Connect with us

Historias del Automovilismo

Edison Hortal

Publicado el

Por Jorge Ternengo. Ediso Hortal pudo llegar a ser una figura paralela a la de Juan Manuel Fangio, disputar carreras de fórmula 1 en Europa y, ¿por qué no?, coronarse campeón del mundo.
Poseía dones innatos y adquiridos, conocimientos mecánicos, experiencia e inteligencia; pero los deseos no siempre terminan bien en la vida real.

Edison HORTAL 1920-1947 Argentina

Piloto de monopostos que se accidentó mortalmente el 27 de febrero de 1947, cuando disputaba los entrenamientos para el Gran Premio Brosutti de Fuerza Limitada sobre el circuito Parque Independencia de Rosario. Su Plymouth especial se descontroló en la salida de la curva del monumento al general Manuel Belgrano, chocando contra un poste y un árbol.
El Gran Premio Brosutti estaba patrocinado por los hermanos Carlos, Luis y Fernando Brosutti. Estos dos últimos habían sido los ganadores, con un Mercedes-Benz SSK, de las 500 Millas Argentinas de Rafaela 1938, a la media récord de 164,8 Km/h.
Con heridas en el rostro y el antebrazo derecho, Hortal fue operado, y su estado parecía mejorar cuando, inesperadamente, falleció el lunes 3 de marzo. Tenía 26 años.
José Froilán González había viajado a Arrecifes para recoger a los padres de Edison y llevarlos a Rosario, gracias a lo cual pudieron verlo.
Edison Hortal había nacido en Salto el 20 de Septiembre de 1920 y familiarmente se le apodaba “Encho”. Era el hijo mayor de Cástulo Hortal un piloto “prodigioso”, de acuerdo a la prensa especializada. También sus siguientes hermanos, Nobel y Darwin Hortal, llegarían a ser pilotos de notoriedad, pero él se había convertido en una brillante promesa, a pesar de la inactividad forzosa debida a la II Guerra Mundial que le hizo perder cuatro de sus mejores años de 1942 a 1946 y gracias a sus resultados de postguerra.
Como primogénito, Edison fue copiloto de su padre desde los 16 años, era el acompañante de Cástulo en el II Gran Premio Venado Tuerto, disputado el 2 de agosto de 1936, cuando a Edison le faltaba mes y medio para cumplir los dieciséis. Hortal clasificó 13º en esa prueba un especial denominado El Troyano.
El Gran Premio Nacional 1932, disputado los días 23 y 24 de Enero. Se trataba de una prueba rutera en dos etapas, Morón/Córdoba/Morón, que ganó E.-H. Blanco en 15 horas, a 98,73 Km/h. Cástulo Hortal se clasificó 10º con su Studebaker 6 Arrecifes Racing Car. Siendo así, Edison tendría entonces 11 años y 4 meses. Demasiado joven para actuar de acompañante.
Edison se había iniciado como ciclista a los 11 años, y a los 12 ya era el mejor aprendiz del taller que Cástulo había fundado en Arrecifes, sede de la familia Hortal desde 1927. La leyenda dice que a esa edad podía despiezar y remontar un motor sin cometer errores.
El Plymouth 1939 nº 65 con el que los HORTAL participaron en el Gran Premio de TC 1940. Edison fue copiloto de su padre en seis Grandes Premios de Turismo de Carretera, además de otras pruebas menores de circuito y ruta, hasta la última que disputó Cástulo 1894-1980: el Premio Mar y Sierras del 2 de Abril de 1942, que ganó Fangio con su Chevrolet coupé.
Como piloto, Edison había debutado en Santa Lucía 1939 con un Ford Model T. En el Premio Ciudad de Santa Fe 1942 el 3 de Mayo, la anteúltima prueba argentina hasta la postguerra se había inscrito con un Ford monoplaza, pero no tomó la salida. Con un lustro despilfarrado.
En 1946 retornó Edison a la competición, en la categoría Mecánica Nacional Fuerza Limitada, clasificándose 2º en Rojas y San Fernando, y, tras un abandono en Paraná, 1º en Arrecifes. Aquí utilizó un nuevo monoplaza de motor Plymouth y aspecto Maserati, que resultó muy eficaz, puesto que con él fue también 2º en Pergamino y 1º 1946.
El singular reglamento de Mecánica Nacional Fuerza Limitada prescribía que los monoplazas debían llevar motor de serie, anterior a 1932, con cilindrada inferior a 3,4 litros y régimen máximo por debajo de las 3.400 RPM.
Los Plymouth 6 cilindros que utilizaba Cástulo antes de la guerra la potencia máxima llegaba a 3.600 R/PM, así que suponemos que el motor del monoplaza se hallaba refrenado, estrangulando la admisión. Habia una cierta tolerancia en las verificaciones. El caso es que el conjunto del auto resultó muy eficaz, habida cuenta del éxito con el que se estrenó en Arrecifes y de las victorias que llegarían a continuación, en Salto y Retiro
La victoria en Arrecifes fue muy merecida, aunque las mangas previas, a 15 vueltas, las habían ganado Alfredo Pián (Ford), Aurelio Arzani (Buick), “Montemar” (seudónimo de José Froilán González, a quien su familia le prohibía correr y que aquí utilizaba un Chevrolet) y Federico Visser (Chevrolet). Pero en la final, a 40 vueltas, se impondría Encho Hortal, aunque no sin fatigas. Pián, el más rápido, abandonaba con problemas de caja de cambios, y poco después, en la vuelta 10ª, lo haría Froilán González al haber quemado la junta de culata del Chevrolet. Edison marcha entonces 3º, tras Tortoni (Chevrolet) y Boveri (Chevrolet), pero tiene que detenerse a su vez para que le quiten el tubo de escape en una reparación de emergencia. Se reincorpora enseguida, aunque para entonces es 4º, tras Tortoni, Bovery y Fernández (Ford). Sin embargo, en la vuelta 29ª gana la 3ª plaza, y en la 35ª conquista el liderato. La clasificación final sería: 1º Hortal, 2º Tortoni, 3º Fernández, 4º Boveri, 5º Gonella.

