Connect with us

Locales

Demuelen el inmueble donde funcionó la fábrica La Princesa

Publicado el

- 04:00 am

Última actualización: 08 de Abril de 2020 - 08:47 am

D. Camusso

Fue un emprendimiento de varios empresarios locales. Abrió sus puertas en 1947 y duró hasta 1989, siendo muy conocida en el norte del país; elaboraban pan dulce, budín inglés, vainillas, chocolinas y amarettis. Luego vino la época de los boliches durante 15 años, destacándose «La Fábrica» que convocó a miles de jóvenes. Ahora empezó su demolición, pero no hay proyectos definidos para el lugar.

Por Emilio Grande (h.).– El edificio emblemático de la ex fábrica La Princesa SA, que elaboraba pan dulce, hace unos meses empezó a ser demolido, según varias fuentes consultadas, debido a que se encuentra en muy mal estado y, al mismo tiempo, existe la posibilidad de otros proyectos inmobiliarios.

Esta tradicional empresa rafaelina empezó a funcionar en 1947 en bulevar Santa Fe y Mosconi hasta su cierre definitivo en 1989. Se formó con el aporte de los accionistas provenientes de distintos emprendimientos rafaelinos como Costa Lapegna, Eduardo Ripamonti, Enrique Sabena, Roberto Luisetti, Pedro Remonda, Santiago Citroni, Luis Fasoli, entre otros.
Al principio, el responsable fue Enrique Sabena, gerente fue Carlos Tosini (después fue presidente del directorio) y síndico fue el contador Rodolfo Laura. En una oportunidad, se quemó un horno de más de 30 metros para cocinar las masitas, apareciendo en la empresa don Fasoli, quien aportó dinero para comprar un nuevo horno.

La Princesa funcionó 42 años entre 1947 y 1989.

Esta marca llegó a ser muy reconocida en la Argentina, especialmente en el norte del país, siendo sus exquisitos productos pan dulce, budín inglés, vainillas, chocolinas y amarettis. En el apogeo de la empresa trabajaron unos 55 empleados, de los cuales 45 estaban en la planta de producción, 5 en la administración y otros 5 eran viajantes por distintas regiones.

En el transcurso de sus 42 años de vida empresarial, los accionistas de distintas empresas se fueron renovando y tuvo que soportar distintas crisis económicas del país que se presentaron en ese tiempo. Las demás empresas del rubro se modernizaron en maquinarias, inversión que no se hizo en La Princesa, y los costos de fabricación eran mayores al necesitar más cantidad de mano de obra. Así la empresa rafaelina se fue descapitalizando y las máquinas se fueron deteriorando con el paso de los años.

Entonces, se sumaron integrantes de la familia Lagrutta en la década de los ochenta, siendo presidente del directorio Eduardo Sabena. La mayoría de los socios decidió vender sus partes accionarias, las que fueron compradas por Sabena y Lagrutta con la idea de levantar la empresa, pero lamentablemente ese objetivo no se logró y decidieron cerrarla. Los empleados fueron indemnizados, los proveedores cobraron sus acreencias y las máquinas fueron vendidas, según informaron fuentes confiables a este cronista de CASTELLANOS.

D. Camusso

Época de los boliches

Una vez cerrada, los propietarios del inmueble (familia Lagrutta) decidieron alquilarlo para el funcionamiento de la discoteca «La Fábrica» (los responsables fueron Héctor Coco Benz, Chelo Donning y Chuva Bachmeier, quienes previamente empezaron con boliches similares en Esperanza en 1986 y Gualeguay en 1988), con la inauguración en setiembre de 1990, que movilizó a casi 9.000 personas de Rafaela y la región entre las noches del viernes y el sábado de ese fin de semana, según recordó Daniel Abraham.

D. Camusso

Tenía 2 pistas, 3 barras, cafería, heladería, equipos lumínico y musical impresionantes, entre otros detalles, siendo el diseñador del boliche el arquitecto Roberto Heller de Santa Fe, sosteniendo que para la puesta a punto trabajaron más de 100 personas.

