Connect with us

Principal

Inimputabilidad de Martín Enrico: los fundamentos del juez Bottero

Publicado el

El juez Bottero había escuchado a las partes en la audiencia anterior. // CASTELLANOS

El viernes de la semana anterior el Dr. Javier Bottero resolvió declarar inimputable a Martín Enrico quien estaba detenido con prisión preventiva acusado de haber dado muerte a su hermano Ricardo y a la pareja de éste, Luciana Tessaro, en un hecho ocurrido en el año 2017 en un tambo de la zona rural de la localidad de San Antonio. El magistrado se basó en una pericia médica que indica que el supuesto doble homicida sufre una alteración mental severa por lo que resulta peligroso y debe ser internado en un servicio público o privado de Psiquiatría. CASTELLANOS tuvo acceso a los fundamentos del caso.

El pasado 11 de noviembre se había desarrollado en Tribunales una audiencia presidida por el Juez de la IPP, Dr. Javier Bottero, en la que la defensa pública había solicitado que se declare la ininputabilidad de Martín Alberto Enrico (42), quien estaba acusado de doble homicidio doloso simple por resultar presunto autor de la muerte de su hermano Ricardo Enrico y de la pareja de éste, Luciana Tessaro, hechos ocurridos el 4 de diciembre del año 2017 en un tambo de la zona rural de la localidad de San Antonio. En esa audiencia la defensa encabezada por la defensora Regional, Estrella Moreno y la defensora Mónica Ronchi, indicaron que el 30 de setiembre de este año, la Junta Médica Forense de la Segunda Circunscripción Judicial con asiento en la ciudad de Rosario, integrada por los Dres. Carlos Alberto Elías y Gustavo Adolfo Cordero, concluyó que el imputado presenta un «…Proceso psicótico con características clínicas de Esquizofrenia, alteración mental severa y crónica que le impide comprender la criminalidad de sus actos y dirigir sus acciones»; y que «Resulta peligroso y debe ser internado en servicio público o privado de Psiquiatría».

El fiscal

A su turno el fiscal Dr. Guillermo Loyola alegó que no respondió a la petición escrita de la defensa ya que esperaba el informe del perito de parte designado por la querella, aunque se adhirió a la solicitud defensiva de sobreseimiento del imputado, atento el dictamen de la Junta Médica aludida, solicitando la internación del sujeto por resultar una persona peligrosa. Solicitando que hasta tanto se resuelva dicha internación se debía mantener la prisión preventiva del mismo.

La querella

En su momento la representante legal de la parte querellante, la Dra. Paola Pradolini, se opuso a la solicitud de sobreseimiento alegando que las conclusiones de los distintos profesionales que examinaron a Enrico -el Dr. Rodolfo Arancibia, la Junta Especial de Salud Mental y la Junta Médico Psiquiátrica de Rosario- nunca fueron claras. Sostuvo que el delegado técnico designado le manifestó que la entrevista de los doctores Cordero y Elías con el imputado fue breve, que éste conocía el motivo de su detención y que contestaba lo que quería o bien se mantenía en silencio. Recordó que Enrico luego del hecho inventó una coartada. Refirió a las razones que habrían motivado el hecho; y reconoció asimismo no contar con un informe del delegado técnico de su parte.

Información imprescindible

Dice el Dr. Bottero en su resolución que «en la faena de determinar si una persona es o no inimputable, la información médica es imprescindible en cuanto acerca al Juez un conocimiento ajeno a su formación, que obviamente desconoce, pero no puede suplantar el juicio especial de inimputabilidad. Este debe ser hecho indelegablemente por el magistrado; tanto es así, que el dictamen médico no obliga al mismo, puesto que no es más que un medio de prueba de los que se recolectan para efectuar un juicio de valor».
«Por lo demás tampoco el suscripto puede apartarse del dictamen pericial habida cuenta de que no se ha invocado ninguna de las causales que suelen alegarse para ello, tales como que la pericia sea contradictoria con el resto de los elementos de convicción aportados; que resulte a todas luces inverosímil; que no se hayan respetado las formalidades y garantías para su realización o por la insuficiencia de sus fundamentos».

Postura

«En definitiva -señala Bottero-, las partes no han invocado motivos razonables para desmerecer las conclusiones de la Junta Médica. El Fiscal actuante -reitero- adhirió al planteo defensivo. Y la negativa de la querella al sobreseimiento solicitado no encuentra sustento científico que la avale. Dicha postura no pasa de ser un juicio u opinión sin aval probatorio que contradiga las conclusiones de los forenses; y la mera disconformidad sobre la extensión de la entrevista o la conducta asumida por el examinado, no reviste entidad para poner en jaque aquel dictamen. Repárese que el art. 97 inc. 1° del digesto de forma pone a cargo del querellante «proporcionar durante la Investigación Penal Preparatoria elementos de prueba y solicitar diligencias particulares para el esclarecimiento del hecho objeto de la misma, la responsabilidad penal del imputado. Era la Querella quien debía acreditar con evidencia científica la capacidad penal del inculpado. Si bien designó un delegado técnico a fin de intervenir en el examen del imputado, el profesional no confeccionó un dictamen oponiéndose a las conclusiones de la Junta Médica. Desconocemos los motivos de tal omisión; pero la experiencia demuestra que de haber contado con un dictamen que avalara su pretensión seguramente lo hubiera acompañado para fundar su postura.

Resolución

A partir del informe de los expertos (Junta Especial de Salud Mental y Junta Médica Forense de la Segunda Circunscripción Judicial) se infiere que el causante no puede recibir reproche penal habida cuenta de que su salud mental no le permite comprender la significación criminal de sus acciones y la dimensión jurídica de sus derechos constitucionales. Por las razones expuestas, he de disponer el sobreseimiento del imputado en razón de su inimputabilidad (art. 34 inc. 1° del C.P.), revocando su prisión preventiva y dando intervención al Juzgado de Familia de esta ciudad para que resuelva sobre su incapacidad e internación.

No está en libertad

Cabe señalar finalmente que el juez Bottero dispuso que Enrico quede a cargo del Juzgado de Familia que será el responsable de hallar un lugar de internación adecuado a su patología.

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net