Connect with us

La otra mirada

Cinco décadas siendo reina

Publicado el

- 02:37 am

Última actualización: 16 de Mayo de 2020 - 10:38 pm

El 24 de octubre de 1996, en pleno Manhattan, en el cruce entre las avenidas Séptima y Octava de las calles 31 a 33, y encima de la Estación Pensylvania, las voces dominantes eran latinas. A las 12 y 30 de Argentina, una hora antes en Nueva York, en el Madison Square Garden, Gabriela Sabatini le anunciaba al mundo que se retiraba del tenis. Y el deporte se conmovía. «The official Gabriela Sabatini Web Site», la página dedicada a la tenista en una red que comenzaba a atrapar a millones de usuarios de computadoras en todo el mundo, estaba colapsada. En el ingreso ofrecían «Gaby – Dancing on the court» (Gaby bailando sobre la cancha) y las promociones sobre su libro «Mi historia» que se había editado solo en castellano. Gaby lucía su figura espectacular y curiosamente, se la escuchó como nunca antes, venciendo su habitual timidez. «Es que me sentía bien, porque decírselo a la gente fue una liberación. Yo ya lo tenía decidido desde hacía tiempo. Me había relajado. Pero enfrentar al mundo me tenía tensa, muy nerviosa. No sabía cómo lo iba a contar y qué reacción tendría la gente. Una vez que lo hice fue un alivio muy grande. Pintaba como un momento difícil para mí porque era complicado hablar y no emocionarme. Pensé que no lo soportaría. Estaba muy convencida del paso que daba. La reacción finalmente fue positiva», le confesó una década más tarde al periodista Eduardo Puppo.
En ese mismo mítico estadio, el 21 de noviembre de 1994, había vencido por 6-3, 6-2 y 6-4 a la estadounidense Lindsay Davenport para consagrarse campeona del Masters. Sabatini tenía apenas 24 años, pero ya se sentía una veterana, tras una década entera viajando por el mundo, luego de batallar durante decenas de torneos contra la alemana Steffi Graf, la española Arantxa Sánchez Vicario y la gran Martina Navratilova. Fue el último de sus grandes logros en el circuito tenístico, incluido el US Open de 1990. Fueron en total 27 títulos, 632 triunfos en 821 partidos, lo que significa que ganó casi 8 de cada 10 partidos que jugó en su carrera.
Gabriela, que nació el 16 de mayo de 1970, cumple hoy 50 años. Su figura esbelta, su tenis cargado de belleza y talento, aún se extrañan en las canchas. Como suele ocurrir en Argentina, se la criticó por «fracasar» en su intento de llegar a ser la mejor del mundo. «Apenas» fue la número tres. Nunca más, ni siquiera cerca, tuvimos una figura femenina en tenis de semejante grandeza.
Debutó como profesional a los ¡13 años! y le ganó a la griega Angeliki Kanellopoulou en Estados Unidos. Explotó en Hilton Head, a los 14 años, cuando derrotó a tres top ten y llegó a la final. Popular en la Argentina y en todo el mundo, sufrió esa exposición por su personalidad. Ganó un título en 1985, 1 en 1986 y 4 en 1987, pero en 1988 dio el salto: la medalla de plata en los Juegos Olímpicos, el Masters, la final del US Open y otros 3 campeonatos ganados. Sus partidos comenzaron a transmitirse por la televisión abierta y se produjo un fenómeno que se hizo rutina: el de familias enteras despertándose temprano para ver a Gabriela por la tele.
En el 89 ganó Miami, Amelia Island, Roma, y Filderstadt, y alcanzó ese puesto número 3 del ranking. En el 90 se consagró en el Abierto de los Estados Unidos derrotando en la final a Steffi Graf. La irrupción de Mónica Seles sumó una durísima competidora, pero Gaby todavía tenía otro año maravilloso: en 1991 ganó 35 de sus primeros 37 partidos, completó una racha de 5 triunfos consecutivos sobre Graf y se impuso en Tokio, Boca Ratón, Hilton Head, Amelia Island y Roma. Otros 5 títulos en 1992 la mantuvieron en la elite, pero su cansancio empezó a notarse en 1993. Su derrota ante Mary Joe Fernández en Roland Garros de ese mismo año, luego de estar 6-1 y 5-1 en ventaja, simboliza aquellos momentos. Fueron dos años sin títulos que se cortaron en el Masters 1994. En octubre de 1996, ya fuera del Top Ten y lejos del nivel de las mejores, anunció su retiro. Tenía apenas 26 años, pero parecían muchos más.
Hoy, a los cincuenta años, Gabriela pasa la pandemia en Miami, lugar en que divide su tiempo con Suiza, y muy poco, Argentina. Bellísima como nunca y alejada del tenis, vive de sus negocios mientras disfruta de la vida como lo que es, una reina.

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net