«Para el cumpleaños del boliche solían regalar motos, autos, tortas, masas, incluido el cotillón y los fuegos artificiales. En uno de los festejos hubo 7.000 personas entre los que estuvieron dentro y en el patio», mencionó Abraham a este diario, quien consideró a «La Fábrica» de Rafaela como uno de los mejores boliches de la provincia y el país de su momento. Previamente, había trabajado en el recordado boliche «Danhes» (primero funcionó en calle Saavedra y luego en calle Alvear), en ambos lugares manejando la caja.

En 1990 empezó este boliche bailable que convocó a miles de jóvenes de Rafaela y la región.

La Fábrica discoteca estuvo abierta durante unos 5 años y uno de los secretos fueron los recitales masivos de jóvenes con los grupos de rock Divididos, Los Pericos, Los Fabulosos Cadillacs, Los Auténticos Decadentes, Diego Torres, entre otros. «Pero una de las sorpresas fue que en el último recital se presentaron Los Palmeras, que convocaron una multitud», agregó.
De este auge bailable, el lugar volvió al ostracismo durante unos años, reabriendo los boliches «Oxido» a cargo de Gerardo Albizu y los hermanos Daniel y Rubén Barbieri (fueron los dueños del citado «Danhes») durante un par de años, para luego seguir Albizu con «Diva satana» y Martín Eguiazu con «D’Club», estas dos últimas con ingresos y pistas independientes.

«En estos tres emprendimientos bajó notablemente la cantidad de asistentes y también las edades porque eran más jóvenes. El detonante de la caída definitiva fue el incendio que se produjo en el boliche Cromañón de Buenos Aires, el 30 de diciembre en 2004», aclaró Abraham, quien fue el disc-jockey de «Oxido», «Diva satana» y «D’Club».

Un futuro incierto

Hace unos 15 años que el edificio se encuentra cerrado y con el paso del tiempo se fue deteriorando, sumado al vandalismo que produjo roturas de ventanas y vidrios, convirtiéndose también en una especie de aguantadero. Tuvieron varias ofertas para ser alquilado, pero desistieron por varias razones, entre ellas por lo que pasó en Cromañón. En todo este tiempo fue un generador de gastos, admitió Luis «Gigi» Lagrutta ante la consulta de quien firma esta crónica.

Entonces decidieron que el edificio sea demolido para que no entrara más la gente a la noche, especialmente los fines de semana, y también evitar el gasto de la vigilancia nocturna. Para ello tuvieron que pedir la correspondiente autorización al Municipio.

Al respecto, la secretaria de Obras y Servicios Públicos Bárbara Chivalero confirmó a este cronista que «el año pasado el propietario pidió un permiso de demolición. Lo trató la comisión de patrimonio, se le solicitó preservar la parte con valor patrimonial de la construcción y autorizar la demolición de lo que se encontraba en mal estado y presentaba riesgo de derrumbe».

Conviene recordar que la Comisión de Preservación y Defensa del Patrimonio Urbano fue creada en 1991, según la ordenanza 2435 aprobada por el Concejo Municipal, estando actualmente integrada por Amílcar «Kuky» Carena (el único que sigue estando desde la primera comisión hace casi 30 años), Daniel Birchner, Raúl «Lalo» Bonino, Guillermo Brega, Daniel Imfeld y Brenda Vimo. Lo que se preservará de la construcción será la parte de la esquina de Santa Fe y Mosconi, en tanto que el resto será demolido.

Finalmente, no hay certezas sobre lo que se hará en el futuro. Todavía no hay proyectos definidos, tuvieron ofertas para construir un hotel y un centro comercial, pero también pueden surgir otras propuestas como construir departamentos y/o locales comerciales. En el medio, apareció esta pandemia del Coronavirus, que de alguna manera paralizó casi todas actividades; veremos más adelante que pasará con este lugar histórico de Rafaela.

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net