Connect with us

Locales

La suba del dólar marca el freno de las ventas

Publicado el

Inevitable impacto en los precios tras la escalada de dólar.

En el mercado real como en el virtual muchos prefieren no vender ante la ausencia de certidumbre de lo que costará reponer un producto. El dólar trepó a 58 pesos, casi 12 pesos más que el viernes anterior a las elecciones.

Luego de la derrota electoral del domingo, el Gobierno Nacional encontró un panorama sombrío no solo en las urnas sino también en lo económico. El dólar trepó a 58 pesos para la compra y 53 para la venta. Esto provocó una devaluación del peso y la consecuente incertidumbre económica. Tal es así que muchos negocios prefirieron no vender hasta tener precios de referencia.
En este contexto se supo que los molinos harineros no entregarán harina a las panaderías hasta que se estabilice el dólar o haya un precio de referencia para la bolsa de 50 kilos. Al mismo tiempo, los que bajaron la molienda ya fijaron un incremento del 20 por ciento por el impacto del dólar.
Pero no es lo único que se detiene, dado que los proveedores que debían entregar distintos pedidos esta semana prefirieron retrasar la entrega hasta que calme el mercado y se sepa cuál será el aumento concreto.

Listas de valores

Por otro lado, la brusca devaluación hizo que varias empresas de consumo masivo estén enviando a sus clientes listas de precios con subas promedio de hasta 15 por ciento. Pero se está atento a lo que pase con la divisa norteamericana en las próximas horas, dado que se analiza desde la apertura del mercado (10 horas) hasta el cierre (15 horas).
A todo esto hay que sumar en poco más de 15 días el impacto que el dólar tendrá sobre los combustibles, otro de los componentes a la hora que los precios llegan a las góndolas de los supermercados.
Lo cierto es que en estas horas, en los distintos centros de venta, todo viene con subas y los rafaelinos encontrarán precios mucho más caros que irán en alza en tanto y en cuanto el dólar no se quede quieto.

Sin precios

Marta, una señora de 50 años del barrio Villa Rosas, el lunes a la tarde, después de las elecciones, intentó comprar una pava eléctrica en una casa de electrodomésticos. Ya había averiguado precios el viernes. Pero se encontró con que no se la quisieron vender porque no tenían un precio claro. Antes del 11 de agosto costaba 1.499 pesos.
Algo parecido sucede con algunas empresas que decidieron no comercializar sus productos hasta que no tengan un precio acorde a lo que es la suba del dólar. Independientemente de cualquier resultado tardará algunos días en acomodarse.
Por eso no es de extrañar que distintas empresas tomen la decisión de suspender hasta nuevo aviso la entrega de productos a las cadenas de supermercados y mayoristas, en reacción a la explosión en la cotización del dólar.

Cuidar el stock

La presión sobre el dólar preocupa a las empresas, pero también al Gobierno. Es así que el presidente Mauricio Macri instruyó al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, para que tome medidas tendientes a que la devaluación no se traslade de forma inmediata a los precios.
El Poder Ejecutivo no ha dejado trascender nada al respecto. Distintos empresarios cercanos al oficialismo están optando por cierta prudencia, más por instinto propio que por información, según cuentan.
Varios consultados están a la espera de la reacción oficial frente a la devaluación. De no haberla, consideran inevitable las correcciones en los precios. La decisión inmediata es “cuidar los stocks”. Esto quiere decir despachar productos a niveles «normales», para evitar que alguien acumule y de esa forma especule luego.

Fuera de línea

“Error en la transacción”. “Intente de nuevo en unos minutos”. “No se puede proceder a la compra en estos momentos con los datos de la tarjeta cargada”. Estos fueron algunas de las denuncias de quienes intentaron comprar por internet y no pudieron.
Como en las góndolas tangibles, se apuntó a que en las operaciones online los vendedores no querían “vender barato” los productos importados que según dijeron de repente “querían comprar desesperadamente”.
Como en la época de la hiperinflación, donde los precios de los alimentos cambiaban minuto a minuto, en el mundo de las compras online hoy sucede lo mismo, pero los vendedores prefieren retener la mercadería antes que descapitalizarse por la idea de comprar antes de que aumenten los precios.

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net

Ir a la barra de herramientas