Connect with us

La otra mirada

Regreso, el sueño y la realidad

Publicado el

Acosta celebra el primer gol ante Brown // N. Gramaglia

«No hay sueño más grande en la vida que el Sueño del Regreso. El mejor camino es el camino de vuelta, que es también el camino imposible…». «Refutación del Regreso», Alejandro Dolina.
No son sencillos los regresos, siempre son controvertidos. Atlético estaba anoche ante dos. Uno real y común a todos. El regreso del torneo luego del largo impasse de fin de año y el tiempo de preparación, que nos hizo perder de vista la realidad del torneo Nacional. Y este equipo esforzado y de luces bajas que no consiguió despegar en la segunda parte de 2019, pero que logró terminar con los fantasmas del Monumental potenciando la localía, se mostró mejorado. Incluso mostrando buena parte de las cualidades que había evidenciado en los partidos de pretemporada. Se sobrepuso a la ausencia de un referente del fondo como el arquero Nereo Fernández, y logró evitar que le conviertan, aunque las fisuras de la última línea siguen siendo importantes. Tuvo la necesaria decisión para ser protagonista y generó una buena cantidad de ocasiones de gol, que lo convirtieron en justo ganador. Es cierto que perdió posibilidades muy claras de cerrar el partido con tranquilidad, pero como contrapartida hay que valorar que las generó. Y si bien no es un conjunto que brilla, anoche regaló muchas sonrisas. Y le ofreció al hincha cremoso la posibilidad de soñar con el otro regreso. El más difícil, el regreso soñado a Primera, que en realidad ahora se llama Superliga.
Es real que el rival no es un gran equipo, que ni siquiera fue incómodo o peligroso, pero en un torneo de techos bajos, no escapa demasiado de la medianía. Los tres puntos reposicionan a Atlético en la tabla, y fundamentalmente lo potencian en lo anímico, porque arrancar una campaña con una victoria clara es fundamental. Además, Otta formó una sociedad que se hizo fuerte dentro de la cancha: Mendieta-Acosta-Priotti. Entre los tres enloquecieron a los defensores de Brown, y generaron momentos de fútbol brillantes, de esos que se extrañan en este fútbol exitista. Priotti es un optimista del gol, como solía decir Carlos Bianchi, un futbolista que busca permanentemente el arco rival en base a habilidad y velocidad. Acosta es un artista fino, que tiene la virtud de imaginar pases de gol y los intenta. Anoche Atlético se valió de ellos. Pero Mendieta es impredecible, y eso, en un fútbol trabado y táctico, es invalorable. Y los mendigos del buen fútbol tendemos la mano pidiéndole una fantasía cada vez que toma la pelota.
Pero además, el Atlético de este viernes tuvo un arquero juvenil que se mostró sólido y serio ante una posibilidad tan importante como riesgosa, mostró a Niz en un altísimo nivel, a Blondel siendo clave cuando le tocó pasar al medio y salir de un puesto lateral que tengo la sensación, lo agobia, y un Stracqualursi que desborda generosidad para abrir camino al gol a sus compañeros. Atlético, reitero, aún con luces bajas, es un equipo, un equipo solidario. Una muestra fue ver a Rodríguez y Renzo Pérez ir a saludar al juvenil Pezzini apenas el árbitro pitó el final.
El primer regreso fue el ideal, se ganó y se lo hizo con solidez. Tanto que potenció el sueño del segundo regreso, ese que sabemos tiene aristas de utopía. Pero como decía Eduardo Galeano, «La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar». Bien, este Atlético está en eso, caminando hacia su sueño de regreso.

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net