Connect with us

Locales

Lifschitz aseguró que mantiene «un excelente diálogo» con Perotti

Publicado el

Archivo CASTELLANOS

La Cámara de Diputados aprobó una extensión del programa a 56 localidades de la Provincia, entre ellas Rafaela, con un presupuesto de 3.500 millones de pesos para el año 2020. Pero los diputados del justicialismo abandonaron el recinto en disconformidad. El Gobernador tuvo que salir a decir que no hay ruptura del diálogo en medio de la transición.

La aprobación por parte de la Cámara de Diputados de la Provincia de una ley a través de la cual se extiende el Plan Abre a los municipios de segunda categoría, alcanzando unas 56 localidades –entre ellas Rafaela- y con un presupuesto votado del orden de los 3.500 millones de pesos para 2020, encendió una batalla dialéctica que amenazó romper el delicado equilibrio de la extensa transición política en la Provincia. La propuesta impulsada por el socialismo llegó al recinto por imperio de la mayoría, pero tanto el gesto legislativo como las implicancias que tendrá para las finanzas que administre el próximo gobernador, Omar Perotti, hicieron explotar al peronismo. Los once diputados abandonaron el recinto en señal de disconformidad.
La sanción generó un áspero cruce entre el kirchnerista Leandro Busatto y el jefe del bloque del Frente Progresista, Rubén Galassi. «Están empeñados en anticipar los tiempos y dejarnos un campo minado para que el gobernador que viene pague los males que este gobierno ha generado», disparó Bussato, quien advirtió que «el nivel de descomposición de cómo llegamos al 10 de diciembre lo fija Lifschitz». Rubén Galassi, del oficialismo, le retrucó: «Hasta el 10 de diciembre vamos a hacer lo que corresponde. Esto es una muestra de intolerancia no aceptar que no son mayoría».
Luego de la polémica, y en respuesta a periodistas que lo consultaron en la ciudad de Reconquista, donde cumplió actividades oficiales, el gobernador Miguel Lifschitz negó de plano que se haya cortocircuitos en el proceso de transición con su sucesor Omar Perotti.
«Tenemos un excelente diálogo con el gobernador electo, con la comisión de transición, hasta ahora no ha habido ninguna disparidad de criterios», enfatizó el mandatario. Lifschitz remarcó que desde su administración se allanó el camino a la transición. «Brindamos toda la información que nos solicitaron y accedimos a prorrogar la presentación del Presupuesto del año que viene para darle la oportunidad a Perotti y a su equipo de elaborar su propio presupuesto», remarcó el gobernador. «Estamos predispuestos para resolver cualquier tipo de dificultad y para mantener el diálogo incluso después del 10 de diciembre», agregó.

Los números

Consultado sobre cómo cerrarán los números de su gestión, Lifschitz dijo que «todo dependerá de cómo termine la economía del país», y detalló: «Nadie sabe qué sucederá de acá a las elecciones y después de los comicios. Pero trabajamos para llegar cumpliendo con las obligaciones en materia salarial y de jubilaciones, con la cobertura social y con las obras públicas».
Lifschitz también recordó que no realizará nombramientos en la administración pública. «Le manifesté a Perotti que no teníamos intenciones de hacer pases a planta permanente. En mi gestión he sido muy restrictivo con los nombramientos. En estos cuatro años nunca enviamos una ley a la Legislatura para crear cargos. Es más, tenemos siete mil vacantes. No avanzaremos en el nombramiento de personal, salvo que haya un acuerdo con los gremios y con las próximas autoridades».

La polémica

Antes de las aclaraciones del Gobernador, la escalada de declaraciones puso al rojo las relaciones entre el gobierno saliente y el entorno de Perotti. «Está claro que el gobierno de Lifschitz tiene poco apego al cumplimiento de la palabra. En tres cuadras hasta la Legislatura, diluyen lo que dijeron en la Casa Gris», disparó Busatto para calificar la ampliación del Plan Abre como «una tomada de pelo».
Sobre los acuerdos que se habían tejido en la transición, el diputado justicialista consideró que «el primer error es creer que esto perjudica a Perotti, cuando en realidad perjudica a la gente. Nosotros estamos convencidos que a partir del 11 de diciembre todos quieren que hagamos las cosas bien, pero el hoy oficialismo y futura oposición tomó una posición mezquina y quiere que al gobierno de Omar le vaya mal».
En declaraciones publicadas por el matutino rosarino La Capital, Busatto se preguntó «¿Qué sentido tiene acordar algo cuando pasan 24 horas y te desconocen. Siguen habiendo nombramientos en la Justicia, reagrupamientos, no hay una convocatoria a resolver los problemas de fondo, intentan licitar obras. Son poco serios, no entienden que en junio empezó otro ciclo político, quieren condicionar la acción política de Perotti».

La repuesta

En tanto, el líder del bloque del FPCyS, Rubén Galassi, también respondió con dureza. «Hasta el 10 de diciembre vamos a hacer lo que corresponde. No podemos meternos en el túnel del tiempo y saltear esta etapa. Sacamos una ley legal y legítima, tenemos mandato y el Plan Abre ampliado beneficiará a municipios gobernados por el PJ. Es un argumento infantil, nunca dije que no iba a trabajar de legislador», señaló Galassi.
Y enseguida agregó: «Es una muestra de intolerancia no aceptar que no son mayoría. Legítimamente pensamos diferente a ellos pero parece que están acostumbrados sólo a gobernar con mayoría y hacer lo que quieren».

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net