Connect with us

La otra mirada

La leyenda del Big Three

Publicado el

Este Abierto de Australia no solo marcó el inicio de una temporada que amenaza ser maravillosa sino, y fundamentalmente, dio una señal clave de que la tiranía de los tres más grandes tenistas de todos los tiempos va terminando. Para ser aún mejor.

Una vez, en los años setenta, cuando Guillermo Vilas transformaba en expertos de tenis a millones de argentinos, le preguntaron a Villita qué tipo de deportista era en realidad un tenista. Estanislao Villanueva, periodista especializado en deportes, trabajador de muchos medios, alguien encantado por la riqueza de las palabras, no se había vuelto un entendido en el tema. Pero, puesto ante el desafío, Villita vaciló al principio, prolongó un silencio y finalmente soltó su respuesta. «Mire, amigo, un tenista es un mitológico cazador de mariposas».
Parece que el tiempo no pesara en sus raquetas. Roger Federer (38 años), Rafael Nadal (33 años) y Novak Djokovic (32 años) iniciaron la temporada 2.020 dominando el Top 3 del Ranking ATP tal y como lo hicieron por primera vez hace más de diez años. Este Big Three no sólo ha mantenido una Era de control total, sino que en prácticamente todo el siglo XXI, alguno de sus miembros ha impuesto su ley en el ATP Tour.
Federer suma 20 torneos de Grand Slam, Nadal tiene 19 y Novak Djokovic llegó a 17. Son los tres tenistas más ganadores de todos los tiempos, y han coincidido en la época, lo que es maravilloso para los que los podemos disfrutar, pero también plantea la duda sobre cuántos ‘grandes’ tendría cualquiera de ellos si no hubiesen tenido tamaño rivales. ¿Es una osadía decir que hoy tendrían el doble? ¿O más?
Sea como sea, sus cifras son increíbles, se han repartido 56 de los 67 Grand Slam disputados desde el primer ‘grande’ del suizo, en Wimbledon’2003. Esto ha ocurrido fundamentalmente porque los tres son tenistas fenomenales, pero también ha ayudado el hecho de que las generaciones de grandes jugadores que debieron ponerlos en jaque nunca terminaron por convertirse en grandes campeones. Salvo Andy Murray, que pudo transformar la denominación a Big Four, pero las lesiones no lo dejaron. Claro que la pregunta que usted seguramente se ha hecho vale, ¿no pudieron los jóvenes destronarlos por falencias propias o por la grandeza inconmensurable del trio? Este domingo por la mañana Djokovic parece haberle demostrado esto último a Thiem.
Primero empezó Federer, luego llegó Nadal y después se incorporó Djokovic para retroalimentarse y animar esta carrera sin igual por el Nº 1 de la historia. De momento, Roger tiene el récord a su favor, pero la edad corre en su contra, un factor que influye en los cálculos de futuro ante dos aspirantes más jóvenes que, en teoría, seguirán jugando cuando él cuelgue la raqueta. Claro que cuando se analiza la historia, no solo cuentan los resultados, sino también el tiempo en que los consiguieron, la magnitud de los rivales, y la maestría del juego. En esto último, evidentemente Federer saca ventaja, casi no hay dudas de que si alguien representa a «un mitológico cazador de mariposas», ese el Roger. Pero lo maravilloso para nosotros, es que no solo vimos partidos inolvidables de ellos que permanentemente se reemplazan por otro aún más inolvidable, sino que los estilos de los tres son muy diferentes. Federer es la perfección maravillosa, un tenista que, en decir del inolvidable escritor David Foster, «sigue silbando a Mozart en pleno concierto de Metallica». Rafa es el esfuerzo y la capacidad llevada a su máxima expresión, el deportista con mayor actitud de todos los tiempos. Y Novak el mix de ambos, sin llegar a los extremos, pero teniendo destellos increíbles, y tal vez por todo esto se convierta, en algún tiempo, en el más ganador de la historia. Lo de mejor está por verse.
Hay muchas cifras mareantes. Por ejemplo, entre Roland Garros’2005 y Wimbledon’2012, siete años, Federer, Nadal y Djokovic ganaron 29 de 30 Grand Slam. Fantástico. En esa tiranía a tres bandas, el ‘Big Three’ ha ganado 51 de los últimos 59 ‘majors’ disputados desde el primer Roland Garros de Nadal de 2005. Empezó entonces una racha de 18 Grand Slam consecutivos entre los tres que rompió Del Potro en el Open USA’2009, pero a continuación retomaron su hegemonía con otros 11 títulos seguidos hasta que Murray ganó en Nueva York en 2012. Es decir, entre Roland Garros’2005 y Wimbledon’2012, siete años en total, Federer, Nadal y Djokovic ganaron 29 de 30 ‘grandes’. Ahora siguen ampliando su leyenda con otros 13 títulos seguidos. Es la tiranía prodigiosa del ‘Big Three’, que ya hace tiempo pasaron como una exhalación a Sampras (14), Borg (11), Lendl (8), McEnroe (7) o Becker (6), otros mitos vivientes cuyos logros palidecen ante la majestuosa obra del mejor tridente.
Más allá de la amenaza del tiempo, que ya le pasa una enorme factura a Federer, y las lesiones, que tienen en la mira a Nadal y, algo menos, a Djokovic, el único de la nueva generación que amenaza la tiranía es Dominic Thiem. Una de las razones de su progresión es su trabajo con el chileno Nicolás Massú. Cuando en 2019 el austríaco decidió dejar a su entrenador de toda la vida, Gunter Bresnik, muchos se sorprendieron. Su explicación fue que Massú llegaba para transformarlo en un jugador total. Hace un tiempo Nicolás dio una entrevista a Sportklub, un medio serbio. Allí habló de las posibilidades de Thiem de pelear con los grandes. «Cada persona tiene que mirar su carrera. En la historia del tenis, Nadal, Federer y Djokovic pueden ser los mejores de la historia. No es fácil para otros perseguirlos y lograr resultados. Pero si hay una persona que tiene la oportunidad de hacerlo no solo en el futuro, sino ahora mismo, es Dominic. Creo que puede luchar por títulos aún más grandes y algún día hasta ser el número uno». Ese presagio pudo comenzar a ser realidad en Australia. Estuvo muy cerca, pero la grandeza en un Big Three no se lo permitió. Aunque golpeó a las puertas del cielo. Esto deja algo en claro. Que lo mejor está por venir.

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net