Connect with us

Revista El Óvalo

Preparador maestro

Publicado el

- 02:22 am

Última actualización: 07 de Mayo de 2020 - 10:58 pm

En la escuela moderna del motociclismo, muchas reglas cambiaron, menos la más importante: La consigna de «enseñar para aprender» es uno de los estandartes de Mauricio Acosta, laureado preparador de motores de 4 tiempos de la ciudad.

Ignacio Macagno – Rafaela es, desde toda su historia, una fábrica productora de grandes figuras del deporte motor. En lo que a motociclismo refiere, no hay dudas de que los mayores talentos tuvieron la posibilidad de exhibirse en los planos más importantes del ámbito nacional. En el caso de la etapa contemporánea, mientras el Certamen Argentino de Motociclismo atraviesa una década dorada, los pilotos y preparadores locales acaparan los mejores lugares del podio y mantienen el nombre de nuestra ciudad bien alto. De todos los artífices de este gran momento, hoy subrayo la labor que realiza Mauricio Acosta, un preparador de motores 4 tiempos que directa e indirectamente colabora con la mejora del nivel en nuestro ámbito.
Con sus jóvenes 38 años de vida y más de 22 en el rubro de la competición, los importantes títulos obtenidos y sus innatas condiciones sostienen con firmeza las bases de un éxito que erigió su nombre como sinónimo de «ganador».
A criterio personal, considero que Mauricio ocupa un lugar importante dentro del lote de los preparadores genuinos del CAM en la actualidad, ya que su labor elevó el nivel de competitividad de la divisional 110cc Promocional y generó carreras muy reñidas de principio a fin.
Figura con molde propio: Antes de convertirse en un auténtico «maestro», Mauricio recolectó sus conocimientos en «la calle» y los distintos talleres que visitó, ya que en su haber no cuenta con mayores estudios. Siendo alumno del colegio «San José», a temprana edad se sintió una figura con molde propio y, culminado el colegio primario, prefirió trabajar para emprender su camino.
Sus primeros maestros y las pruebas aprobadas: A su verdadera escuela la comenzó a los 10 años en el taller de Hugo Galaverna. Gracias a él, aprendió a usar las herramientas y 2 años después se aventuró a preparar con éxito su primer motor Juki 50cc. Luego vino un Garelli, y como ambos funcionaron bien, comenzaron a llegar varios ciclomotores para preparar.
A sus 15 años tomó contacto con los motores 4 tiempos. En esa ocasión, metió mano en la Econo c90 de su madre. A los 16, armó un 50cc Libre con el que compitió en distintos zonales junto con el piloto Martín Bertero. Al principio no funcionó como esperaron, por lo que Acosta se propuso mejorar sus intervenciones y ser competitivos. José Batellini fue su maestro en el próximo grado y quien le enseñó a exprimir la potencia de los motores 2 tiempos.
Si bien Mauri aprendió mucho, no continuó en esta cilindrada y prontamente apostó al desarrollo de los impulsores de 4 tiempos para motos –de calle y de picadas– y kartings, mientras que en paralelo desarrolló una corta pero satisfactoria carrera como piloto de karting, logrando varias victorias, un subcampeonato y un campeonato santafesino.
Proyecto «CAM»: Viendo el buen andar de sus obras, junto con su hermano Marcos dieron inicio al proyecto «CAM». Para ello hicieron escala previa en los zonales, volcando su experiencia y marcando rápidamente la diferencia en base a las primeras victorias de la mano de Juan Ragueb –impulsado por un 110cc que Mauri y Marcos alistaron junto con Cristian Beta–.
En el 2010, el Team RR –encabezado por los hermanos– se incorporó a las filas de la categoría 110cc Promocional y de inmediato encontró su lugar en el mundo de la velocidad. Mauri arribó «vistiendo la misma talla» que los demás preparadores, pero con trabajo y continuidad logró un alto impacto y creció a pasos agigantados.
Presente soñado: A finales de la temporada 2010, su talento, su vocación y un gran trabajo en equipo dieron sus frutos y Mauricio comenzó a caminar por la senda exitosa. De los primeros pasos del viaje a la gloria, se pueden destacar la primera victoria en manos del intrépido Jonatan Juncos y la colaboración de otro profesor que tuvo Mauri: Raúl, conocido como «Piturro». De él se hizo amigo en 2012 y fue quien más le enseñó sobre motores.
El buen desempeño impulsó a Mauri a un peldaño más alto en cuanto a exigencias y se colocó a la altura. Es por este motivo que se convirtió en el preparador más laureado de la cilindrada, ostentando hoy decenas de victorias y 7 títulos en el CAM.
Fierros propios: Mauricio desarrolla y fabrica todos los fierros que necesita en su propio taller. En sus motores no coloca piezas hechas por terceros. Incluso comercializa los mismos productos que utiliza a fin de que sus rivales mejoren su preparación y puedan batallar de igual a igual.
Un gran maestro para sus alumnos: Mauricio no tiene problemas en compartir sus conocimientos, ya que de esa manera le enseñaron a crecer. Por tal motivo, tiene buena competencia y lucha contra varios de sus propios alumnos: preparadores de distintos lugares que «toman clases de aprendizaje rápido» en medio de asados interminables en el patio del taller. Incluso entre varios de ellos lograron vencerlo en pista y ganarle algunos campeonatos.
El trabajo en equipo por sobre el negocio: Mauri cuenta con las mejores condiciones y herramientas como para hacer del motociclismo un verdadero negocio y construir un imperio de venta y alquileres de motores, pero ello no le interesa. Él vive la competición a su manera, con pasión y entusiasmo y se dedica solamente a responder a las necesidades de su equipo. El negocio lo deja para sus colegas y de esta manera colabora con la buena relación en su comunidad sin egos ni diferencias.
Mauricio Acosta es un personaje único que hasta cuesta creer que esté ligado al motociclismo, precisamente por mantener una personalidad tranquila y carismática hasta en los momentos más difíciles de su profesión. Pero, lejos de querer llamar la atención, hace su trabajo con perfil bajo y, sin necesidad de emitir demasiadas palabras, deja que los éxitos hablen por él mismo y reflejen su personalidad ganadora y con auténtica hambre de gloria.

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net