Los Plymouth 6 cilindros que utilizaba Cástulo antes de la guerra la potencia máxima llegaba a 3.600 R/PM, así que suponemos que el motor del monoplaza se hallaba refrenado, estrangulando la admisión. Habia una cierta tolerancia en las verificaciones. El caso es que el conjunto del auto resultó muy eficaz, habida cuenta del éxito con el que se estrenó en Arrecifes y de las victorias que llegarían a continuación, en Salto y Retiro…

No es difícil suponer cómo se manifestó la alegría de los aficionados ante el primer triunfo del ídolo local y de su nuevo monoplaza.
La temporada siguiente, poco antes de los fatales ensayos en Rosario Edison había ganado dos mangas de Fuerza Limitada sobre el circuito urbano de Retiro en Buenos Aires, mientras que en la competencia conjunta de Fuerza Libre + Fuerza Limitada, con el mismo Plymouth monoplaza logró un sensacional 2º puesto, entre el vencedor Clemar Bucci, Cadillac y Juan Manuel Fangio, que llevaba “La Negrita”, un chasis de Ford T con motor Chevrolet 3,9 litros de cilindrada.
Las victorias en Mecánica Nacional Fuerza Limitada habían tenido lugar con el Plymouth el 8 de Febrero de 1947 en el I Gran Premio de la Ciudad de Buenos Aires, ante Faraoni, Ohlson, Daporta y Tortoni.
Y el 15 de Febrero en el II Gran Premio de la Ciudad de Buenos Aires, ante Mazzuti, Tamborini, Ortensi y Milanesi. El mismo 15 de Febrero correría Edison la manga II Gran Premio de la Ciudad de Buenos Aires de Mecánica Nacional Fuerza Libre y Fuerza Limitada, que terminó así: 1º Clemar Bucci (Cadillac V16), 2º Edison Hortal (Plymouth), 3º Juan-Manuel Fangio (Ford T-Chevrolet), 4º Félix Moyano (Ford), 5º Mario Sessarego (Chevrolet.
Este tipos de competencias lograron formar pilotos excepcionales.
Que en un futuro demostraron en Europa, su valor y destreza.

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2019 Diario Castellanos. - Mail: editoradelcentro@diariocastellanos.net

Ir a la barra de herramientas