumento interanual del 42,1%. En este sector se encuentra el complejo sojero, pero también las carnes, productos lácteos, lana, yerba, azúcar y bebidas.
Los cereales forman parte de las exportaciones de productos primarios, y gracias al trigo y al maíz se observó un fuerte crecimiento de ventas al exterior, registrando ingresos en 2021 por USD 13.659 millones, un 51,8% más que durante 2020. En este sentido, el maíz se exportó por USD 9.071 millones, el trigo por USD 3.133, y el sorgo representó USD 539 millones. En el caso de la carne bovina que transitó parte del 2021 con cierre y restricciones de las exportaciones, representó USD 1.779 millones, una caída respecto al año precedente, donde había vendido por USD 1.941 millones.
En cuanto a las importaciones de porotos de soja, y sus principales derivados fueron de 2.621 millones de dólares, es decir, 642 millones de dólares más en comparación con el 2020. En este sentido, los principales socios comerciales de nuestro país fueron durante el 2021 Brasil en primer término, seguidos por China, Estados Unidos, India, Chile, Vietnam, Países Bajos, Perú, Indonesia y España, en ese orden, y en conjunto acumularon el 55,8% del total de ventas externas.

Embarques y puertos

Otro de los datos relevantes que surgen del sector agroindustrial, tiene que ver con los niveles de embarques de granos, subproductos y aceites argentinos, que registraron un crecimiento de un 12% en 2021, de acuerdo al detalle que presentó la Bolsa de Comercio de Rosario. Es por esto que luego de un 2020 en el que la irrupción de la pandemia causó un fuerte impacto en la economía global afectando el consumo y el flujo del comercio internacional, el 2021 trajo una normalización de la actividad económica en todo el mundo. Esto decantó en un fuerte aumento en la demanda de alimentos que apuntaló el precio de los commodities agrícolas, así como también un aumento en los volúmenes comercializados a nivel global.
La entidad rosarina informó que en el 2021 se embarcaron desde puertos argentinos un total de 100,5 millones de toneladas de granos, subproductos (harinas, pellets y expellers) y aceites vegetales, es decir, un 12% más que en el año 2020 y sólo 53.400 toneladas por debajo del récord histórico del 2019. Además, el volumen total despachado entre las tres categorías fue un 15% superior al promedio de los últimos cinco años.
Desagregando por tipo de productos, el total de granos despachados totalizó 60,7 millones de toneladas, marcando un crecimiento de 7% respecto del año previo y marcando un récord histórico para esta categoría. En cuanto a los subproductos, los embarques del último año sumaron 32,3 millones de toneladas. Las terminales del Gran Rosario despacharon 75,3 millones de toneladas, un 75% del total, conservando su papel de liderazgo en exportaciones agroalimentarias. Infobae.

Continue Reading

Las más leídas

Diario Castellanos

Diario Castellanos de Rafaela, Santa Fe, Argentina.

Teléfonos: 578222 / 578221 / 506598
Dirección: Mitre 366
Correo: redaccion@diariocastellanos.net


Fundado el 7 de septiembre de 1938.

Diario Castellanos

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net