Connect with us

Revista El Óvalo

«Rulo» Ferrero: gran valor local

Publicado el

- 02:53 am

Última actualización: 24 de Abril de 2020 - 10:55 pm

Hoy rendimos homenaje a uno de los grandes preparadores que proyectó Rafaela a las divisionales del CAM.

Ramiro Visconti – Desde pequeño me gustan los fierros y empecé a conocer de motos de carreras. Un poco por lo que escuchaba de las charlas de mi papá con sus amigos y otro tanto por lo que me contaba Lucio «Pichu» Macagno –quien fue canillita de mi familia–. De grande comprendí que, sin darme cuenta, siempre recibí la información sobre el Certamen Argentino de Motociclismo de fuentes protagonistas.
Por lo expresado, hoy voy a repasar la trayectoria de una de las primeras grandes figuras que conocí: el preparador Norberto «Rulo» Ferrero. Con los años tuve la oportunidad de compartir inolvidables momentos en el patio de su taller, por lo que es un verdadero gusto escribir sobre él.
Este reconocido preparador de 64 años de edad –nacido en nuestra ciudad el 27 de julio de 1955– tuvo su momento de mayor auge en el motociclismo en la década de 1990, lapso en el que participó en la proyección de jóvenes pilotos que se afianzaron en el ámbito nacional. Con ellos logró una notable racha ganadora en el CAM –llegando a cosechar 3 títulos y 2 subcampeonatos en la divisional 108cc Promocional–, además de hacerse con una vasta lista de victorias y campeonatos en los distintos zonales –eran tan fuertes como el CAM–.

Sus inicios

Norberto comenzó a sentir la pasión por las motos desde muy joven, cuando asistió con su barra a varias competencias realizadas en el Club 9 de Julio. Contagiados por lo que vieron, compraron una moto para incursionar en este tipo de carreras y despuntar el vicio. Para eso investigaron sobre motores –algo nuevo para ellos– y, con más ganas que conocimientos, se pusieron a limar. Luego se animaron a ir más allá con la lima y se aventuraron a ver qué era lo que pasaba. Esta decisión fue el puntapié inicial que inauguró su trayectoria en el mundo motor.
Por ese entonces, fue todo a prueba y error, y debieron arreglarse con lo poco que consiguieron para los motores 108cc –Puma, Stahlin o Zanella–, los cuales eran los más habituales de ese momento. Con el pasar del tiempo, Ferrero comenzó a estudiar, investigar y ver qué era lo que hacían los demás preparadores, para adquirir nuevos conocimientos. Junto a él estuvieron «Tato» Piedrabuena y el «Negro» Monzón, con quienes armó los primeros fierros.
Ellos tuvieron una gran referencia: René Heidegger. Al «Petiso» lo visitaban en su taller para ver cómo trabajaba en sus motos. Eran fieles seguidores de su carrera deportiva, siendo incluso uno de los dos ídolos que tiene Rulo en el motociclismo, junto al italiano Valentino Rossi.

Fierros y nombre propios

En todas sus etapas, el Rulo fabricó sus propios elementos, los cuales aún siguen vigentes en pista. Llegó a tener su propia matricera de cilindros –ya sea de refrigeración por aire o agua–, un proceso de los más artesanales que existen, en el que los moldes se hacen en madera y luego se mandan a fundir en aluminio dichos cilindros.

Explosión de talentos

Yendo a la parte de las satisfacciones –que fueron muchas–, puedo asegurar que Ferrero ganó y tuvo éxito en todas las categorías en las que se presentaron sus impulsores.
Su primera victoria en el CAM llegó en el inicio del torneo 1988, –de la mano del rafaelino Víctor «Pulga» Bruno– y en la década de 1990 alcanzó su mayor auge. En esos tiempos alistó en su equipo «Rafaela Competición» a pilotos en crecimiento que luego lograron renombre. Algunos de ellos fueron Sebastián Porco –hoy Porto–, Marcelo Echaniz, Lucio Macagno, Cristian Argüello, los Bravo, Javier Solari, Pedro Carrasco, Daniel Rossotto, Carlos Armando y «Pucho» Bagnis. Gracias al trabajo en conjunto con estos apellidos, logró una vasta lista de victorias y campeonatos entre el CAM y los distintos zonales, consagrándose campeón de la mano de Echaniz, Porco y Macagno en la divisional 108cc Promocional del CAM, sumando además otros dos subcampeonatos.
Luego de esta racha ganadora, con la desaparición de la categoría en la que logró notoriedad, se dedicó al desarrollo de motores 100cc Libres y de los 125cc Graduados –que comenzaban a sumarse a las filas del CAM–, junto al inseparable Lucio y Argüello. «Fue una época de gloria», afirma sin titubeos el Rulo. Tuvo 7 pilotos oficiales en distintas cilindradas con los que peleó a pulmón con preparadores de mayor trayectoria en ese entonces.

Entusiasmo y proyección

Un claro ejemplo de su entusiasmo, es cuando iban a correr junto con Hugo Togni a Santiago del Estero, ¡a dedo! Sí, a dedo. Llegaban a las estaciones de servicios con la moto y un cajoncito de herramientas, a la espera de algún camión verdulero que los llevara a su destino. Eran otros tiempos, claro.
Con el pasar de los años, cuando creyó que cumplió un ciclo en las 2 ruedas, comenzó a desligarse del motociclismo paulatinamente, mientras en paralelo se estructuró con tiempo para apostar de lleno al karting, ámbito en el que se desempeña hoy en día.

Regreso fugaz con su primer amor

Hace un puñado de años, a la par de sus trabajos en los kartings, Ferrero regresó oficialmente al CAM –después de 15 años– para ayudar al piloto Santiago Macagno en la preparación de su planta impulsora propia, un motor 125cc Graduados. Fue una campaña de altos y bajos, en la que Santiago sumó experiencias que le permitieron crecer en su rol de piloto.
Como broche de este compendio, doy fe de que «Rulo» siempre agradece a sus padres –quienes lo aguantaron en todos los momentos que atravesó–, también a quienes pasaron y pasan por su taller y confían en su trabajo. Todos ellos le regalaron lo más lindo que deja este deporte: la amistad y una pila inmensa de recuerdos. Uno de ellos, el que más atesora y se enorgullece, es haber sido parte de la formación de una eminencia del motociclismo nacional como lo es Sebas Porto.
Desde nuestro lugar, nos sentimos privilegiados de tenerlo a mano y saber que contamos con su colaboración cuando necesitamos ayuda en la puesta a punto de los motores o temas referidos.

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net